Alcalá del Río (Sevilla)

guadalquivir_alcala_rio_lugares_historia

El nombre que gozó durante la ocupación romana da fe del estatus que llegó alcanzar. Y es que, en sus inmediaciones tuvo lugar la trascendental batalla de Ilipa en el año 206 a.C., donde la victoria romana frente a Cartago permitió a los primeros asentarse en la península ibérica y dar paso a siglos de colonización sobre la que denominaron Tierra de conejos. Ilipa Magna fue una importante ciudad romana sobre cuyos restos se sitúa la localidad Alcalá del Río, localizada al norte de la capital sevillana y a la derecha del río Guadalquivir. De los mayores lugares con historia, aunque no tan turísticos, que todavía quedan por Andalucía. Sigue leyendo

Anuncios

Entrevista a Santiago Posteguillo (escritor)

Lugares con historia retoma la entrevista. Tras la charla mantenida con todo un erudito en historia clásica como es el profesor y escritor Javier Negrete, esta humilde bitácora vuelve a contar con un invitado de lujo. Cultivado como pocos sobre la antigua Roma, es uno de los escritores de novela histórica que mayor expectación despierta entre sus colegas y más éxito de ventas está cosechando sobre el público lector de nuestras letras. Sus admiradores ya se cuentan por legiones. Y nunca mejor dicho. Sigue leyendo

Bailén (Jaén)

Encrucijada de caminos entre el Oriente y Occidente de Andalucía, la localidad jienense de Bailén (18.000 habitantes) puede presumir de haber sido escenario de dos de las batallas militares de más importancia que han acaecido en la Península Ibérica. Unos cuantos monumentos y plazas diseminadas por el municipio recuerdan este pasado bélico. En él se han establecido fenicios, cartagineses y romanos a lo largo de los siglos.

Algunos historiadores sitúan aquí el lugar donde tuvo la conocida batalla de Baécula del año 208 antes de Cristo entre Escipión el Africano y Asdrúbal Barca. En la cima de la colina se ha hallado los restos de un posible campamento cartaginés. Esta contienda de la II Guerra Púnica fue vital para el control del valle del Baetis por parte de los romanos.

Cuadro ‘La Rendición de Bailén’ de Casadodel Alisal./Outisnn

Pero sobre todo, la fama universal de Bailén se debe a la batalla de mismo nombre acaecida el 19 de julio de 1808 durante la Guerra de la Independencia en las que fueron vencidas las tropas de Napoleón, capitaneadas por Dupont, a manos del general Castaños.

El literato Benito Pérez Galdós otorgó el nombre de Bailén a la cuarta entrega de sus Episodios Nacionales. Precisamente, en la calle que lleva su nombre se ubica la ermita de la Limpia y Pura, cuya denominación haría alusión a la imagen de la Inmaculada Concepción que custodiaba en su interior.

Plaza del General Castaños./Ayuntamiento de Bailén.

En las cercanías del cementerio se halla la ermita de la Soledad, de estilo gótico-barroco. Otras dos ermitas que merce la pena visitar son las de Nuestro Padre Jesús y la del Santo Cristo (siglo XVIII)

De época visigoda permanece la fachada del Palacio Ducal. Mientras, el general que venció a las tropas francesas da nombre a una coqueta plaza, coronada con una talla de la diosa romana Iberia conocida como La Matrona e identificada como María Bellido, la heroína de Batalla de Bailén, mujer valerosa que se volcó en abastecer de agua al ejército español.

Iglesia de Nuestra Señora de la Encarnación./Lijarcio

Esta misma contienda tiene un monumento alegórico en el Paseo de las Palmeras, que consiste en dos tetraedros simétricos sobre los que se intersecciona un prisma oblicuo de base rectangular.

El Ayuntamiento se localiza en la plaza de la Constitución. Otra plaza que rinde tributo a uno de los héroes de Bailén es la de Reding, general español de origen suizo responsable de poner en marcha el Plan de Porcuna ideado por Castaños, con el que alcanzarían la victoria aquel glorioso día de 1808.

Centro de interpretación de la Batalla de Bailén./Lijarcio

La iglesia parroquial de Nuestra Señora de la Encarnación es una hermosa construcción gótica, con una esbelta torre, si bien tiene elementos renacentistas y barrocos. Está declarada Monumento Histórico.

De nuevo os dejo con una ración de vídeo. En esta ocasión el narrador entona una pequeña descripción del municipio jienense, lugar de noble pasado que sin duda merece una escapada viajera en vuestras apretadas agendas:

fuente: sierramorenatv

Dónde dormir: Hotel Bailén; Avenida del Parador, s/n; 23710 Bailén (Jaén); Teléfono:953 67 01 00; http://www.hotelbailen.com.

Dónde comer: Restaurante Casa Andrés; Avenida de Sevilla, 92; Bailén (Jaén); Teléfono: 953 67 06 16; http://www.cateringcasaandres.com.

Numancia (Soria)

Veinte años de férrea resistencia obligaron a la todopoderosa Roma a reunir al mayor ejército de su historia en lo que a campamentos de asedio se refiere. Las ruinas de la ciudad celtíbero-romana de Numancia, que protagonizó una de las mayores resistencias militares que la historia recuerda allá por el año 133 antes de Cristo, permanecen hoy sublimes para el deleite de cualquier viajero que se acerque para admirarlas.

Fue Publio Cornelio Escipion El Africano Menor, en el 134 a.C, el encargado, al mando de 60.000 hombres, de someter a apenas 4.000 numantinos tras años de continuas humillaciones. Bajo el afán de lograr el dominio de toda Hispania en su progresivo avance por la península, el general romano sitió la ciudad durante once meses hasta su completa rendición.

Ruinas romanas de Numancia./César Atanes

Para ello, el también destructor de Cartago se vio obligado a levantar un cerco de casi diez kilómetros de longitud fortificado con torres, fosos y empalizadas confeccionadas con 36.000 estacas.

Aunque la gran mayoría de los heroicos numantinos decidieron suicidarse con el fin de que prevaleciera su condición de libertad frente a la esclavitud de Roma. La actitud numantina ha sido ensalzada hasta convertirse en mito.

La casa de origen celta está reconstruida./Jaimecín

En este histórico enclave emplazado sobre el Cerro de la Muela, en Garray, a apenas siete kilómetros al norte de Soria, en Castilla León, permanecen vivos los restos arqueológicos de dos ciudades superpuestas, una celtibérica y otra romana. El yacimiento está declarado Bien de Interés Cultural.

El yacimiento arqueológico está abierto al público./Rafael dP

De la primera se conservan algunas ruinas de construcciones autóctonas. Del castro celta que fue reconstruido por los romanos siguen en pie una casa de planta rectangular, madera y paja de centeno y los restos de una muralla compuesta de dos lienzos de piedra rellenas de escombro.

El conjunto histórico se asienta sobre un cerro.

Mientras, de la urbe romana cabe destacar la permanencia de resquicios de aljibes, calles empedradas, casas porticadas, termas y una reconstrucción de una casa romana levantada sobre la planta de una antigua edificación arévaca. En la actualidad algunos proyectos urbanísticos podrían amenazar el entorno de Numancia.

Documental sobre el asedio romano a la ciudad de Numancia:

Ampurias (Gerona)

Las más completas e interesantes ruinas de la antigüedad en la Península Ibérica datan del siglo V antes de Cristo. Son de origen griego y se localizan en Ampurias, sobre el golfo de Rosas, en el municipio de La Escala, en la provincia catalana de Gerona.

Esta ciudad fue fundada en el año 575 antes de Cristo por colonos de Focea como enclave comercial en el Mediterráneo occidental. Años más tarde fue ocupada por los romanos, pero la urbe resultó abandonada en la Alta Edad Media, excepto el núcleo de San Martín de Ampurias, que continúa poblado en la actualidad.

Debido a su situación en la ruta comercial entre las ciudades de Massalia (Marsella) y Tartesos, Ampurias se convirtió en un gran centro económico y comercial además de en la mayor colonia griega de toda la Península Ibérica.

Durante las guerras Púnicas que enfrentaron a Roma y Cartago, Ampurias se alió con la primera; de hecho, Publio Cornelio Escipión inició la conquista de Hispania desde esta ciudad en 218 antes de Cristo.

Tras la conquista de Hispania por el Imperio Romano, Ampurias permaneció como ciudad-estado independiente, si bien el hecho de que optara por Pompeyo durante la guerra civil que le enfrentó a Julio César provocó que tras la victoria de este se le suprimiera toda su autonomía, estableciéndose además una colonia de veteranos del ejército para controlar la zona. A partir de este momento Ampurias entró en decadencia, ensombrecida por Tarraco y Barcino.

Las piezas encontradas en las excavaciones de Ampurias son principalmente griegas, romanas e iberas y se conservan en el Museo Arqueológico de Cataluña, en sus centros de Ampurias (entre la ciudad griega y la romana) y Barcelona. Se trata fundamentalmente de vasijas de cerámica, mosaicos, esculturas, sarcófagos, joyas y herramientas.

Los restos de la ciudad antigua se articulan en tres núcleos diferenciados: Palaiápolis, Neápolis y Ciudad romana. La primera se utilizó como acrópolis (fortaleza y templo) La Neápolis consistía en un recinto amurallado que formaba un rectángulo muy irregular que la separaba de la ciudad ibérica de Indika. Mientras, la Ciudad Romana fue mandada constuir por César sobre Indika, de la cual se han encontrado algunos restos, con la disposición octogonal típica de los campamentos romanos.

Cerca del yacimiento se encuentra el Museo de Ampurias, instalado en el marco un tanto insólito de una iglesia del siglo XVIII. La galería presenta interesantes restos arqueológicos procedentes de las excavaciones y explica mediante audiovisuales el contexto histórico de la urbe y la vida cotidiana de sus habitantes.

Ahora os dejo con un vídeo que muestra la belleza arqueológica de Ampurias: