Ochate (Burgos)

torre_ochate

Ocupa uno de los primeros puestos en los anales de la historia del misterio en nuestro país. Hoy abandonada y en ruinas, Ochate sobresale como una pequeña aldea deshabitada desde hace décadas en el condado burgalés de Treviño, sobre todo porque se le tilda al lugar de maldito desde que graves enfermedades diezmaran al populacho y también se convirtiera en lugar de peregrinación para los aficionados a los fenómenos paranormales en los años ochenta del pasado siglo. Se ha convertido, de esta forma, en uno de los lugares turísticos de Burgos y toda Castilla y León. Sigue leyendo

Frías (Burgos)

frias_lugares_historia

Al oeste de Miranda de Ebro, a poco más de 70 kilómetros de Burgos, sobre una escarpada roca protegida por un antiguo castillo, se alza Frías, de apenas 300 habitantes, una de las poblaciones más atractivas y con mayor pasado de toda la zona, la comarca de las Merindades. Su fisonomía parece haber congelado a la villa en el tiempo varios siglos atrás. En concreto en el Medievo. Da fe su trazado medieval. Y es que, a pesar de ser tan menuda en población, Frías ostenta el título de ciudad, beneficio que adquirió de la mano del rey Juan II en el siglo XV. Frías se convirtió así en la ciudad con menor población de España. Sigue leyendo

Clunia (Burgos)

clunia_termas_lugares_historia

A 32 kilómetros de la localidad de Aranda de Duero, cerca de Peñalba de Castro, se encuentran las ruinas de la ciudad romana de Clunia (Coruña del Conde), el antiguo asentamiento arévaco en el que el rebelde Sertorio se enfrentó a Pompeyo el año 75 a.C. La romanización llegó veinte años después, con el legado de Pompeyo: Afranio. Clunia se convirtió en el centro jurídico y religioso de la antigua Celtiberia. No obstante, la Clunia Sulpicia romana fue fundada por el emperador Tiberio en el siglo I. El hecho de que la ciudad resultara abandonada en el siglo III de nuestra era, sin ser urbanizada con posterioridad, ha hecho que se conserven los restos de muchas construcciones. Sigue leyendo

La Sima de los Huesos (Burgos)

La mayor acumulación de fósiles humanos del mundo está aquí. La historia del ser humano halla su origen en la Sima de los Huesos, ubicada en el yacimiento arqueológico de la Sierra de Atapuerca, a 16 kilómetros de la capital. En concreto, en una pequeña oquedad de la Cueva Mayor. Concentra unos 2.000 restos de una treintena de individuos que murieron hace unos 400.000 años. La única especie humana reconocida es el Homo heidelbergensis, un antepasado de los neandertales, especie que en nuestro territorio se ubicó mayoritariamente en los alrededores de la Cueva de El Sidrón (Asturias)

Con casi 4.000 metros cuadrados topografiados, el complejo de galerías que conforman la Cueva Mayor es casi inaccesible por su estrechez, escasa ventilación y la gran humedad que existe. Junto a los huesos encontrados hay en esta gruta uno de los mayores yacimientos pertenecientes a la Edad del Bronce de toda la Meseta Norte y la enigmática pintura rupestre de un caballo.

entrada al conjunto arqueológico de atapuerca

Trinchera del yacimiento de Atapuerca.

La excepcional colección de fósiles hallados en Atapuerca ha sentado las bases de la evolución de la humanidad. Todos los fósiles europeos desde hace más de 500.000 años hasta hace 30.000, cuando desaparecen los últimos neandertales, forman una única línea evolutiva diferente de la línea asiática y de la africana de ese tiempo. Los restos de la Sima de los Huesos son preneandertales y descendientes del europeo más antiguo encontrado hasta la fecha, el Homo antecesor, descubierto en otro yacimiento de Atapuerca, en la Gran Dolina.

Destaca el hallazgo, de entre los restos humanos de la Cueva Mayor de Atapuerca, de numerosos cráneos, como el número 5, de la especie Homo heidelbergensis. Considerado el mejor conservado del mundo, recibió popularmente el nombre de Miguelón en homenaje al ciclista Miguel Indurain. También resultan curiosos los apelativos dados a una pelvis, Elvis, o Excalibur a una herramienta de cuarcita.

restos fósiles homo heidelbergensis atapuerca

Cráneo nº 5 de Homo heildebergensis, conocido como ‘Miguelón’./ José Manuel Benito

Juan Luis Arsuaga, uno de los directores de las excavaciones de Atapuerca, considera que la Sima de los Huesos pudo ser incluso el primer cementerio de la historia al haberse encontrado allí huesos de todo un esqueleto de homínido, incluso los más pequeños y frágiles. Sostiene que los 32 individuos, tras su muerte debieron de ser llevados allí por sus congéneres mientras duró la costumbre y hasta que el grupo desapareció del lugar, lo cual podría ser la evidencia más antigua conocida de práctica funeraria.

No sólo fósiles de humanos pueblan la Sima de los Huesos. También se han encontrado restos de animales carnívoros o micromamíferos, que han devenido útiles para realizar dataciones en el tiempo y evaluar su antigüedad. De entre ellos, se ha atestiguado la presencia de elefantes, megaceros (un férvido de gran tamaño), équidos, bisontes o rinocerontes.

conjunto fósiles sima de los huesos atapuerca

Los trabajos son continuos en la Sima de los Huesos.

Los yacimientos de Atapuerca en Burgos son únicos en el mundo. Junto al de la Sima de los Huesos, en el de la Gran Dolina y Galería se han encontrado fósiles humanos pertenecientes a tres especies diferentes que se sucedieron en el tiempo: junto al Heildebergensis, el Homo antecesor, de un millón de años de antigüedad, y el Homo sapiens, nuestro directo antepasado.

Recientemente, la campaña de excavaciones de Atapuerca ha sacado a la luz una lasca de sílex de tres centímetros que corresponde a un cuchillo tallado por algún especimen de Homo hace 1.400.000 años, lo que le convierte en el vestigio de la presencia de homínidos más antiguo de la sierra y la pieza más antigua jamás encontrada en Atapuerca. Ha sido en la Sima del Elefante. Sin duda, Atapuerca es uno de los lugares no turísticos que más apasionados a la historia atrae.

Y todo esto no ha hecho más que empezar… Lugares con historia sigue rastreando el pasado.

 

Dónde dormir: Centro de Turismo Rural Casarrota La Campesina; Calle Encimera 10; 09199 Olmos de Atapuerca (Burgos); info@casarrotalacampesina.com; teléfonos: 699273856 y 947264966.

Dónde comer: Restaurante Comosapiens; Camino de Santiago, 24 y 26; 09199 Atapuerca (Burgos); teléfono: 947430501; restaurante@comosapiens.com.

Plano de Atapuerca

Sasamón (Burgos)

De ruta por la provincia de Burgos, el viajero, si transita con calma y detenimiento por la carretera N-120, en dirección a Carrión de los Condes, se topa con Sasamón, que apenas sobrepasa el millar de habitantes, a la izquierda del río Brulles, que en época romana recibió el nombre de Segisamone. Perteneció a la región de los turmódigos y el primer emperador de Roma, Octavio Augusto, se estableció en ella en el siglo I a.C. para invadir el país de los cántabros.

Sasamón fue lugar del asentamiento de la combativa Legio IV Macedonica romana. Dada su trascedencia a nivel estratégico, por Sasamón discurría una calzada romana que unía Caesaraugusta (la actual Zaragoza) y Austurica Augusta (Astorga), de la que permanecen algunos restos. También se pueden contemplar, de aquella época, tres mosaicos que se encuentran en el Museo de la Iglesia.

templo de santa maría la real en Sasamón

Iglesia Santa María la Real./Plusesmas.com

Ya en la Edad Media, Sasamón se convirtió en sede episcopal por obra y gracia del rey Sancho II, aunque con posterioridad pasó a depender del obispado de Burgos. En el siglo XV se amuralló la villa, pero sus gruesas paredes no impidieron que los franceses la ocuparan durante la Guerra de la Independencia en el siglo XIX. La huella medieval de Sasamón se perdió con el incendio de la iglesia y el Ayuntamiento.

De su pasado Sasamón conserva restos de la muralla, de su puerta, diversas casas solariegas de fachadas blasonadas, y una plaza con dos soportales del tiempo de Carlos III. Sin embargo, su principal monumento es la iglesia de Santa María la Real (siglo XVIII), el monumento más grande de la provincia detrás de la catedral de Burgos, cuyo interior conserva varios sepulcros, góticos, una pila bautismal (siglo XVI) con relieves, un púlpito, un retablo renacentista, una custodia procesional renacentistas y diversas esculturas y lienzos.

Fachada de la iglesia santa maria la real de sasamón

Pórtico de entrada de la iglesia Santa María la Real./Grosasm

Otros claros ejemplos del importante pasado medieval que alcanzó la villa son el puente de San Miguel, o los restos de una gran portada tardorrománica situada en pleno campo. Se trata del único vestigio de la iglesia del despoblado de San Miguel de Mazarreros. Más contemporáneos se alzan el Museo Pictórico, en lo que fuera la Casa Cuartel y Hospital de atención al peregrino del Camino de Santiago de la Orden de los templarios, o la Casa Museo Salaguti.

El Museo Municipal de Arte Contemporáneo Ángel Miguel de Arce cuenta con una más que notable muestra de pintura de autores de los siglos XIX y XX. Asimismo, resulta de interés para el viajero la conocida Casa de Santa Teresa, que estaba habitada por familiares de la religiosa, quien alguna vez descansó allí durante sus peregrinajes.

Restos de la muralla de la localidad burgalesa de Sasamón

Murallas de Sasamón./Rowanwindwhistler

En las afueras de Sasamón se alza la cruz del Humilladero (siglo XVI), considerada por los expertos el mejor ejemplo de este tipo de arquitectura conservado en la península ibérica. Aparece decorado con el árbol de la Cruz y el árbol del Paraíso donde la serpiente-demonio se simboliza mediante un pelícano con cabeza de mujer.

Bañado por el río Brullés, la situación geográfica de Sasamón ha permitido que, a su alrededor, brotaran los alojamientos rurales, esos pequeños hoteles con encanto en Sasamón. La confortabilidad y el descanso están garantizados para el viajero si decide pernoctar por estos lares. También podrá disfrutar de la gastronomía local con buena materia prima como son los quesos o las carnes.

Dónde dormir: Hotel Santa Coloma del Camino; Ctra. a Villandiego, km 1; 09123 Olmillos de Sasamón; Sasamón (Burgos); olmillos@hotelsantacoloma.com; teléfonos: 947370498 y 687425291.

Dónde comer: Restaurante Señorío de Olmillos; C/ El Palacio, 1; Olmillos de Sasamón (Burgos); teléfonos: 947374009 y 947370058.

Captura de pantalla 2013-07-15 a la(s) 17.07.16

Atapuerca (Burgos)

En 1899 la excavación de una trinchera ferroviaria de unos veinte metros de profundidad en la Sierra de Atapuerca, a 18 kilómetros de la ciudad de Burgos, permitió descubrir gran cantidad de huesos de animales extintos. Fue el germen del posterior fabuloso hallazgo de los restos fósiles de los seres humanos más antiguos del Viejo Continente. Los trabajos de excavación continúan en la actualidad.

En los yacimientos de la Gran Dolina, Galería y Sima de los Huesos se han encontrado fósiles humanos suficientes para documentar la secuencia de la evolución humana en Europa. Los huesos pertenecen a tres especies diferentes que se sucedieron en el tiempo: el Homo antecessor (un millón de años de antigüedad), el Homo heidelbergensis y el Homo sapiens, nuestro directo antepasado.

Panorámica de la Sierra de Atapuerca./Mario modesto

Los frutos paleontológicos obtenidos de la Sierra de Atapuerca son los únicos en Europa en los que es posible seguir la evolución de los modos de vida de los primeros humanos que la habitaron hace aproximadamente un millón de años hasta épocas muy recientes. El Homo antecessor es por ahora el fósil humano más antiguo de Europa.

En 1992 se encontraron varios cráneos en la Sima de los Huesos, entre ellos el famoso cráneo número 5, bautizado como Miguelón en honor al ex ciclista Miguel Indurain. Es el cráneo de Homo heidelbergensis mejor conservado del mundo. Se han hallado, asimismo, restos desde una cronología perteneciente al Pleistoceno Inferior (con una antigüedad superior al millón de años) hasta el Holoceno (época actual), con datos sobre la fauna, flora y clima del lugar.

Craneo de ‘Miguelón’, perteneciente al Homo heidelbergensis más antiguo hallado./José-Manuel Benito

Hay localizados más de 50 yacimientos exteriores (como el Valle de las Orquídeas y Hundidero) y un elevado número de monumentos megalíticos como dólmenes por la zona, tanto en la sierra como en las cercanías, lo que atestigua que el complejo de Atapuerca es muy extenso. Y los hallazgos de restos humanos superan los 5.000 fósiles solo en la Sima de los Huesos.

El yacimiento de Atapuerca, declarado Patrimonio de la Humanidad por la Unesco, o su Parque Arqueológico se pueden visitar en visitas guiadas que parten de los cercanos pueblos de Atapuerca e Ibeas de Juarros. El teléfono de contacto es el 90224246, el precio de la visita 6 euros y los niños menores de ocho años no pagan.

Trabajos de excavación en Covacha de los Zarpazos./Mario modesto

Si el viajero desea ampliar su conocimiento, también tiene la oportunidad de visitar el Museo de la Evolución Humana en Burgos, un espacio de 15.000 metros cuadrados que conserva los restos originales de la Sierra de Atapuerca en la planta menos uno.

Apasionante es el vídeo que os dejo a continuación. Explica de forma amena y didáctica el origen del hallazgo de restos fósiles en el yacimiento de Atapuerca:

Dónde dormir: Centro de Turismo Rural Casarrota La Campesina; C/ Encimera 10; 09199 Olmos de Atapuerca, Atapuerca (Burgos); teléfono: 699273856 y 947264966; info@casarrotalacampesina.com; http://www.casarrotalacampesina.com.

Dónde comer: El Palomar; C/ Revilla 22; 09199 Atapuerca (Burgos); teléfono: 947400675.

Covarrubias (Burgos)

Ciudad típica castellana, Covarrubias conserva el encanto de siglos de pasado inmortalizado en una arquitectura señorial y en un casco histórico de postín que ha sido declarado Bien de Interés Cultural. Calles porticadas y casas de madera configuran un entramado urbano propio del Medievo. Varios personajes históricos yacen en el municipio burgalés.

La localidad castellano leonesa se encuentra en la trayectoria de la Ruta de la Lana, así como en el Camino del Cid, a 40 kilómetros de la capital. Por Covarrubias pasa, además, uno de los senderos que conforman el Camino de Santiago. Aunque sus primeros pobladores conocidos fueron los turmódigos, tribu ibérica prerromana, el origen de la villa es medieval, fundada por el rey visigodo Chindasvinto en el siglo VII. Aquí nació Divino Vallés, médico de cámara de Felipe II.

Tumba de la princesa Cristina de Noruega en la Colegiata de Covarrubias./Kristina_Ecelan

La entrada a la villa antigua se realiza a través del arco del Archivo del Adelantamiento de Castilla, cuya fachada cuenta con un escudo de Felipe II. El paseo por el centro histórico permite descubrir al viajero un entramado de soportales y balcones superiores.

Sin duda, la visita a Covarrubias debe integrar la escapada a la Colegiata de San Cosme y San Damián, de estilo gótico (siglo XV), planta de cruz latina, tres naves y crucero. Ésta alberga un panteón de ilustres familias de la villa. Bajo el altar descansan los restos de tres infantas abadesas y en el presbiterio los del conde Fernán González y su esposa Sancha, ésta en un sepulcro hispanorromano del siglo IV.

Colegiata de San Cosme y San Damián./Rowanwindwhistler

En el claustro, que es del siglo XVI, se encuentra el sepulcro gótico de la infanta Cristina de Noruega, primera esposa del infante Felipe, hermano de Alfonso X el Sabio. Mientras, el museo parroquial, de obligado recorrido, junto a una gran variedad de arte sacro, conserva una de las grandes obras flamencas: el tríptico anónimo de La Adoración de los Reyes Magos (siglo XVI).

Cerca de aquí el viajero podrá hallar los restos de la antigua muralla, además del Torreón de Doña Urraca (siglo X), emplazamiento defensivo considerado como obra mozárabe. Según la leyenda, la reina consorte de León y Navarra estuvo aquí encerrada y fue emparedada por su padre Fernán González como castigo por sus amoríos con un pastor.

Torreón de Fernán González o de Doña Urraca./Ecelan

Otra visita obligada a contemplar por el viajero es la Iglesia Parroquial de Santo Tomás, con una interesante colección de retablos, vidrieras y una bella escalera plateresca. Del siglo XVI y ordenada construir por Felipe II, la Puerta del Archivo del Adelantamiento de Castilla, ahora oficina de turismo, también merece la pena ser visitada. Es un gigantesco prisma pétreo de estilo herreriano con decoración renacentista.

A destacar también en la ruta del viajero otros edificios de indudable interés como la Casa de Doña Sancha (siglo XV), la Casa del Obispo Peña, el Palacio de Fernán González, hoy sede del Ayuntamiento de Covarrubias, o el monumento dedicado a la princesa Cristina de Noruega, que fue infanta de Castilla.

Archivo del Adelantamiento de Castilla.

De nuevo y como es ya habitual en cada nueva entrada de esta humilde bitácora, la puesta a disposición del lector de un vídeo le anticipa el tesoro histórico, artístico, patrimonial y natural que le aguarda en cada uno de estos rincones. Covarrubias no iba a ser menos, por supuesto:

fuente: pelices5

Dónde dormir: Hotel Casa Galín; Plaza Doña Urraca, 4. 09346, Covarrubias (Burgos) Fax: 947406416; info@casagalin.com.

Dónde comer: Restaurante Hilario; Victor Barbadillo 27; 09346 Covarrubias (Burgos) teléfono: 947406346.

Lerma (Burgos)

Donde hay rey no manda duque. Y efectivamente, la villa cortesana y conventual del siglo XVII de Lerma, emplazada en la provincia de Burgos, es conocida,amén de su pasado histórico, reflejado en su rico patrimonio, por ser la cuna del valido y favorito del rey Felipe III.

Este municipio castellano leonés fue al Valladolid cortesano lo que El Escorial a Madrid. Declarada conjunto histórico artístico, la villa es quizás el más destacado conjunto arquitectónico herreriano del país. Se accede a ella a través de la Puerta de la Cárcel, única de origen medieval que pervive.

Palacio Ducal, hoy Parador de Turismo de Lerma.

El itinerario más recomendable que puede utilizar el viajero cuando arribe hasta aquí debe partir de la Plaza Mayor que, con 6.862 metros cuadrados es una de las más grandes de toda España. Resulta recomendable degustar el lehazo burgalés en algunos de los restaurantes que la adornan.

Plaza Mayor de Lerma.

Desde aquí se llega hasta el poderoso Palacio Ducal, situado en la parte alta de Lerma, que fue construido sobre lo que antes fue un castillo del siglo XV. El primer duque de Lerma, Francisco de Gómez de Sandoval y Rojas, quiso este palacio para ofrecérselo a Felipe III como lugar de descanso. En la actualidad es Parador de Turismo.

Una de las zonas más interesantes discurre junto al pasadizo que, por la parte septentrional y a modo de nexo entre el Palacio y la Colegiata de San Pedro (siglo XVII), recorre la vega del río Arlanza, con unas magníficas vistas. Por el camino se encuentra la ermita de Nuestra Señora de la Piedad y calles con soportales típicos de la época medieval.

Arco de la Cárcel, la principal entrada a la villa.

Asimismo, en Lerma existen tres conventos de calmo sosiego con monjas de clausura: las carmelitas, las dominicas y las clarisas. Otros lugares de interés son también el Convento de San Blas, el Convento de Santa Teresa, el Monasterio de la Ascensión de Nuestro Señor o el de la Madre de Dios.

Convento de San Blas.

Ubicada en el centro de la provincia de Burgos y al sureste de Palencia, el viajero puede aprovechar para añadir una excursión hasta la ribera del Arlanza. Su especial climatología y una altitud que ronda los 1.000 metros dan como resultado uvas resistentes que dan lugar a vinos muy intensos que forman su Denominación de Origen.

Para los amantes de la antropología, una escapada de excepción pasa por adentrarse medio centenar de kilómetros de Lerma hasta llegar a la sierra de Atapuerca, zona que cuenta con restos humanos de hace más de un millón de años. Allí vivieron los primeros pobladores de Europa.

Recorrido por la villa de Lerma: