Brihuega (Guadalajara)

plaza_coso_brihuega_lugares_historia

La Alcarria, la comarca de las mieles, cuenta con un importante patrimonio monumental, natural e histórico que conviene explorar de manera sosegada. Y el corazón de esa Alcarria es Brihuega, llamada también ‘Jardín de la Alcarria’, una villa histórica y monumental situada en un altiplano desde el que se dominan los bellos parajes del valle de Tajuña. Como podrá apreciar el viajero a continuación, Brihuega es uno de esos lugares no turísticos de Castilla La Mancha, que no suelen aparecer en las guías convencionales, pero que los amantes del pasado y la historia deben marcar en rojo dentro de su agenda viajera. Sigue leyendo

Fuerte de San Francisco (Guadalajara)

cripta_iglesia_san_francisco_lugares_historia

Fue a la vez bastión defensivo en tiempos de la Guerra de la Independencia contra los franceses, monasterio y convento. El Fuerte de San Francisco es un complejo arquitectónico de recia fisonomía que bastante tiempo atrás estuvo en manos de los caballeros templarios; sí, aquellos a los que se les atribuye la custodia del Grial o de la Sábana Santa en plena Edad Media o ser conocidos como los primeros banqueros de la historia porque llegaron a manejar ingentes cantidades de dinero en aquella época. Una gran erudita sobre esta apasionante orden religiosa militar nos invita a viajar hasta la capital de la Alcarria para descubrir uno de los lugares con más historia de toda España. Sigue leyendo

Pastrana (Guadalajara)

Lugares con historia vuelve a contar con una colaboración de lujo. Para el que suscribe este humilde blog, claro está. Pero por su profesionalidad y buen hacer a nivel histórico y periodístico, a los hechos me remito. Nacho Ares es historiador y arqueólogo. Apasionado y gran conocedor del Antiguo Egipto, conduce las madrugadas de los sábados el excelente programa divulgativo Ser Historia y colabora en el programa televisivo Cuarto Milenio. Ahora, en Lugares con historia, Nacho Ares  invita al viajero a descubrir un destino apasionante por su esplendoroso pasado y a una protagonista de excepción.

Al sur de Guadalajara, por la N-320 en dirección a Sacedón, se encuentra el desvío que por la C-200 lleva a Pastrana, importante villa de la Alcarria manchega enclavada entre el Tajo y el Segura. Durante el siglo XVI perteneció a la Orden de Calatrava, hasta que Carlos V la vendió a doña Ana Mendoza de la Cerda, viuda de don Diego Hurtado de Mendoza y duquesa de Pastrana. La legendaria dama del parche en el ojo.

edificio de pastrana conocido como palacio ducal

Palacio Ducal de Pastrana./Sixt

La localidad alcarreña de Pastrana está unida de forma irremediable a la figura histórica de este personaje excepcional: Ana de Mendoza y de la Cerda, princesa de Éboli y esposa de Ruy Gómez de Silva, secretario de Felipe II. Fue una de las mujeres de más talento de su época, y aunque perdió un ojo mientras entrenaba esgrima, se la consideraba como una de las damas más hermosas de la corte española. No está probado que fuese amante de Felipe II, pero sí que mantuvo una relación, ya viuda, con el secretario real Antonio Pérez.

A esta época, los albores del Renacimiento español (siglos XV-XVI), si es que se llegó a atisbar esta corriente histórica y artística en nuestro país, pertenecen la mayor parte de las joyas arquitectónicas y patrimoniales que aún se mantienen en pie en Pastrana. El más destacado y que el viajero no debe dejar pasar la oportunidad de visitar es su fantástico palacio Ducal (siglo XV), obra de Alonso de Covarrubias. Viajar por España descubre al viajero, en ocasiones, monumentos de tanta belleza e historia.

Ana de Mendoza, la princesa de éboli

La princesa de Éboli./coloma

En su interior, muy restaurado, aún rezuman las historias y leyendas vinculadas a la princesa de Éboli y al tormentoso encierro sufrido en una de las alas del edificio, en concreto en la cámara de la Reja Dorada, hasta su muerte en 1592. El palacio, renacentista, muestra muchos elementos manieristas. Destacan sus torreones, portada, columnas, frontón y escudo. La princesa de Éboli fue recluida por estar acusada de conspirar en la intriga palaciega que condujo al asesinato de Escobedo, secretario de don Juan de Austria, y a la huida de Antonio Pérez.

Precisamente, con la llegada de los príncipes de Éboli, Pastrana dio un giro espectacular a su historia. Se convirtió en uno de los lugares para conocer con mayor interés de la España de entonces. Con ellos, Santa Teresa de Jesús levantó dos fundaciones, una para hombres (monasterio del Carmen) y otra para mujeres, el monasterio de San José (Monjas de Abajo)

El otro gran edificio de Pastrana, sustentado también por los príncipes de Éboli, es su iglesia parroquial de la Asunción de la Virgen María, antigua colegiata (siglos XIII-XIV) y adosada a la iglesia gótica de la Orden del Temple (siglos XII-XIV) En ella no solamente puede el viajero descubrir infinidad de recuerdos de los príncipes, sino también un extraordinario museo de tapices. En la cripta de la colegiata descansan los restos de doña Ana de Mendoza, junto a los de su esposo, algunos de sus hijos y otros miembros de la familia Mendoza.

iglesia sagrado corazón de pastrana

Ermita del Sagrado Corazón./Gsd2000

Del castillo y las murallas y algunos restos, el casco histórico de Pastrana, declarado Bien de Interés Cultural, conserva el trazado medieval. Pero Pastrana tiene mucho más que ofrecer a quien tiene el placer de visitarla y conocer su historia. El barrio de los moriscos, la judería, el monasterio de San Francisco, la plaza de la Hora o la Fuente de los Cuatro Caños, son solo algunos de los obligados ejemplos que no hay que dejar escapar la oportunidad de visitar.

La famosa capital de la Alcarria fue una ciudad singularmente rica entre los siglos XVI y XVII, bajo el poder de los Éboli. Si el viajero busca lugares no turísticos para visitar, sin masificar, pero dotados de un pasado con historia, Pastrana es el destino ideal. En las afueras se ubica el convento del Carmen, con una iglesia barroca que alberga un museo de historia natural muy curioso compuesto por animales exóticos naturalizados procedentes del lejano Oriente.

Dónde dormir: Hotel Palaterna; Gral. Cayuela, 2; 19100 Pastrana (Guadalajara); reservas@hotelpalaterna.com; teléfono: 949370127.

Dónde comer: Restaurante El Cenador de las Monjas; Travesía de Inés, 1; Pastrana (Guadalajara); teléfono: 949370101.

Plano de Pastrana

Zorita de los Canes (Guadalajara)

En el municipio de Zorita de los Canes, perteneciente a la Alcarria Baja se encuentra el yacimiento de la única ciudad visigoda conocida en Europa: Recópolis (la ciudad de Recaredo), construida sin embargo por el rey Leovigildo en el año 578 para conmemorar la consolidación del poder real y el Estado conocido como reino visigodo de Toledo. Con el tiempo, se transformó en un impresionante bastión militar y en la capital de la Celtiberia.

Bajo la protección de su excelso castillo, las ruinas de Recópolis ocupan lo alto del cerro de la Oliva, que domina tres valles y la vega del Tajo, lugar de buena hierba para los caballos, de buenos cielos para la cetrería y buenos bosques para la caza del jabalí. Su construcción constituye un ejemplos de planificación urbanística que incluía palacio, zona comercial, viviendas, muralla o arrabales. De ahí su posición estratégica.

arco y ruinas de la basílica de la antigua ciudad de recópolis

Restos de la basílica visigoda de Recópolis./Borjaanimal

Recópolis se convirtió en una ciudad importante durante la época visigoda. Los moros conquistadores la abandonaron a mediados del siglo IX y la utilizaron como cantera de materiales para construir la cercana ciudad de Zorita. Dos siglos después, ya en tiempos cristianos, volvió a poblarse fugazmente y le construyeron una iglesia.

El yacimiento de Recópolis, hoy convertido en un estupendo parque arqueológico y declarado Conjunto Histórico-Artístico, permite comprender al viajero diversos aspectos de la cambiante comunidad visigoda, musulmana y cristiana desde el siglo VI hasta el XVII. Al contemplarlo, es fácil imaginar su relevancia: un recinto amurallado de más de 33 hectáreas albergaba una basílica y un gran palacio donde se encontraban los aposentos reales y que funcionaba como centro administrativo, viviendas y talleres.

ruinas y restos de la antigua ciudad de recópolis

Conjunto palatino en la antigua ciudad de Leovigildo./Borjaanimal

Asimismo, un Centro de Interpretación permite realizar un recorrido del siglo VI al XVII. El museo ofrece a quien lo visita información, servicios y actividades diversas. Zorita de los Canes también está marcada por la presencia de la Orden Militar de Calatrava. Su huella permanece en el sello grabado a los pies del arco de entrada a la villa alcarreña. Zorita fue sede de la orden desde finales del siglo XII hasta comienzos del XIII.

El apellido ‘De Los Canes’ proviene, según la leyenda popular, de una época en la que la localidad manchega estuvo custodiada por perros que se ocupaban de protegerla. Resulta de interés para el viajero conocer, asimismo, el camino medieval de Zorita, una antigua vía que conectaba la villa con Recópolis y donde todavía hoy se conservan las marcas de los carros en algunos tramos.

ruinas de la basílica visigoda de recopolis en zorita de los canes

La que fue basílica visigótica todavía hoy se puede contemplar./Borjanimal

Más contemporánea para el viajero, es la huella literaria que ha dejado impresa un insigne escritor local, nada más y menos que un Premio Nobel. Por Zorita pasó en la primavera de 1946 Camilo José Cela en su popular obra Viaje a la Alcarria, lugar al que dedicó unos insignes e ilustres párrafos.

A finales de los años sesenta, a escasos tres kilómetros de Zorita se inauguró la central nuclear José Cabrera, la primera de España de estas características, que fue clausurada hace siete años.

La forja de la única ciudad visigoda no solo conocida en España, sino en el Viejo Continente, perdura en este enclave histórico que es Recópolis, junto a Zorita de los Canes. Si ya resultaba complicado aprender en el colegio la lista de los Reyes Godos, ahora solo trataremos de que se recuerde parte del pasado de nuestro país con este vídeo:

 

Dónde dormir: Posada rural Casa Las Hazas; C/ Rio Tajo s/n; 19119 Zorita de Los Canes (Guadalajara); teléfono: 635415907.

Dónde comer: Bar Restaurante Moreno; C/ Natalio Gumiel Morago, 8; Almonacid de Zorita (Guadalajara); teléfono: 949375247.

Sigüenza (Guadalajara)

Ejemplo turístico donde los haya, Sigüenza, en la provincia de Guadalajara, conserva intacto su casco antiguo de origen medieval y su valor más universal: el sepulcro de un joven que parece mirarnos desde la eternidad, una de las estatuas españolas más conocidas.

De los muchos atractivos artísticos y culturales con los que cuenta esta ciudad manchega, es la Catedral el más destacado de sus monumentos. Su construcción comenzó en el siglo XII, aunque las obras se prolongaron hasta el XV. De estilo gótico cisterciense, está flanqueada por dos torres macizas y un gran rosetón.

En los laterales de la Catedral se suceden un sinfín de capillas, entre las que sobresale la de San Juan y Santa Catalina, donde se encuentra el sepulcro del doncel Martín Vázquez de Arce, muerto a los 25 años cuando participaba en la conquista de Granada. Construido en mármol marfileño recostado sobre su tumba, es de un gran hiperrealismo escultórico.

Frente a la fachada sur del edificio se abre la Plaza Mayor, con soportales en uno de sus lados y, en su fondo, el Ayuntamiento, con escudos labrados en piedra en su fachada. Por la calle Mayor se llega hasta la Iglesia de Santiago, con portada románica.

Si se coge la Travesaña Alta se llega a la Iglesia de San Vicente y, justo enfrente, se alza la Casa del Doncel, palacio del siglo XV. Por la misma calle medieval el viajero se topa con la plaza de la Cárcel, en torno a la que se levantan edificios de interés como la Posada del Sol y el Ayuntamiento Viejo.

La última parada nos lleva rumbo al imponente castillo del siglo XII, donde se emplaza el Parador, dotado de una vista privilegiada sobre Sigüenza. Antaño residencia de obispos, cardenales y reyes, la fortaleza, hoy en parte hospedaje, conserva salones señoriales y un patio empedrado, entre otros encantos.

Pero la provincia de Guadalajara es mucho más, sin duda. Ideal para conocer parte de su patrimonio, historia y gastronomía en un fin de semana. Si quieres obtener más información para tu escapada, te recomiendo leer este artículo de Viajes de Primera.

Como viene siendo habitual, os dejo otro vídeo que muestra, de forma breve, las maravillas que esconde este destino der nombre Sigüenza: