Granadilla (Cáceres)

Castillo_granadilla_lugares_historia

Parece un pueblo fantasma, pero no lo es. Nada que ver con alguno de los muchos lugares turísticos que hay en España. Aunque está deshabitado, según datos oficiales, los vaivenes que Granadilla ha experimentado a lo largo de la historia y su particular fisonomía le hacen irradiar un encanto especial que atrae la atención de curiosos viajeros que vuelven a aquel irreductible territorio que sueña con recuperar su esencia poblacional de antaño, cuando vivió mejores tiempos. Ahora, los descendientes de aquellos antiguos vecinos se reúnen dos veces al año a modo de confraternización: el 15 de agosto y el 1 de noviembre. El resto del año hay que pedir cita para poder visitar Granadilla. Sigue leyendo

Caravaca de la Cruz (Murcia)

vera_cruz_caravaca_santuario

Es Quinto Lugar o Ciudad Santa por concesión pontificia, por lo que tiene el privilegio de celebrar el año jubilar perpetuamente. Uno de los mayores lugares de turismo religioso del planeta tras Roma, Jerusalén, La Meca o Santiago de Compostela. Según la tradición, en Caravaca de la Cruz, en tiempo de los moros, ocurrió un milagro: una cruz de doble travesaño bajó del cielo portada por ángeles para que un sacerdote pudiera celebrar una Eucaristia ante el señor almohade de la región que le mantenía cautivo. Con la llegada del Lignum Crucis, el musulmán se convirtió al cristianismo y renegó del Corán. Sigue leyendo

Castilleja de la Cuesta (Sevilla)

De origen turdetano, al parecer, por esta localidad han merodeado y se han asentado romanos, visigodos y musulmanes, entre otros pueblos. Pegada a su vecina Sevilla y con poco más de 17.000 habitantes, Castilleja de la Cuesta se enclava en lo que se consideró territorio de la mítica Tartessos. No en vano, a escasa distancia de Castilleja se halló el célebre Tesoro del Carambolo, en concreto en Camas, a escasos 7 km de distancia.

Mientras los historiadores rivalizan por situar a la actual Castilleja como la primitiva ciudad ibera de Ucía, o la villa romana de Osset, en la provincia romana de la Bética, lo cierto es que el lugar acuñó moneda propia y, fruto de la dominación romana, se estableció aquí el campamento fortificado de Castra, nombre que los visigodos conservaron y que los musulmanes convirtieron en la alquería de Castalla Talasana.

vista de la plaza principal de la localidad sevillana de Castilleja de la Cuesta.

Castilleja de la Cuesta invita al paseo del viajero./Pinkitt

Ya en el siglo XIII de nuestra era, Castilleja de la Cuesta fue conquistada por Fernando III el Santo con la idea de poner cerco a la capital hispalense. Alfonso X el Sabio dividió en dos el municipio, y una parte pasó a convertirse en posesión de la Orden de Santiago, congregación militar que resultó clave en la toma de poder de Sevilla.

Emplazada sobre la comarca del Aljarafe, asomado sobre la vega del Guadalquivir, la ruta del viajero por Castilleja de la Cuesta puede comenzar en la Plaza de Santiago, donde se debe admirar su estructura cuadrangular con arcos de medio punto en tres de sus cuatro ángulos, en lo que pudo ser un antiguo castillo medieval. En este lugar se admira la iglesia parroquial Santiago Apóstol, de la que solo se conserva la torre. De la calle del Convento se llega hasta el Ayuntamiento, de estilo arquitectónico propio de los años sesenta del pasado siglo.

La plaza de Santiago en Castilleja de la Cuesta

Plaza de Santiago./Grez

Dos antiguas haciendas señoriales, Santa Bárbara y Sagrada Familia, reconvertidas en edificios de uso municipal, dan paso a la iglesia parroquial de Nuestra Señora de la Concepción, en la calle Real. Fue utilizada por Fernando III el Santo como capilla de su campamento. Otro lugar de visita obligado para el viajero en este vial es el antiguo Palacio de los Montpensier, que se presenta como una hermosa edificación fortificada de estilo neomudéjar. Los Duques de Montpensier, aspirantes al trono de Francia en el siglo XIX, disfrutaron aquí de sus veranos.

Castilleja de la Cuesta acogió los últimos alientos vitales del gran conquistador español del siglo XVI. Hernán Cortés, originario de Medellín (Badajoz) y conquistador del imperio azteca en el recién descubierto continente americano, tomó la decisión de retirarse para morir aquí en 1547. Encontró su lugar de descanso y retirada terrenal. El viajero puede revivir su presencia si visita la Casa Museo de Hernán Cortés, a la derecha de la entrada del Palacio de los Montpensier.

Piezas que componen parte del tesoro del caramboleo

Tesoro del Carambolo.

Precisamente, uno de los capítulos históricos del paso del militar extremeño por tierras aztecas fue la batalla que su ejército mantuvo con la tribu de los tlahuicas, quienes fundaron la ciudad de Cuernavaca, en el estado de Morelos, situada a 85 kilómetros al sur de la capital mexicana. Cortés se apoderó del municipio y estableció allí su residencia. De su presencia permanece en pie el Palacio de Cortés, un hermoso monumento histórico.

En la actualidad, Cuernavaca es considerado un lugar paradisíaco por la candidez de su clima y un paisaje repleto de flores, por lo que se ha convertido en uno de los principales focos turísticos de México. La oferta de alojamientos es amplia y variada, por lo que decidirse por un hotel en Cuernavaca a buen precio no le resultará complicado al viajero.

Dónde dormir: Hotel Leflet; Calle Real, 106; 41950 Castilleja de la Cuesta (Sevilla); teléfono: 954169191.

Dónde comer: Restaurante Los Navarros; Calle del Convento, 40; 41950 Castilleja de la Cuesta (Sevilla); teléfono: 954162053.

Captura de pantalla 2013-06-26 a la(s) 23.38.30

Monasterio de Uclés (Cuenca)

Es conocido como El Escorial de la Mancha. El Monasterio de Uclés, siglo XVI, se parece a un castillo porque en realidad lo es: es la casa madre de la Orden militar de Santiago. Por una parte es convento y por la otra castillo. Edificado sobre parte del perímetro de la fortaleza de la cual se conservan las torres de la Plata y del Homenaje, el complejo fue donado por el Rey Alfonso VIII a la orden militar para albergar las huestes que lucharían en la Reconquista. Ésta, con la llegada del primer maestre don Pedro Fernández, la convirtió en una fortaleza monacal.

Durante unos cuantos años, la Orden de Santiago dispuso de una sede en San Marcos de León que rivalizó con la de Uclés, hasta que Fernando III el Santo unió ambas en 1230. Desde entonces, a Uclés se la considera como la sede de esta orden a la que pertenecieron ilustres artistas como Velázquez o Quevedo. Es un lugar con mucha historia y pasado, sin duda.

vista lateral del monasterio de uclés

Castillo monasterio de Uclés./-www.escapadasparados.es

El castillo convento tiene bajo sus cimientos un castro celtíbero sobre el que los visigodos levantaron un castrum que los moros rehicieron y que, tras la conquista cristiana, los caballeros santiaguinas aprovecharon para levantar parte de sus edificios. Aunque en el transcurso del tiempo le han hecho tantas adiciones y reformas que a veces resulta difícil identificar cada periodo.

El recinto extendía sus murallas y defensas alrededor de un kilómetro cuadrado de superficie, que dejaba a la localidad conquense en penumbra una hora antes que los pueblos vecinos. La pérdida del carácter militar de la orden santiaguesa tras el empuje cristiano aceleró la transformación de Uclés en un monasterio. Su construcción duró más de dos siglos.

Para acceder al conjunto, el viajero debe atravesar una primera muralla de la albahaca que protegía la huerta, regada por el río Bedija para, dejando atrás un segundo muro dispuesto en cremallera, llegar al convento propiamente dicho, construido entre 1529 y 1735. Al ala este plateresca (iniciada en 1529 por Carlos V), sucede una iglesia de estilo herreriano (siglo XVI), un extenso patio de armas (siglo XVII), las alas norte y sur y la portada principal, churriguresca (1735), bajo el reinado de Felipe V.

vista de la fortaleza de uclés.

Castillo fortaleza de Uclés./minube.com

El convento, propiamente dicho, se alza sobre un templo anterior de estilo gótico. Construido enteramente en piedra de sillería muestra una fachada adornada con relieves y coronada por una gran estatua de Santiago. Un gran portal da entrada al espacioso patio adornado con galerías bajas y altas, con un aljibe en el centro y una escalera que comunica con las antiguas habitaciones y viviendas de los canónigos, cátedra, hospedería, refectorio,…

La sacristía, de estilo platero, y el refectorio, que luce un artesonado de caserones hexagonales, decoración vegetal y medallones con las efigies de los maestres de la Orden de Santiago, sobresalen entre las distintas dependencias monacales. La iglesia, de una sola nave con crucero alto separado por una magnífica reja con las armas reales y la cruz de Santiago, corresponde al proyecto de don Juan de la Vega, que trabajó en ella en el siglo XVI.

En el altar mayor se conserva un retablo del siglo XVII que conserva pinturas de la pasión de Cristo y la glorificación del Salvador. En el centro hay un cuadro de Santiago Apóstol (siglo XVII), de Francisco Ricci. Tras la desamortización de Mendizábal (1836), el edificio ha sido monasterio, internado, noviciado, hospital, cárcel y seminario.

panorámica del monasterio de uclés

Vista general del Monasterio de Uclés./Mr. Tickle

En la iglesia del monasterio de Uclés, cuyo conjunto está declarado Monumento Nacional, se localiza la tumba del poeta Jorge Manrique y de su padre don Rodrigo Manrique, maestre de Santiago. Entre sus muros tomó el hábito Santo Domingo de Guzmán, fundador de los dominicos.

El viajero habrá visto el monasterio aunque sea de lejos porque es el fondo de la última escena de la película Alatriste, cuando el capitán de la famosa serie de Arturo Pérez Reverte muere en la batalla de Rocroi. Y si está interesado en visitar el recinto, debe saber que la entrada es libre. Los horarios, sujetos a la disponibilidad, son, en verano, de 10 a 18 horas. En invierno, de 10 a 20 horas. Si se contrata audioguía el precio es de 4 euros.

Rica es la historia y los tesoros artísticos que se pueden hallar en el Monasterio de Uclés. Tan solo invito al viajero a que abra bien los ojos y disfrute de este vídeo emitido por el canal autonómico de Castilla la Mancha, que le pone en antecedente si desea organizar su hatillo y emprender rumbo a Cuenca. Le sorprenderá el lustroso pasado que conserva este sitio, así como otros lugares de la provincia como Alarcón o el parque romano de Segóbriga:

 

Dónde dormir: Casa Palacio-Villa de Uclés; c/ Angustias; Uclés (Cuenca); teléfono: 969135065.

Dónde comer: La Posada de Perico Misón; Plaza Pelayo Quintero, 4 2ª; Uclés (Cuenca); telefono: 609156337.

Medina Sidonia (Cádiz)

Al sur de Cádiz, en el corazón de la Ruta del Toro, emerge Medina Sidonia (12.000 habitantes), cuyo topónimo procede de la mezcla árabe (Medina, que significa ciudad) y fenicia (Sidón) Se trata de uno de los conjuntos históricos-artísticos más bonitos, no solo de la provincia gaditana, sino de toda Andalucía.

Medina Sidonia es, además de pueblo, el famoso título ducal de los Guzmanes, cuyas posesiones se extendían por Huelva, Sevilla y Cádiz. El duque de Medina Sidonia era más rico que el rey e incluso estuvo tentado de descubrir América por su cuenta cuando apadrinó a Colón.

Panorámica de Medina Sidonia./Veronique Debord

Aquí se establecieron los fenicios después de tantear por todo el Mediterráneo. Después de ellos llegaron los romanos, los visigodos y hasta los bizantinos. Del paso de todos estos pueblos el viajero puede visitar las antiguas cloacas romanas en el centro del pueblo. En tiempos de la Reconquista fue sede de varias órdenes militares, como la Orden de Santiago y la de Santa María.

El caserío, el alcázar y las ruinas del castillo están situados sobre un cerro de 300 metros rodeado de fértiles llanuras. Desde aquí se pueden disfrutar de las mejores vistas de la serranía. Las calles son estrechas y finas entre barrios populares jalonados de arcos, parejas de casitas encaladas y tiestos floridos en las ventanas.

Caballerizas del Duque de Medina Sidonai./Danipan

De la antigua muralla se conservan tres puertas: las del Arco de Belén, la puerta del Sol y la de la Pastora. Desde esta última se llega a la iglesia de Santa María de la Coronada, de estilo gótico, que tiene un bello retablo mayor renacentista.

A su lado, el pequeño convento de San Cristóbal y Santa Rita (siglo XVI) En él se elaboran los mejores dulces de la localidad, sobre todo los célebres alfajores de Medina. La iglesia de la Victoria, por su parte, alberga la conocida imagen de la Virgen de la Victoria.

Murallas del castillo de la localidad gaditana./Danipan

En Medina, cuyo casco histórico es Bien de Interés Cultural, se puede disfrutar de la historia del templo más antiguo de toda Andalucía. Es la ermita visigoda de los Santos Mártires, que data del año 630.

También para visitar cabe destacar la existencia de un puente romano, el monasterio de San José del Cuervo, el convento de las Descalzas (siglo XVII), el Ayuntamiento (siglo XVI), La Alameda (s. XVI), la Plaza de Abastos, las Caballerizas del Duque (s. XVI) o la Torre de Doña Blanca de Borbón (siglo XIV)

Iglesia de Santa María

Iglesia de Santa María./Danipan

La muestra en imágenes de todos los encantos que guarda Medina Sidonia os la anticipo a modo de aperitivo en este pequeño vídeo. ¿A qué estáis esperando para visitarla?:

fuente: zasary

Dónde dormir: Hotel Medina Sidonia; Llanete de Herederos, 1, 11170, Medina Sidonia (Cádiz); Teléfono: 956412317; medina-sidonia@tugasa.com; www.tugasa.com.

Dónde comer: Restaurante Miguel Angel Romero Romero; C/ San Juan, 4; 11190, Medina Sidonia (Cádiz); Teléfono: 956424719

Jerez de los Caballeros (Badajoz)

Acostada sobre las faldas de Sierra Morena, al sur de la provincia de Badajoz y muy próxima a Portugal, se sitúa la pintoresca ciudad de Jerez de los Caballeros. Esta localidad extremeña, declarada Conjunto Artístico Monumental, ya da muestra de vestigios de la época romana hallados, en la que era conocida como Fama Iulia, como los mosaicos de villa del Pomar, la calzada del Alto del Empedrado, el Puente Viejo o numerosas estelas funerarias.

Jerez de los Caballeros cuenta con una tradición histórica de postín, en la que sobresalen las hazañas protagonizadas por los exploradores Hernando de Soto, fundador de la Florida en los Estados Unidos y Vasco Núñez de Balboa, descubridor del Océano Pacífico.

Flickr

Con la conquista por Alfonso IX de León en 1230, con ayuda de los templarios entró Jerez en la época cristiana. Gracias a la Orden del Temple comienza una repoblación y engrandecimiento de la comarca, a la que debe su toponímia. En 1370 el rey Enrique II cedió a la Orden de Santiago la ciudad extremeña, que también la enalteció.

Son característicos en su panorámica hermosa y excelsa sus torres, muralla y castillo que dominan una urbe jalonada, además, por plazas, palacios, fuentes, conventos o ermitas que le otorgan un estilo entre el barroco y renacentista mezclado de una influencia andaluza para conformar una personalidad propia y, sobre todo, atractiva al interés del viajero.

El patrimonio monumental y artístico que poseen los rincones de Jerez de los Caballeros es indudable, fruto del paso de las personalidades que han conformado su peculiar historia. De entre él destaca la Parroquia de Santa María, el templo más antiguo del municipio, de época visigoda. La presencia templaria ha dejado su impronta en el Castillo fortaleza y la Torre Sangrienta, del siglo XIII.

De estilo barroco es la Parroquia y Torre de San Miguel (1749), construida de ladrillo, barro cocido y decorada con azulejos. Por su parte, el origen de la Torre de San Bartolomé se remonta a la época de la Reconquista. También de interés para visitar resulta recomendable las excelentes imágenes en su interior que alberga la Parroquia de Santa Catalina, de influencia neoclásica.

De nuevo, un interesante vídeo os resume el encanto de Jerez de los Caballeros: