El Tolmo de Minateda (Albacete)

tolmo_minateda_lugares_historia

A escasos nueve kilómetros de Hellín, el viajero puede descubrir en su camino el Tolmo de Minateda, un parque arqueológico ocupado desde la Edad del Bronce (1500 a.C.), donde aparecen murallas, poblados y necrópolis que abarcan desde la Prehistoria a la época islámica. Y es que este pequeño promontorio alberga los restos de Eiotana o Elotana, una de las principales poblaciones del Reino de Teodomiro, construida hacia el año 600 de nuestra era. Fue también sede episcopal visigoda hasta que Abderramán III ordenó su destrucción, en el siglo IX. Desde entonces el lugar se conoció como Madīnat Iyyuh, nombre del que procede la Minateda actual. Sin duda, uno de los lugares con historia de España. Sigue leyendo

Torres de Serranos y de Quart (Valencia)

Torres_Serranos_lugares_historia

La ciudad de Valencia fue fundada, según el historiador Tito Livio, en el año 137 a.C. Pero fue con la llegada de los árabes y, siglos más tarde, tras la reconquista cristiana, cuando la capital del Turia inició su auténtico periodo de esplendor. El quatroccento valenciano (siglo XIV) aupó a Valencia como centro cultural y financiero de primer orden europeo. Dan fe de este progreso construcciones de la talla de La Lonja de la Seda, considerada Patrimonio de la Humanidad, y el tema que hoy nos ocupa: las Torres de Serranos y las de Quart, dos de las principales entradas a la ciudad y grandes bastiones defensivos en tiempos de la Edad Media. Solo ambas permanecen vivas de las doce puertas originales que fortificaban la urbe. Son dos conatos de castillo, dos lugares con historia de nuestra península. Sigue leyendo

Argenteria (Lérida)

argentaria_cascada_lugares_historia

Arquitectura de estilo modernista que mama de la más honda naturaleza. Esta ocurrente combinación permitió, a comienzos del siglo XIX, la creación de uno de los iconos patrimoniales de la ciudad de Barcelona ideada por un genio, Antoni Gaudí: la Casa Milá, una maravilla artística considerada Patrimonio de la Humanidad. Bajo estas premisas, un nuevo invitado nos invita en Lugares con historia a viajar hasta tierras leridanas para conocer el precioso paraje que inspiró al también autor de La Sagrada Familia. Sigue leyendo

Lonja de la Seda (Valencia)

exterior_lonja_seda

A mediados del siglo XV, el único dios en el que confiaban los valencianos, al menos a corto plazo, era Mercurio, protector del comercio, de ahí que construyesen esta catedral de cambalache, la joya más rutilante del gótico civil europeo, la Lonja de la Seda, para albergar las operaciones de mercaderes y a sus órganos de gobierno. Pues la seda era la principal mercancía, de la Seda se llamó. Ahora es uno de los principales reclamos turísticos que tiene Valencia. Sigue leyendo

Almadén (Ciudad Real)

Las históricas minas de mercurio de Almadén, explotadas desde el siglo II antes de Cristo hasta 2002, se han convertido en una de las más importantes del mundo (la tercera parte del mercurio consumido por la humanidad) Hoy conforman parte de un interesante parque minero que el viajero recorrerá con provecho. No en vano y por este motivo, la ciudad ciudadrealeña está considerada Patrimonio de la Humanidad por la Unesco. Uno de los lugares con historia de la península con mayúsculas.

Quiso la Providencia que en el subsuelo de Almadén abundara el cinabrio (sulfuro de mercurio) más que en otro lugar del planeta. El mercurio era fundamental para la la obtención de plata a partir del mineral en bruto, por lo que se convirtió en un mineral estratégico esencial para España, cuya economía dependía mucho del mineral traído de las colonias de América. Mucho antes, fueron los romanos los encargados de la explotación intensiva de las minas a partir del siglo II.

uno de los hornos utilizados en las minas de almacén.

Horno de Bustamante de las minas de Almadén./Raimundo Pastor

El emperador Carlos V tenía contraídas tantas deudas con los banqueros alemanes Fugger (hermanos), que tuvo que concederles la explotación e las minas de Almadén para que hicieran el gran negocio del mundo. Desde 1559 hasta 1799 trabajaron en la mina esclavos y condenados a galeras.

De todo esto y más se entera el viajero que visita el Centro de Interpretación de la Minería y en su recorrido por un pozo en el que se ha acondicionado una galería a 50 metros de profundidad para explicar las distintas etapas de la mina con sus técnicas de explotación. El itinerario se prolonga por los Cercos Mineros, la puerta de Carlos IV, los Hornos de Bustamante y otros interesantes edificios. Se permite al viajero un fascinante recorrido por las entrañas de la tierra a lo largo de más de 2500 años de historia.

máquina castillete que se utilizaba en las minas de almadén.

Uno de los castilletes empleados en la extracción del mercurio./Raimundo Pastor

La plaza de toros hexagonal (1752), declarada Bien de Interés Cultural y única en el mundo, fue el resultado de construir en un espacio abierto de su entorno seis edificios de viviendas para los mineros. Hoy alberga un hotel y diversas oficinas, entre ellas la de turismo. Por su parte, el Real Hospital de Mineros (1773), con sus jardines y sus calabozos-hospital, acoge un interesante Museo del Minero, así como el archivo histórico de la ciudad y su comarca.

La estructura como ciudad de Almadén fue configurada por los árabes, quienes la dominaron hasta el año 1151, momento en el que Alfonso VII conquistó la comarca. Unos años después, Almadén pasó a ser propiedad de la Orden de Calatrava, que también explotó las minas. La Corona de Castilla se las adjudicó en el siglo XVI. Carlos III mandó construir aquí la primera Escuela de Minas de España y la cuarta del mundo.

Las minas de Almadén pueden ser visitables por el público

El viajero puede visitar el Centro de Interpretación de la Minería./Raimundo Pastor

Algunos de los reclamos que atraen la atracción del viajero en Almadén pueden ser, además, el castillo de Retamar, construido por los árabes en el siglo XII y ocupado con posterioridad por la Orden de Calatrava, la iglesia de San Sebastián, la iglesia Nuestra Señora de la Estrella, la ermita de Fátima, la Casa de la Superintendencia o la Casa de la Inquisición y de los Fúcares.

De la importancia histórica de las minas de Almadén da fe la aparición del yacimiento, que se formó hace unos 430 millones de años, cuando las cuarcitas que en la actualidad conforman su subsuelo se depositaban bajo el mar en una plataforma continental de poca profundidad. Pero todo llega a su fin, por desgracia. Las minas están cerradas desde 2002 por la caída del precio del mercurio en el mercado mundial, debido a la reducción de uso por su elevada toxicidad.

Gracias a este vídeo que os muestro a continuación, el viajero puede disfrutar de una interesante visita guiada a las minas de Almadén, uno de los mayores lugares con historia de Castilla la Mancha. Destino ideal para gozar de una escapada de fin de semana, por ejemplo:

Dónde dormir: Hotel Gema; c/ Antonio Blázquez, 104; Almadén (Ciudad Real); teléfono: 926710354; info@hotelgema.com.

Dónde comer: Restaurante La Taberna; c/ Estanislao Cavanillas, 5; Almadén (Ciudad Real); teléfono: 926264523; info@hotelgema.com.

El Escorial (Madrid)

Edificado por Felipe II como perdurable expresión de su persona y de la monarquía divina que creía encarnar, el monasterio de San Lorenzo de El Escorial, emplazado al pie del monte Abantos, en la sierra de Guadarrama, es un complejo multifuncional que es a su vez panteón, basílica, convento, colegio, biblioteca y palacio. Solo tiene paralelos en las ciudades palaciegas de los monarcas del Antiguo Oriente o Egipto.

Vista aérea del Monasterio de El Escorial./ Ecemaml

El Escorial, construido entre 1563 y 1586 para conmemorar la victoria de las tropas españolas en la batalla de San Quintín en 1557, es un edificio contradictorio: parece muy racional, pero es una construcción mágica que intenta reproducir el Templo de Salomón en su calidad de condensador de fuerzas divinas en las que creían tanto Felipe II como su arquitecto Juan de Herrera.

Todo el conjunto escurialense responde a una geometría hermética que pivota sobre las tres figuras básicas: el cuadrado, el círculo y el triángulo equilátero.

El Escorial desde los jardines./ AldanaN

El edificio en sí es un todo inmenso. De planta rectangular, tiene unas dimensiones de 207 metros de largo por 161 de ancho. Así, que en una visita lo mejor es atender a unos cuantos detalles: el patio de los Reyes, la Bóveda Plana (entre el patio y la iglesia), la biblioteca, la iglesia y, sobre todo, el Panteón Real.

En la biblioteca el visitante debe fijarse en los frescos del techo pintados por Tebaldi y buscar la figura de Euclides, un griego que sostiene una tabla con un extraño dibujo: las tres figuras herméticas superpuestas, es decir, las claves de los constructores de El Escorial.

La espléndida biblioteca del complejo real./ Xauxa Hakan Svensson

En el palacio de Felipe II se debe reparar en las austeras estancias, sobre todo el cuarto que comunica con el altar de la basílica para que el rey asistiera a misa desde la cama cuando estaba enfermo de gota.

En el Panteón hay que bajar a la cripta, que tiene 26 sepulcros de mármol que contienen los restos de los reyes y reinas de las casas de Austria y Borbón (excepto Felipe V y Fernando VI). Incluye los de Juan III, que nunca llegó a reinar.

Estatuas de Salomón y David de la fachada./ AnTeMi

En los bajos de El Escorial se exponen planos, maquetas, herramientas, grúas y material empleado en la construcción del monasterio. Como no podía ser menos, el monasterio está declarado Patrimonio de la Humanidad.

Una breve visita visual al majestuoso complejo:

San Cristóbal de la Laguna (Tenerife)

En la rodilla territorial que conforma Tenerife emerge una aglomeración de varios extrarradios que comprende la bicéfala capital de la isla, Santa Cruz de Tenerife y San Cristóbal de la Laguna. Esta última es la más antigua, repleta de historia y tal belleza que le han valido para ser declarada Patrimonio de la Humanidad por la Unesco.

La historia de esta ciudad, que tiene más de cinco siglos de existencia, comienza con el Adelantado Alonso Fernández de Lugo que venció, en 1496, a los últimos guanches en El Realejo. Ahí acabó la conquista de Tenerife y su incorporación a la Corona de Castilla.

Antiguo convento de San Agustín./ Cup of coffee

La localidad canaria, según la idea europea de las ciudades renacentistas, quedó configurada a finales del siglo XVI, convirtiéndose en la primera urbe colonial no fortificada cuya disposición serviría, además, como modelo para construcción de otras ciudades en las Américas.

Plaza del Adelantado./ peng

Cuando las tropas de Napoleón Bonaparte asediaban Cádiz en 1810, durante la Guerra de la Independencia, las célebres Cortes de esa ciudad enviaron mensaje a Canarias trasladando la capitalidad de España. Sin embargo, las tropas francesas no tomaron finalmente la ciudad andaluza y las Cortes reasumieron su labor de gobierno.

Catedral de La Laguna./ DailosTamanca

San Cristóbal de la Laguna cuenta con edificios de gran valor histórico y arquitectónico, como la iglesia de la Concepción (siglo XVI), gótica, plateresca y mudéjar, cuya torre es el símbolo de la ciudad; el palacio de Salazar (1682), episcopal y barroco, la Casa de Lercaro (siglo XVI), manierista, actual sede del Museo de Historia; la Casa del Corregidor (1545), hoy Ayuntamiento, y el palacio de la Nava (siglo XVI-XVIII)

Es sede, además, de antiguas instituciones culturales como la Universidad de San Fernando en 1792 y de instituciones eclesiásticas como el Obispado, establecido en la ciudad desde 1818. De entre las construcciones religiosas sobresale la Catedral. De estilo mudéjar, el templo posee fachada neoclásica y en su interior una nave central, laterales y capillas.

Santuario Santísimo Cristo de La Laguna./ Berthold Werner

El viajero no debe perderse el frondoso jardín del Convento de San Agustín, cuya imagen sirvió para que la ciudad fuera declarada Patrimonio de la Humanidad. Ni el de la Casa Montañés, salpicado de helechos colgantes enmarcados por balcones de madera. Entre estos palacios, las casas de La Laguna sorprenden por sus fachadas pintadas de vivos colores.

Como anticipo a su visita, aquí tenéis un vídeo para abrir boca:

Guadalupe (Cáceres)

Un itinerario marcado por la riqueza monumental de Cáceres y Trujillo arriba, 80 kilómetros después, al encantador pueblo extremeño de Guadalupe que, con su monasterio declarado Patrimonio de la Humanidad, emerge colosal tal cual fortaleza y recibe al visitante como uno de los centros de peregrinación más importantes de toda la Península Ibérica.

La ciudad, declarada conjunto histórico, se desarrolla en torno al santuario, edificado en el siglo XIII, que alcanzó su esplendor entre los siglos XIV-XVII, después de que el gobierno del monasterio fuera encomendado a la orden jerónima y se convirtiera en un célebre centro cultural y científico: fue Colegio de Medicina (donde se realizó la primera disección humana en España) y de Gramática, que disponía de una escuela de copistas, miniaturistas y encuadernadores.

A lo largo de la conquista de América, la devoción a la Virgen de Guadalupe fue exportada al Nuevo Mundo, e incluso Cristóbal Colón, antes de iniciar su viaje, se encomendó a esta Virgen. Otro ilustre peregrino mariano fue Miguel de Cervantes, quien dejó en el monasterio las cadenas de su cautiverio en Argel.

El año 1907, la Virgen de Guadalupe fue proclamada patrona de Extremadura y, en 1928, reina de las Españas. Pero fueron los Reyes Católicos los que más vinculaciones y dádivas le ofrecieron. En este lugar los monarcas recibieron al descubridor de América cuando éste buscaba financiación para su aventura.

La Puebla conserva el trazado propio del Medievo, así como notables muestras de arquitectura popular. Su principal atractivo recae en el imponente monasterio de Nuestra Señora de Guadalupe, declarado monumento nacional histórico-artístico en 1879 y Patrimonio de las Humanidad en 1993, construido en el siglo XIII por orden de Alfonso XI para conmemorar su victoria sobe los árabes en la batalla del Salado

En sus antiguos espacios se hallan sus mayores tesoros. De reconocido valor artístico es la rica sacristía contigua, con cinco bóvedas de medio punto sobre pilastras toscanas que exhiben ocho lienzos de gran tamaño realizados por Francisco de Zurbarán en el siglo XVII. Es conocida como la Capilla Sixtina española.

La visita del templo debe tener presente, además, otras obras de arte, como la propia iglesia, con fachada principal gótica del siglo XV. En el centro del altar está el escritorio de Felipe II, del siglo XVI. En las bóvedas de la Sala Capitular lucen bellas pinturas de Juan de Flandes. En el Retablo Mayor de la iglesia se admiran obras de Carducci, Caxés, Merlo y Jorge Manuel Theotocópulus, el hijo de El Greco.

 

El Museo de Bordados, con una excelente colección de ornamentos, se ubica en el antiguo refectorio jerónimo. Por su parte, el relicario es una pieza ochavada del siglo XVI que contiene reliquias de santos, el crucifijo de Enrique IV y diversos mantos de la Virgen. Otro importante museo que alberga, el de Pintura y Escultura, conserva obras de El Greco, Zurbarán, Juan de Flandes y Goya.

Todos los conquistadores extremeños del Nuevo Mundo profesaron intensa devoción a la Virgen de Guadalupe, de cuyas repetidas visitas al monasterio hay constancia. Enrique IV de Castilla y su madre Doña María de Aragón están enterrados en el templo. Aquí también se conservan la farola de la nave capitana turca vencida en Lepanto por don Juan de Austria, el manto regalado a la Virgen por la Infanta Isabel Clara Eugenia y los sepulcros de don Dionisio de Portugal y su esposa Juana de Castilla.