El Tolmo de Minateda (Albacete)

tolmo_minateda_lugares_historia

A escasos nueve kilómetros de Hellín, el viajero puede descubrir en su camino el Tolmo de Minateda, un parque arqueológico ocupado desde la Edad del Bronce (1500 a.C.), donde aparecen murallas, poblados y necrópolis que abarcan desde la Prehistoria a la época islámica. Y es que este pequeño promontorio alberga los restos de Eiotana o Elotana, una de las principales poblaciones del Reino de Teodomiro, construida hacia el año 600 de nuestra era. Fue también sede episcopal visigoda hasta que Abderramán III ordenó su destrucción, en el siglo IX. Desde entonces el lugar se conoció como Madīnat Iyyuh, nombre del que procede la Minateda actual. Sin duda, uno de los lugares con historia de España. Sigue leyendo

Anuncios

Savassona (Barcelona)

piedra_gigante_savassona

Se trata de uno de los enclaves más enigmáticos de la geografía hispana. Muy cercano al pantano de Sau, en la comarca catalana de Osona, emerge Savassona, un lugar fascinante repleto de mitos y leyendas. A este vasto espacio natural se le vincula con culturas ancestrales, escaleras de origen rupestre, piedras gigantes consideradas sagradas y sacrificios en viejos aquelarres o bosques malditos. Quizás todavía resuenan en este embriagador ambiente los ecos de los pobladores de un asentamiento ibero cuyos vestigios arqueológicos permanecen en la zona. Sigue leyendo

Nerja (Málaga)

Nerja, la bella ciudad malagueña está al pie de una sierra y a lomos de un acantilado que la asoma al mar. Sus cuevas, entre las más impresionantes de Europa, se descubrieron en 1959 e inmediatamente se convirtieron en una atracción turística de la Costa del Sol. No solo por su impresionante historia, sino también por sus formaciones de estalactitas y estalagmitas. Están declaradas Monumento Histórico Artístico.

Las cuevas de Nerja no son solo un paseo por la geología, sino por la Prehistoria. Hace 25.000 años, en el periodo auriñaciense (Paleolítico Superior), estas grutas albergaron a un pueblo que dejó en sus paredes pinturas rupestres que representan una variada fauna de peces, ciervos, cabras, caballos, así como símbolos abstractos.

Interior de la cueva de nerja

Cueva de Nerja./Jullit31

No obstante, estas pinturas incluso podrían considerarse como la primera obra de arte de la humanidad, que además no habría sido realizada por homo sapiens, sino por neandertales. Varios expertos coinciden en señalar que seis pinturas rupestres de la Cueva de Nerja que representan a varias focas podrían tener una antigüedad de al menos 42.000 años.

Solo algunas salas están iluminadas y abiertas al público: la del Belén, la del Ballet, la del Cataclismo, la de los Fantasmas… En total, alcanzan un desarrollo de cinco kilómetros. La cueva es también un ámbito de cultura, un teatro donde se representan espectáculos de luz y sonido y el Festival Internacional de Música y Danza de la Cueva de Nerja.

A Nerja los árabes la llamaron Naxira, que significa ‘Manantial abundante’. De sus fuentes, la más popular es la del Cantarero que, según la tradición, hace que el que bebe de ella vuelva a este lugar para quedarse a vivir. Otro lugar de gran interés natural en Nerja es el Balcón de Europa, construido sobre un castillo musulmán, desde donde se contempla una extraordinaria panorámica.

Litoral del Palmeral en Nerja.

Playa del Palmeral./Feranza

Con un casco histórico que reúne gratas muestras de arquitectura popular propia de esta parte de Andalucía, de entre los principales monumentos de interés para el viajero cabe destacar la ermita de Nuestra Señora de las Angustias, patrona de la localidad (siglo XVI), donde sobresalen los frescos que decoran la cúpula.

A lo largo de la costa se suceden un buen número de torres de vigilancia que merecen la pena contemplar. La Torre de Maro, un buen ejemplo, permite disfrutar de una buena panorámica. Mientras, en la zona del Barranco de la Coladilla se alza, majestuoso, el Acueducto del Águila, una espléndida obra de ingeniería del siglo XIX con cuatro pisos de arcos superpuestos.

Los amantes de los litorales y los deportes acuáticos encuentran aquí un pequeño paraíso. A destacar playas como la de Burriana, de 700 metros de longitud y ubicada cerca del Parador de Turismo; La Torrecilla, El Salón o Calahonda. De los acantilados que dividen la civilización del mar, aparecen tranquilas calas de gran belleza, como La Caleta, la Cala Barranco de Maro o las Calas del Pino.

vista frontal del acueducto del águila de nerja

Acueducto del Águlla./Seamus Murray

Uno de los espacios naturales más hermosos de Nerja es la playa del Molino en la que, muy cerca de aquí, un antiguo molino de papel del siglo XVIII sirvió de refugio de grandes arsenales de armas del bando republicano durante la Guerra Civil. La historia de Nerja también va ligada a la serie televisiva Verano azul, que se rodó aquí y cosechó un notable éxito en la década de los ochenta del pasado siglo.

Bordeando la costa se llega a torre del Mar. En el Cerro de Alarcón se encuentra el llamado Poblado de Toscanos, un yacimiento del siglo VIII a.C. donde hay desde restos de una factoría de pescados hasta vestigios de un puerto y de algunas viviendas. También se encuentra la necrópolis del Jardín. En la misma comarca resulta aconsejable acercarse hasta Frigiliana y disfrutar de otro excelente lugar con un rico pasado.

Aparte de por su amplia historia, Nerja se ha ganado por derecho propio el haberse convertido en uno de los principales núcleos turísticos de la Costa del Sol. Su óptima climatología, el hermoso paraje de La Axarquía y la calidad de sus playas la convierten en un destino ideal para una escapada de fin de semana. A escasos 50 kilómetros de la capital, una de las mejores opciones y más asequibles para el viajero es alojarse en Málaga.

Dónde dormir: Hotel Marissal; Paseo Balcón de Europa, 3; 29780 Nerja (Málaga); reserva@hostalmarissal.com; teléfonos: 952520199 y 952526654.

Dónde comer: Restaurante Oliva; Calle Pintada, 7; Nerja (Málaga); teléfono: 952522988.

Captura de pantalla 2013-06-25 a la(s) 00.30.09

El Soplao (Cantabria)

Una maravilla geológica en la península ibérica. No cuenta con pinturas rupestres en su interior, pero la considerada como catedral de la espeleología es única en su especie. La cueva cántara de El Soplao es, además de uno de los tesoros subterráneos de nuestro planeta Tierra, una cavidad natural con un currículum histórico digno de ser conocido, descubierto a finales del siglo XIX debido a la explotación de las minas de La Florida. Miles de años transcurridos la han dotado de personalidad: su formación data del Mesozoico, hace unos 240 millones de años.

Emplazada en la Sierra de Arnero, entre los municipios de Herrerías, Valdáliga y Rionansa, El Soplao emerge de la naturaleza más prehistórica como una maravilla geológica con grandes superficies tapizadas de aragonitos, helictitas, pisolitas gours, estalactitas, estalagmitas y excéntricas, que originan un espectáculo sin igual de luces y sombras, colores, sensaciones y olores para el viajero que la visita.

Espeleotemas en la cueva de El Soplao de Cantabria.

Espeleotemas en la cueva de El Soplao./20 minutos

Por supuesto, la mano del hombre ha intervenido en el desarrollo orográfico de cueva a lo largo de los siglos con la intención de aprovechar su riqueza minera. No es la más grande de las más de 6.000 grutas localizadas en toda la provincia de Cantabria, pero sus características y la maravilla que lucen sus formaciones geológicas la hacen exclusiva.

El Soplao dispone de una pasarela expositiva abierta al viajero, para que disfrute. En su interior, el visitante puede descubrir 1.500 metros de cueva, en las galerías La Gorda y Los Fantasmas. Se accede a la cueva a través de un tren minero que conduce a la primera galería y donde se pueden admirar sus impresionantes techos, repletos de helictitas de calcita. Por su parte, Los Fantasmas, de más de 300 metros de recorrido, ofrece grandes estalagmitas blancas a modo de típicos fantasmas.

Helictitas de calcita en la Cueva de El Soplao de Cantabria.

Helictitas de calcita en las bóvedas de la cueva./María Jesús Tomé

Llega la hora de los valientes. Un segundo itinerario de aventura se pone a disposición del viajero más avezado. Se proyecta a lo largo de tres kilómetros en el interior de la cueva. Con una duración aproximada de dos horas y media, el trayecto espeleológico se realiza en grupos de hasta 20 personas ataviadas de botas, mono, casco, luz y ropa de abrigo para soportar temperaturas que llegan hasta los 10 grados.

La actividad minera también ha dejado su huella en El Soplao. Castilletes, hornos de calcinación, lavaderos o talleres forman parte de la historia de esta cueva que se orientaron a la extracción de blenda y galena para obtener zinc y plomo, respectivamente.

acceso a la cueva de el soplao en cantabria.

Acceso a la cueva de El Soplao./Frobles

También merece la pena del visitante disfrutar del yacimiento de ámbar de la cueva. En algunas rocas de El Soplao han quedado plasmadas escenas de la vida primitiva en forma de fósiles. Insectos que permanecen incólumes en resinas de plantas extintas que vivieron millones de años atrás.

Para los viajeros interesados en disponer de una mayor información, disponen de una página web (www.elsoplao.es) y de un teléfono (902820282)

Los amantes de la aventura, el riesgo y la historia tienen una cita con El Soplao. La cueva, situada a 60 kilómetros de Torrelavega y a 83 km de Santander, se ubica cerca de localidades como Comillas o Santillana del Mar, dotadas también de una interesante historia que han merecido la atención viajera de Lugares con historia. Este vídeo es solo un aperitivo de esta maravilla oculta:

Dónde dormir: Hotel rural La Casona del Nansa; Puente el Arrudo s/n; 39553 Herrerías (Cantabria); teléfono: 942727685; www.casonadelnansa.com.

Dónde comer: Restaurante Casa Cofiño; Caviedes, s/n; 39593; Valdáliga (Cantabria); teléfono: 942708046.

Tito Bustillo (Asturias)

En 1968, un grupo de espeleólogos descubrió dos de los conjuntos artísticos rupestres más importantes de los doce que alberga la cueva de Tito Bustillo, en localidad asturiana de Ribadesella. Se trataba del Camarín de las Vulvas y del Panel Principal. Poco después, uno de los descubridores falleció en un accidente de montaña y se decidió bautizar la cueva con su nombre. Cuatro décadas mas tarde, el enclave pasó a ser patrimonio mundial, comparable en muchos aspectos a la cueva de Altamira. Es uno de los seis grandes santuarios mundiales del arte paleolítico.

El sector occidental de la cavidad corresponde a una cueva de boca cegada por un hundimiento. Además de otros restos, se encontraron otros instrumentos de piedra y objetos óseos cuidadosamente decorados, así como una pequeña escultura que representa, de perfil, la cabeza de una cabra. En la llamada galería de los Caballos abundan las composiciones grabadas sobre la roca. Además équidos el viajero puede encontrar figuras de uros, bisontes y renos.

Tito_Bustillo_entrada

Entrada a la cueva de Tito Bustillo./Falconaumanni

En marzo del pasado año se inauguró el Centro de Arte Rupestre Tito Bustillo, así que ya no hay excusa para conocer esta joya del arte paleolítico. Durante la visita guiada, de una duración aproximada de una hora, se recorren unos 900 metros de ida y otros tantos de vuelta.

Al paso salen estalacmitas y estalagmitas, que penden del techo y emergen del suelo, respectivamente; y puede oírse el sonido del río subterráneo. En las estalagmitas de la cueva de la Lloseta una especie de altillo abierto en el techo de la de Tito Bustillo, se repiten esbozos de penes paleolíticos.

Pero, al margen de riquezas naturales, se encuentran las pinturas rupestres. Al respecto, se realizan varias paradas explicativas en distintos puntos, hasta alcanzar el Panel Principal, pared que acoge más de un centenar de pinturas de distintas épocas: la antigua o pregmagdaleniense, con símbolos en rojo, y la magdaleniense, con figuras zoomorfas (férvidos, bólidos, caballos,…) pintadas en negro, rojo, violeta y tierra, con un inicial claroscuro a base de esfumados y tintas planas. Algunas cuentan con 20.000 años de antigüedad, mientras que la cueva sirvió como refugio a seres humanos durante 10.000 años.

Tito_Bustillo_pintura_rupestre

Pintura rupestre que representa a un caballo./zamoraprotohistorica

En el Centro de Arte Rupestre, a lo largo de seis salas y 6.500 metros cuadrados, se reproduce el ambiente de la cueva gracias al empleo de una avanzada tecnología, y se explica cómo tuvo lugar su descubrimiento, la geología del área y el modo de vida de sus antiguos habitantes.

Aparte del Panel Principal, se explican enclaves no visitables, como el Camarín de las Vulvas, una cámara cuyas paredes exhiben sexos femeninos pintados aprovechando el relieve natural de la roca; o la Galería de los Antropomorfos, con figuras humanas.

La cueva de Tito Bustillo está abierta del 1 de abril al 30 de octubre, y el centro de interpretación todo el año. Es recomendable reservar plaza para la visita.Para más información visitar la página web www.centrodearterupestredetitobustillo.com. Teléfono: 902 306 600. El precio de la entrada es de 7,10 euros. Los miércoles es gratis.

Tito_Bustillo_Centro_de_interpretación

Centro de Interpretación de Tito Bustillo./Falconaumanni

La visita de las cuevas se puede acompañar con la de la localidad más cercana. Ribadesella cuenta con un casco histórico declarado Bien de Interés Cultural, así como otros destacados edificios: de tipo religioso en las iglesias de Santa María de Junco y San Esteban de Leces (románicas), la capilla gótica de Santa Ana (siglo XV) y la ermita renacentista de Nuestra Señora de Guía (siglo XVI). Por lo que respecta a la arquitectura civil, destaca en Ribadesella la sede del Ayuntamiento (renacentista y plateresca), así como un gran número de casonas solariegas de los siglos XVII-XVIII.

Elaborado por la Universidad de Oviedo, este interesante vídeo remarca la importancia que adquiere el Centro de Interpretación de Tito Bustillo para acercar al viajero la cultura de la época prehistórica en la península ibérica. Todo un lujo para los amantes de la historia más antigua. No os lo perdáis:

Dónde dormir: Hotel El Corberu; Ardines 33560; Ribadesella (Asturias); teléfono: 985860113 y 689975643; correo@elcorberu.com; www.elcorberu.com.

Dónde comer: Restaurante Quince Nudos; C/ Avelina Cerra, 6; 33560 Ribadesella (Asturias); http://www.quincenos.tk; teléfono: 984112073.

El Sidrón (Asturias)

El Concejo de Piloña, en concreto el término municipal de Borines, enclavado en un privilegiado entorno natural, esconde una joya del pasado humano: la cueva de El Sidrón. Se trata de la mayor cavidad asturiana de calizas no carboníferas, aunque su principal interés reside en su valor biológico (sirve de refugio a especies de quirópteros y coleópteros) y, por encima de todo, en su valor prehistórico, ya que alberga el yacimiento neandertal más importante de toda la Península Ibérica.

Se presenta al viajero que lo visita como un vasto complejo kárstico con diez entradas conocidas que se agrupan en varios sectores: el Sector de la Tumba, que incluye la cueva y el sumidero de la Tumba; el Sector de la Cabañina, que comprende la cueva y sumidero de la Cabañina y las cuevas del Sidrón; los pozos de Aura y el Sector de la Salelagua, con la cueva y resurgencia de Salelagua. El desarrollo total topografiado es de 3.226 metros, y se distribuye en tres niveles: superior, sin circulación de agua, y compuesto por entradas y galerías fósiles elevadas.

sidron_cueva

Los arqueólogos trabajan a conciencia en la cueva de El Sidron./elcomercio.es

La amplísima colección de restos óseos desenterrados la han convertido en una referencia obligada a nivel mundial. Tanto es así que gracias a las pruebas obtenidas en El Sidrón se ha podido estudiar un grupo de homínidos que vivieron en este enclave hace 43.000 años. La muestra se compone de un total de 850 fragmentos esqueléticos entre huesos y dientes.

Los hallazgos han tenido lugar a lo largo de varias campañas arqueológicas que arrancaron en el año 2000.En 2004 sucedió un hecho clave: la recuperación de la primera secuencia de ADN mitocondrial, compuesto por cuarenta y siete nucleótidos. Fueron los restos de cuatro individuos distintos los que permitieron recuperar una región entera muy definitoria del ADN mitocondrial. La destacable cavidad de El Sidrón posee, asimismo, pinturas rupestres.

craneos_neandertal_sidron

Cráneos de neandertal hallados en la cavidad asturiana./elcomercio.es

Hace algunos años se encontraron en la cueva los restos de nueve miembros, cinco adultos (dos mujeres y tres hombres), dos adolescentes y dos niños. Todos ellos presentaban buena salud, a pesar de que terminaron siendo víctimas de actos de canibalismo. El Sidrón está declarado como Lugar de interés geológico español de relevancia internacional por el Instituto Geológico y Minero de España.

En 2007, gracias a sus excelentes condiciones, El Sidrón se integró en el proyecto Genoma Neandertal, cuyo objetivo era obtener un borrador del genoma de esta especie. Así, pudo recuperarse el gen MC1R, que regula la pigmentación de la piel y el cabello. Eso permitió determinar que algunos neandertales del yacimiento asturiano eran de piel clara y cabello pelirrojo o bien rubio.

cadera_artrosis_huesos_niño

Caderas con artrosis y huesos de niños correspondientes a restos de neandertales de El Sidrón./elcomercio.es

Según los expertos, la Península Ibérica fue la región europea donde los neandertales coexistieron durante más tiempo con el hombre moderno, aunque el análisis de ADN de los fósiles de El Sidrón invita a descartar una posible hibridación entre ambas especies.

Según explicita el vídeo que os dejo a continuación, los neandertales de la zona de El Sidrón vivían en grupos de baja diversidad genética en los que la heterogeneidad del ADN era aportada por las mujeres, según ha descubierto una investigación del Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC). Disfrutad de un apasionante recorrido por los orígenes de la humanidad más primitiva en la propia España:

Dónde dormir: Hotel Coses de la Vita; La Vita, 25; 33549 Arriondas, Parres (Asturias); teléfono: 636130037 y 985840150; www.cosesdelavita.com.

Dónde comer: Casa Marcial; C/ La Salgar, s/n; 33549 Arriondas, Parres (Asturias); teléfono: 985840991; www.casamarcial.com.

Ramales de la Victoria (Cantabria)

En las inmediaciones del río Calera emerge Ramales de la Victoria, cabecera de comarca de barrios típicos y casonas norteñas cuyos orígenes se remontan a la Prehistoria, en concreto a la época del Paleolítico, de lo que dan buena cuenta los vestigios arqueológicos que se concentran a su alrededor. La localidad cántabra también presume de contar con un entorno natural de lustre por ubicarse al pie de importantes picos y montañas.

El hecho de haberse encontrado restos romanos de caminos y puentes en las cercanías de Ramales y su situación estratégica entre la costa y el interior de la península hace pensar a los historiadores que ya era un territorio poblado en la Antigüedad. El origen de la villa tiene lugar hacia el año 1000, documentada en el Cartulario de Santa María del Puerto de Santoña.

Panorámica de Ramales de la Victoria

Panorámica de Gijaba, localidad del municipio de Ramales de la Victoria./Ayuntamiento de Ramales

En Ramales de la Victoria se celebró la popular batalla de Guardamino, en la cual el general liberal Espartero derrotó al ejército carlista del general Maroto. La localidad fue escenario, en 1839, de una contienda que decidió el triunfo liberal en la Primera Guerra Carlista; por ello Ramales se denomina “de la Victoria”. No obstante, el pueblo quedó en ruinas y hubo que reconstruir después los puentes y las casas incendiadas.

El edificio más interesante de la villa es el palacio de Revilladiego, del siglo XVI y que fue propiedad del virrey de México, don Juan Francisco de Güemes y Horcasitas. Otros edificios de esta época son la Casa de Saravia, de estilo clasicista y fachada de sillería, y las escuelas de Gibaja (s. XVII)

De entre la arquitectura civil, dos inmuebles llaman la atención por su estilo clasicista romántico: el Ayuntamiento, construido a principios del siglo XX como conmemoración de la victoria liberal en la batalla de Ramales, y la Biblioteca Juan de Zorrilla San Martín.

iglesia_guadamino_ramales_victoria

Iglesia de Guadamino.

En Ramales, el viajero puede encontrar tres iglesias parroquiales: la de San Pedro en Ramales (siglo XVIII), San Emeterio y San Celedonio en Gibaja (siglo XV) y Nuestra Señora en Guardamino (siglo XVII). La tradición metalúrgica en las aguas de sus ríos ha dejado aquí en forma de patrimonio varios molinos harineros y antiquísimas ferrerías. También se alzan todavía tres puentes de nombre Gibaja, Puente Viejo de Ramales y Salto del Oso.

La comarca del Alto Asón, a la que pertenece esta localidad norteña, es conocida internacionalmente por la calidad y cantidad de sus cuevas; no en vano existen unas 4.000 cavidades catalogadas, de entre más de 9.000 que existen en Cantabria, con algunos de los sistemas subterráneos más grandes de la región. Es famosa por sus yacimientos arqueológicos y sus pinturas prehistóricas en cuevas como Covalanas, declarada Patrimonio de la Humanidad, Cullalvera, El Mirón o La Haza.

Cueva_de_Covalanas_ramales_victoria

Cueva de Covalanas./Edward the Confessor

Las cuevas de Covalanas tienen dos galerías, pero solo una de ellas contiene pinturas rupestres del Paleolítico Superior, entre las que destacan un caballo y varios ciervos que, según los expertos, se dibujaron al mismo tiempo y hace como mínimo 17.000 años.

Parece ser que esta cavidad natural tenía una función ritual, mientras la del Mirón habría servido como vivienda. La de Covalanas es una cueva de grandes dimensiones con una boca de acceso monumental y acoge las pinturas prehistóricas situadas a mayor profundidad de la Península Ibérica.

Asimismo, la cavidad del Mirón encierra un importante yacimiento arqueológico que abarca desde los tiempos medievales hasta la transición del Paleolítico Medio al Superior, hace unos 40.000 años. Cerca de Covalanas se halla La Haza, que tiene una única sala sita junto al abrigo exterior y alberga representaciones de siete animales, además de otros signos y trazos, encuadrables dentro del estilo III de Leroi-Gourhan.

Pintura rupestre hallada en la Cueva de Covalanas.

Pintura rupestre hallada en la Cueva de Covalanas.

Ramales cuenta con un agradable albergue de montaña que resulta ideal para el viajero más aventurero, ya que además de visitar las cuevas, puede gozar de las distintas actividades que organiza, como senderismo o espeleología, así como buscar tranquilos y recónditos lugares para la pesca.

Ramales de la Victoria celebra cada año la verbena del mantón, una fiesta en conmemoración del hallazgo milagroso de un baúl de mantones de Manila en 1839, a raíz de una escaramuza mantenida en sus proximidades durante las guerras carlistas. El pueblo es un lugar ideal para la práctica del turismo rural. Este vídeo anticipa la inmensidad de sus magníficos espacios naturales:

Dónde dormir: Pensión La Sobana; Avenida Franco, 36; 39800 Ramales de la Victoria (Cantabria); teléfono: 942646102.

Dónde comer: Asador Juancho; Salto del Oso 35; 39800 Ramales de la Victoria (Cantabria); teléfono: 942646549.

Guernica (Vizcaya)

A escasos 33 kilómetros de Bilbao, Guernica emerge como una ciudad ancestral vasca de gran valor simbólico porque en ella se celebraban las Juntas del Señorío de Vizcaya a la sombra de un viejo roble que crecía junto a la ermita de Santa María la Antigua, el famoso árbol de Guernica, donde juran sus cargos los lehendakaris.

Hoy, la primitiva ermita y el roble han desaparecido, pero en su lugar se levanta un templete circular que enmarca el tronco petrificado del viejo árbol y un nuevo roble que se plantó para sustituirlo. La ermita actual es de 1826.

El célebre árbol de Guernica./Frobles

Guernica es tristemente célebre por el homónimo cuadro de Picasso en el que el pintor malagueño retrata el horror del bombardeo sufrido por la ciudad vasca el 26 de abril de 1937 ejecutado por la Legión Cóndor al servicio de la causa franquista. Se exhibe en el Museo Reina Sofía de Madrid.

La Fundación Museo de la Paz de Guernica mantiene un centro de documentación sobre el bombardeo y una exposición permanente en dos salas. La villa de Guernica-Lumo es miembro de la Asociación Mundial de las Ciudades Mártires. Situado junto a la Casa de Juntas se encuentran el Palacio de Montefuerte y el Convento de Santa Clara.

Mural que recrea la obra pictórica de El Guernica de Picasso./Papamanila

A las afueras de la ciudad se extiende el interesante Parque de los Pueblos de Europa donde, entre árboles añejos, se exponen esculturas de Chillida, Moore y otros autores. Frente a ellas se sitúa el Palacio de Udetxea, sede del Patronato de la Reserva de la Biosfera de Urdaibai.

Junto al parque está el Museo de Euskal Herria, en el Palacio de la Alegría (siglo XVIII), de estilo barroco, dedicado a la historia y cultura vasca. Bonita es la Plaza de los Fueros, de trazado cuadrangular. En ella se ubican edificios de interés como el Ayuntamiento, los antiguos Juzgados, la Escuela de Artes y Oficios y la estatua de Don Tello, fundador de la ciudad.

Iglesia de Santa María./Papamanila

La iglesia de Santa María es la edificación religiosa de más lustre en Guernica. Es de estilo gótico y cuenta con un destacable pórtico de entrada.

Cerca de Guernica, dirección a Cortezubi, se encuentran sitas las cuevas de Santimamiñe; en ellas, abiertas al público se pueden contemplar las pinturas rupestres que llevaron a cabo los cazadores del Paleolítico. También son espectaculares las formaciones cálcareas de sus grandes salas.

Escultura de Chillida en Guernica./Papamanila

A cinco kilómetros de la localidad vasca el viajero puede hallar el castillo de Arteaga, restaurado por encargo de Eugenia de Montijo, esposa del emperador Napoleón III, en 1857.

Como viene siendo de costumbre, os anticipo, a modo de pequeño vídeo, los encantos con los que el viajero se puede encontrar si viaja hasta la provincia vasca de Vizcaya y se adentra hasta este municipio cargado de historia.

fuente: muchoviaje

Dónde dormir: Hotel Gernika; C/ Gangoiti, 17; 48300 Gernika-Lumo (Vizcaya); Teléfono: 946 250 350; h_gernika@hotel-gernika.com

Dónde comer: Restaurante Zallo Barri; C/ Juan Kaltzada, 79; Guernica-Lumo (Vizcaya)

Santillana del Mar (Cantabria)

Dicen que es la ciudad de las tres mentiras: ni es santa, ni es llana, ni tiene mar. La cornisa occidental de Cantabria esconde una fisonomía medieval y su entorno encierra el mayor legado de la Prehistoria. Resulta imposible no detenerse en Santillana del Mar y perderse durante horas.

Los escudos blasonados de las casas construidas en piedra, que abarcan del siglo XII al XVII, nos hablan de un lugar en otros tiempos poderoso, donde los hidalgos adornaban sus viviendas con muebles románticos, bibliotecas y jardines con plantas expresamente traídas de los más recónditos rincones del planeta.

El casco antiguo, peatonal, conserva toda su impronta medieval, algo por lo que ha sido declarado Monumento Histórico Artístico. El Parador de Gil Blas es un buen centro de operaciones para descubrir Santillana del Mar sin prisas.

Junto a él sobresale, majestuosa, la Colegiata de Santa Juliana, del siglo XII, con un precioso claustro románico. Los capiteles historiados de las columnas conforman un conjunto escultórico de enorme valor.

Alrededor de la Colegiata cabe destacar otros edificios como el Ayuntamiento, del siglo XVII, la Torre del Merino (siglo XIV), la Fundación Jesús Otero, el Palacio de los Velarde y el Museo del Barquillero.

El atractivo de este bello municipio no puede resultar más etéreo: reside en sus calles empedradas y en sus tiendas de artesanía local, donde, por ejemplo, poder degustar los exquisitos sobaos pasiegos y las quesadas. Resulta curioso visitar el Museo de la Inquisición.

A escasos dos kilómetros de distancia de Santillana emerge la Capilla Sixtina del Cuaternario o, lo que es lo mismo, las Cuevas de Altamira, declaradas Patrimonio de la Humanidad.

Sus grabados y pinturas rupestres, con trazos rojos, amarillos y violetas que forman figuras imposibles y posibles, fueron realizados hace más de 15.000 años.

Ahora están cerradas al público en pos de su conservación. Pero hace unos años abrió sus puertas la Neocueva, en el interior del Museo de Altamira, justo al lado, que reproduce las pinturas originales con una absoluta exactitud y que, sin duda, merece la pena visitar.

De nuevo, os pongo los dientes largos con un bello vídeo que exalta las virtudes de Santillana del Mar.