El Canto del Pico (Madrid)

torrelodones_canto_pico_palacio

Alejado del mundanal del ruido, rodeado de una grata naturaleza y emplazada a más de un millar de metros de altura sobresale un escenario de película, abandonado, propio de una historia de terror, pero no exento de un pasado rico en historia reciente. El Palacio del Canto del Pico, que pertenece al término municipal de Torrelodones, fue refugio personal de Francisco Franco, antes cuartel militar de Indalecio Prieto durante la Guerra Civil y residencia de Antonio Maura, presidente del Gobierno a comienzos del siglo XIX (llegó a serlo hasta en cinco ocasiones), quien falleció en su interior cuando bajaba las escaleras. Hoy el sitio está declarado Bien de Interés Cultural. Sigue leyendo

Anuncios

Los túneles secretos de Franco y Hitler (Gran Canaria)

tuneles_secretos_canarias

Las ínfulas belicosas de Francisco Franco le llevaron a planear entrar en la Segunda Guerra Mundial para combatir al lado de la Alemania de Hitler y sus aliados del Eje. Y para apoyar al régimen nazi el caudillo ideó ejecutar un enorme laberinto de túneles secretos y fortificaciones bajo el antiguo cuartel de la Armada Manuel Lois de Tamaraceite, ubicado en Gran Canaria. Con 7.000 metros cuadrados de intrincadas galerías, este espectacular complejo subterráneo serviría de polvorín, sala de almacenamiento de torpedos y hasta de base de suministros para submarinos. Es una de las construcciones militares de los años 40 más grandes de Gran Canaria y, por derecho propio, uno de los lugares con mayor historia de las Islas Afortunadas. Sigue leyendo

La Línea P (País Vasco, Navarra, Aragón, Cataluña)

linea_p_biescas_lugares_historia

Los Pirineos han servido, a lo largo de la historia y el presente, para establecer y delimitar la frontera natural entre España y Francia. Pero el delirio de Francisco Franco le llevó, una vez finalizada la Segunda Guerra Mundial, a erigir en nuestro país la mayor obra de fortificación militar construida en Europa. Sigue leyendo

Archivo de Salamanca (Castilla León)

Archivo_Salamanca

Se trata del mayor archivo de documentación compilado referente a la más sangrante contienda civil contemporánea acaecida en nuestro país. El Archivo de Salamanca, situado en el edificio que ocupó el Colegio San Ambrosio (un antiguo hospicio del artista Joaquín de Churriguera) alberga miles de fondos con verdadera historia, una fuente documental de enorme valor para los historiadores. Reúne archivos comprendidos en el periodo que abarca entre 1936 y 1978. Sigue leyendo

Cerro de los Ángeles (Madrid)

Como epicentro de un complejo religioso a diez kilómetros al sur de Madrid, sobre la meseta de un otero considerado centro geográfico de la Península, en la localidad de Getafe, se alza el Cerro de los Ángeles, en cuya cima, a 666 metros de altura se yergue un monumento dedicado al Sagrado Corazón, inaugurado por Franco en la década de los sesenta del pasado siglo, sobre las ruinas del monumento primitivo que inauguró el rey Alfonso XIII en 1919 y los milicianos republicanos dinamitaron en la Guerra Civil.

Rebautizado por los milicianos como Cerro Rojo, fue ocupado fugazmente durante la batalla de Madrid por brigadistas internacionales y milicianos comandados por Enrique Líster. Pero un contraataque de los moros de Franco los aniquiló causándoles más de doscientos muertos. Terminada la contienda, Franco concedió al montón de escombros el título de ‘Mutilado por la Patria’ y dispuso la construcción de un nuevo monumento, réplica del anterior, al otro lado de la explanada.

Monumento religioso dedicado al Sagrado Corazón./Miguel303xm

El monumento dedicado al Sagrado Corazón no es más que un plan propagandístico del régimen iniciado por la Iglesia para contrarrestar los efectos del laicismo en época de contienda. Dicho gigante calcáreo poseía unas dimensiones colosales: 28 metros de altura, 14 de anchura y 16 de fondo.

Presentaba, además, una imagen del Sagrado Corazón de Jesús de 9 metros de altura y a sus pies, junto a la cartela con la afirmación del titular ‘Reino de España’, aparecían, a un lado y al otro, imágenes igualmente ciclópeas de la Inmaculada Concepción, de Santa María Alacoque (una monja a la que dicen se le apareció Cristo), Santa Gertrudis, el padre Hoyos (otro religioso al que al parecer también se le presentó), San Juan Evangelista, San Agustín, San Francisco de Asís y Santa Teresa de Jesús.

El Cerro de los Ángeles visto desde la ciudad de Getafe./Miguel303xm

Del otro lado del Cristo, en composición asimétrica, se representaba la ‘Humanidad que intentaba santificarse’ con las figuras alegóricas de la Caridad, la Virtud, el Amor, la Humildad y el Arrepentimiento. El conjunto se completa con otros edificios religiosos como un seminario, un convento carmelita, una residencia y la ermita de la Virgen de los Ángeles. Asimismo, en la parte izquierda del pie que sostiene la imagen del Sagrado Corazón destaca el escudo de armas del Papa Benedicto XV (Giacomo della Chiesa), cuyo papado duró de 1914 a 1922.

La actual ermita de Nuestra Señora de los Ángeles al parecer ya fue edificada sobre una antigua atalaya de origen árabe a principios del siglo XI. Tiene una nave de 36 metros de largo y 11 de altura. Bajo el monumento del Sagrado Corazón aparece la basílica, de tres naves y una bóveda central de cúpula esférica. También forma parte del complejo religioso la lonja de las peregrinaciones, una amplia explanada de forma rectangular cuyas dimensiones ocupan una superficie de 130 por 80 metros.

Ermita emplazada sobre el conjunto religioso./Pavlemadrid commons

El viajero cuenta con el doble atractivo del monumento levantado por la munificencia del Caudillo y las ruinas del malogrado primer coloso. A pesar de su significación religiosa, el cerro es un lugar apacible porque sus laderas repobladas con pinos carrascos se han convertido en un lugar de recreo y esparcimiento para los madrileños.

Hay merenderos, paseos, circuitos de footing, fuentes, aseos, parques infantiles y hasta un campo de fútbol. Se trata de un enclave religioso, monumental y paisajístico que atrae a muchos visitantes cada año.

El monumento destaca por sus gigantescas proporciones./Pavlemadrid commons

Fotograma a fotograma, este vídeo que os muestro recorre los rincones que conforman el complejo religioso levantado sobre el Cerro de los Ángeles, a mayor gloria del arraigado catolicismo reinante en la época de posguerra. Dejando al lado su connotación religiosa, forma parte de la historia de nuestro país y sobresale como conjunto monumental que merece la pena ser visitado.

fuente: Eusebi68

Dónde dormir: Los Olivos Hotel; Carretera Andalucía, Km 12,700; Getafe; teléfono: 916956700.

Dónde comer: Restaurante La Bámbola; Calle Hospital San José, 8; Getafe; teléfono: 916951721.

Belchite (Zaragoza)

Del pueblo que vio nacer a Francisco de Goya y Cifuentes (Fuendetodos) a Belchite hay una veintena de escasos kilómetros que le merece la pena recorrer al viajero, pues esta localidad de poco más de 1.600 habitantes trabaja para convertir el viejo Belchite, totalmente destruido durante la Guerra Civil en agosto de 1937, en un museo de las consecuencias de la guerra.

El perfil descalabrado de la población sigue en parte en pie pese al tiempo transcurrido. Las ruinas, unas cuantas calles solitarias, una plaza o el esqueleto de la iglesia mudéjar de San Martín, se han degradado bastante, pero todavía son evocadoras como para atraer miles de visitantes. Otros restos visitables son las ruinas de la Torre del Reloj (antigua Iglesia de San Juan), del siglo XVI, las del Convento de San Rafael o las del Convento de San Agustín.

Vista general de la desolada localidad de Belchite./ecelan

En lugar de su reconstrucción, el régimen de Franco decidió crear un pueblo nuevo al lado, para dejar intactas las ruinas del anterior como recuerdo de la contienda y de lo que se consideraron “excesos” del bando vencido. El proyecto que maneja el Ayuntamiento es el de consolidar las estructuras de los edificios más representativos como iglesias, puertas de entrada y arcos.

Mucho antes de ser víctima de la destrucción de la guerra, Belchite perteneció hasta 1118 a la Taifa de Zaragoza. Después fue conquistada por Alfonso I de Aragón, el Batallador. También tuvo lugar aquí otro enfrentamiento bélico de trascendencia para la historia de España: la batalla de Belchite de 1809 en plena Guerra de la Independencia.

Solo quedan en pie ruinas de edificios tras los bombardeos de la Guerra Civil./ecelan

Los franceses ganaron aquella batalla y Napoleón hizo inscribir el nombre de Belchite en el arco del triunfo de París. Un pasado truculento: Y eso sin contar las sangrientas confrontaciones que tuvieron romanos y cartagineses en la zona durante las guerras púnicas.

Belchite se convirtió en uno de los pueblos más prósperos de principios del siglo XX en la provincia de Zaragoza. Entre sus bellos muros de estilo mudéjar llegaron a contabilizarse dos conventos y varias iglesias, símbolo de la buena salud económica de la comarca.

El pueblo antiguo de Belchite es un museo dedicado a los horrores de la guerra./Tamorlan

El antiguo Belchite, que los vecinos abandonaron en los sesenta para trasladarse a la moderna ciudad levantada en sus inmediaciones, es desde hace años un interesante foco de atracción turística. Cerca del pueblo se encuentran dos parajes esteparios de sumo interés ecológico en los que se refugia una fauna y una vegetación muy peculiar: la balsa del Planerón y La Lomaza.

A destacar también el Museo Etnológico y el Santuario de Nuestra Señora del Pueyo. La localidad aragonesa, debido a su particular geografía, ha sido escenario de rodaje de varias películas como Las aventuras del Barón Munchausen o El laberinto del fauno. De Belchite desciende el cantautor catalán Joan Manuel Serrat.

El recuerdo de los desastres del pasado todavía permanece vivo en las ruinas de Belchite. Con la idea de que no se repita una historia tran truculenta en el futuro, el viajero puede disfrutar de otra óptica distinta sobre las consecuencias de una guerra que marcó el devenir de nuestro país. Aquí podéis obtener más infomación si queréis visitar Belchite:

Los restos de la iglesia de San Agustín aguantan como pueden en pie./ecelan

Con un interesante fotomontaje y una ambientación sonora acorde con la calidad de las imágenes, os vuelvo a dejar con la ración semanal de vídeo, en esta ocasión correspondiente a un lugar con mucha historia, Belchite:

fuente: SirJABAT

Dónde dormir: Hotel Capricho de Goya; Paseo Vista Alegre, 5; Fuendetodos (Zaragoza); teléfono: 976143890.

Dónde comer: Restaurante El Pueyo; Camino C, 2; Belchite (Zaragoza); teléfono: 976830827.

El Pardo (Madrid)

A escasos kilómetros de Madrid se encuentra el Real Sitio de El Pardo, lugar de gran riqueza patrimonial y ecológica. Antiguo cazadero de reyes, el bosque del lugar alcanza las 13.000 hectáreas de extensión. Sin duda, su hermoso palacio sobresale entre tanta belleza e historia.

El palacio de El Pardo fue en su origen un pabellón de caza del rey Enrique III (1405), aumentado por Carlos V y su hijo Felipe II y por los borbones Felipe V, Carlos III y Carlos IV, que le dieron su forma actual sobre planos de Francesco Sabatini.

Palacio Real de El Pardo./Esetena

De planta rectangular, flanqueado por torres y ventanas de piedra labrada, el edificio luce entre hermosos jardines de aire francés. Su interior está alhajado con bellos tapices, buenas pinturas, frescos y exquisito mobiliario.

La que fuera también residencia de Francisco Franco es en la actualidad lugar de alojo y pernoctación de los jefes de Estado en visita oficial a España. El viajero puede visitar el despacho del caudillo, bien conservado.

Foso del palacio madrileño./Esetena

En el cementerio de Mingorrubio, en el término municipal de El Pardo, construyeron sus panteones alguna añejas figuras del régimen franquista como la mujer del caudillo, Carmen Franco, y la familia de Carrero Blanco, jefe de Gobierno en la última etapa de la dictadura.

En El Pardo vivió durante muchos años el pintor Francisco de Goya Lucientes, en la antigua casa de Postas, que se situaba en la plaza del pueblo. Por su parte, el rey Alfonso XII murió en la localidad en 1885.

Fachada lateral y jardín del palacio de El Pardo./Esetena

Otros edificios de interés destacan la fisonomía de este pequeño pueblo: los conventos de las concepcionistas franciscanas, el de los capuchinos (siglo XVI), o el palacete de la Casita del Príncipe.

Al sudeste del bosque, hacia Fuencarral, se ubica La Quinta, casa de campo de mediados del siglo XVIII construida por don Alonso Fernández Manrique de Lara, duque de Arco. Sirvió de lugar para las audiencias del príncipe Juan Carlos.

Talla del Santísimo Cristo de El Pardo./xauxa

Merece también la pena visitar la iglesia de la Virgen de los Ángeles o del Santo Cristo de El Pardo, fundada por Felipe III. Cerca de El Pardo se encuentra la residencia de los Reyes de España, el palacio de la Zarzuela.

El vídeo de a continuación invita a cualquier viajero que se precie a una estupenda excursión:

fuente: dondeviajamos