Covadonga (Asturias)

A unos 12 kilómetros de la no menos histórica Cangas de Onís, cuando la carretera comienza a subir de manera más pronunciada, el viajero se topa con el Santuario de Covadonga, legendario símbolo de la resistencia a los musulmanes y origen de la llamada Reconquista, un hecho rodeado de misticismo acaecido en la Edad Media. Sin duda, uno de los lugares para conocer y visitar en Asturias. Sigue leyendo

Anuncios

Taramundi (Asturias)

paisaje_taramundi_teixois

Decir Taramundi es hablar de turismo rural. En concreto, de su historia. Su concejo fue el primero en implantar esta modalidad de ocio vacacional hace ya 25 años. Por ello, Taramundi se ha erigido como uno de los mayores lugares turísticos de Asturias y de todo el norte peninsular. Parroquia y villa además, la localidad asturiana se asienta sobre terreno pizarroso y quebrado, bosques antiguos de castaños, robles y abedules entre los que discurren numerosos arroyos que alimentan ríos trucheros. Se trata, sin duda, de uno de los rincones más hermosos de Asturias, ideal para disfrutar de su pasado y de la naturaleza. Sigue leyendo

Cudillero (Asturias)

Entre mar y montaña emerge la hermosa villa de Cudillero, uno de los pueblos de pescadores más bonitos de Asturias y de toda la costa norte de la península ibérica. Encajado en una abrupta herradura de acantilados alrededor del puerto, sus casas de colgantes con aleros y ventanas de vivos colores se aferran como pueden al terreno. Su belleza abruma; no en vano está declarada Bien de Interés Cultural.

Aparte del encanto que destila por cualquier rincón que se pise, Cudillero cuenta también con una historia digna de ser destacada a interés del profano que la visita. Los viajes a Asturias permiten conocer esta y otras interesantes virtudes norteñas. De su antiquísimo pasado dan fe el hallazgo de cantos tallados y variado instrumental que datan de la Prehistoria en zonas como Salamir y La Atalaya.

Panorámica de la ciudad de Cudillero.

Vista general de Cudillero./Markus Bernet

Ya en época prerromana, la combativa zona astur que guerreó contra el invasor romano tomó forma, en Cudillero, del pueblo de los pésicos que habitaban en castros. En lugares como La Garita, Riego Arriba, Lamuño, La Cavona o Faedo, Aroncés o El Curión, se han inventariado poblados fortificados de estas características.

Desde la Edad Media, Cudillero se convirtió en un importante puerto pesquero. De este rincón asturiano partieron intrépidos pescadores hacia las costas de Flandes, Inglaterra, Escocia o Portugal, y fueron muchos los que participaron en el cerco a Gibraltar y en las campañas de conquista de Sevilla y La Florida.

El viajero avezado no se cansa de contemplar el mar y la tierra desde los miradores del paseo al faro, la Garita, la Atalaya o el Pico, mientras hace tiempo para almorzar, por ejemplo, pescado fresco y relajarse con una copa de sidra en las tabernas de la plaza adoquinada, junto al mar. Una buena sugerencia, ¿verdad?

Casas colgadas de Cudillero.

Las típicas casas de la localidad asturiana./Martin253

Tras los postres no le hará daño visitar, a través de las calles empedradas del pueblo, la iglesia gótica de San Pedro (siglo XIV), con interesantes tallas barrocas, y la capilla del Humilladero, el edificio más antiguo de la villa asturiana. Otros lugares para visitar en Cudillero son, sin duda, sus acantilados altos, cuya envergadura alcanza los 80 metros: Cabo Vidio y su faro, Punta Borona, Punta de Malperro o el Cabo de la Concha de Artedo. La zona interior de Cudillero es montañosa aunque menos escarpada que el resto de la comarca.

Cerca del pueblo está la quinta de Selgas, un palacete del siglo XIX, conocido como el Versalles asturiano, con mobiliario de época y jardín a medio camino entre racionalista francés y romántico inglés, con sus sendas, sus grutas artificiales, sus estanques, sus dioses y puentecillos. El palacio es de estilo neoclásico y atesora, en su interior, una impresionante colección de porcelanas, relojes y cuadros, incluso con pinturas de Tiziano, Goya y El Greco.

El pabellón de los tapices contiene Gobelinos del siglo XVI. Y en la cripta de la iglesia de Jesús el Nazareno se encuentra el altar prerrománico más antiguo del país, del siglo VIII. Viajar por España tiene estas cosas tan fascinantes. E históricas, no lo olvidemos. La belleza de la villa no escapó del reclamo del séptimo arte. Varias secuencias de la oscarizada película de José Luis Garci, Volver a empezar, tuvieron a Cudillero como escenario.

Barco amarrado en el puerto de Cudillero.

Puerto de Cudillero./E. Corvilla

Un complemento a esta interesante visita pasa por la recomendación al viajero de la espectacular Reserva Natural de Barayo, uno de los pocos lugares de Europa donde aún habitan nutrias en libertad. Si se disfruta de la naturaleza, es una excursión más que obligada. Se encuentra a 40 kilómetros al oeste de Cudillero.

Hace escasas fechas, un periódico de talla internacional como The Huffington Post recomendaba a sus lectores y viajeros hacer la maleta y conocer Cudillero. No se equivocaba. Junto al numeroso catálogo de sitios visitables en la zona cantábrica, otros lugares no tan turísticos como Luarca o la cueva de Tito Bustillo invitan al viajero a que conozca su pasado. Incluso por tierras asturianas puede empaparse de la historia de los dinosaurios que poblaron estos lugares con historia.

Dónde dormir: Casa Prendes; San José, 4; 33150 Cudillero (Asturias); hotelprendes@yahoo.es; teléfonos: 985581500 y 699130750.

Dónde comer: Restaurante Los Arcos; Calle Fuente de Abajo; Cudillero (Asturias); teléfono: 985590086.

Plano Cudillero

Ruta de los dinosaurios (Asturias)

Ocuparon la faz de la Tierra hace millones de años. Un gran meteorito acabó con ellos, según las investigaciones científicas más aceptadas. Y una parte importante de su comunidad habitó en nuestro territorio. En concreto en la zona norte de la península ibérica. La Costa de los Dinosuarios, emplazada entre las localidades de Gijón y Ribadesella, sirvió de hábitat natural para estas especies durante el periodo del Jurásico. Dan fe de ello la abundancia de huellas y restos óseos de estos reptiles halladas en la zona. Han aparecido hasta el momento 446 icnitas o huellas y diversos restos óseos.

A largo de todo este tramo el viajero puede conocer y visitar hasta un total de nueve yacimientos de huellas de dinosaurios entre los concejos de Villaviciosa, Colunga y Ribadesella. Se trata del conjunto de rastros encontrado más relevante junto a los de las provincias de La Rioja y Teruel. La mayoría de ellas pertenecen a saurios cuadrúpedos y bípedos, carnívoros o vegetarianos. También de restos de tortugas, cocodrilos y reptiles marinos. La ruta de las huellas puede combinarse con el ambiente marinero que destilan los pueblos por los que atraviesa este itinerario.

reproduccion_dinosaurios_asturias

Reproducción de un dinosaurio a escala real localizado en la costa asturiana./blog.axtur.com

El territorio que ahora ocupa el Principado formaba parte, durante el Jurásico, de un único megacontinente que se dividió en dos tras la aparición del oceáno Atlántico y la geología caprichosa de las placas tectónicas. Una parte de Asturias quedó sumergida bajo el mar; la otra tomó forma de gran marisma. Crecieron grandes bosques de araucarias que sirvieron de refugio y fuente de alimento para los dinosaurios, quienes encontraron en este terreno fangoso un lugar idóneo para sobrevivir.

Algunos de los pueblos por los que discurre esta ruta son Tazones, uno de los más pintorescos puertos de la costa astur; Lastres, con restos localizados bajo el faro; la playa de la Griega en dirección a Colunga, con huellas de cuadrúpedos; Tereñes, que cuenta con un aula didáctica dedicada al tema; y junto a la ría, cerca de la playa Santa Marina y a pocos kilómetros de la cueva prehistórica de Tito Bustillo el viajero se topará con nuevas icnitas.

huellas_dinosaurio_asturias

Huellas de dinosaurio halladas en Asturias./jurasicoastur.blogspot.com

La ruta jurásica se combina con otros avatares históricos acaecidos en la zona, aunque más recientes, como disfrutar de la ruta del camino de la Reina, que cruza el concejo de Parres y llega a Cangas de Onís a través de un puente romano. Fue lugar de paso de la reina Isabel II y del futuro Alfonso XII camino de Covadonga en el siglo XIX.

En el entorno del pueblo de Tazones el viajero, además de poder contemplar las huellas de los dinosaurios, tiene la oportunidad de acercarse a uno de los lugares con más encanto de la costa asturiana. En un extremo de la ensenada se ubica el puerto pesquero. Allí se encuentra la popular casa de las Conchas, en la que se conmemora el desembarco del rey Carlos I en el siglo XVI. Un sendero conocido como la Ruta del Azabache, marcado como PR-AS-119, alberga un panel relativo a las icnitas de Tazones, con la localización de las huellas y una breve descripción del Jurásico de Asturias.

museo_jurasico_asturias

Esqueleto de un saurio ubicada en el Museo del Jurásico./Antonio Alba

Antes de emprender la excursión por la costa de los dinosaurios resulta recomendable que el viajero visite el Museo Jurásico de Asturias (en Colunga) con la idea de aprender las claves básicas para descubrir e interpretar las icnitas de sus acanallados. Se ubica cerca de la playa de La Griega, donde se conserva una enorme huella de dinosaurio de 1,30 metros. El edificio es amplio y tiene reproducciones en tamaño real de dos dinosaurios. La colección de fósiles del Jurásico local supera los 8.000 ejemplares. Para mas información llamar al teléfono 902306600.

Amén del pasado jurásico que invadió esta zona, el viajero puede aprovechar para disfrutar de la naturaleza con la ría de Villaviciosa, un estuario natural único que alberga una vegetación exclusiva y acoge multitud de aves acuáticas migratorias como el chorlito, la avefría, la garza, el pato cuchara y otras especies varias. Depende de las estaciones, estas aves merodean por los ecosistemas de la ría, conformados por playas, dunas, estuarios, acantilados y rasa costera.

icnitas_museo_jurasico

Panel que informa de la presencia de icnitas de reptiles junto a Tazones./blog.axtur.com

El gran escaparate de huellas y fósiles de dinosaurios que ofrece la costa asturiana es un auténtico museo natural al aire libre que sin duda merece la pena visitar. Como anticipo a la visita del viajero, os dejo de nuevo con un vídeo documental que ofrece bellas imágenes de los acantilados, del trabajo realizado por los investigadores y del Museo Jurásico, entre otros atractivos:

Dónde dormir: Hotel el Pescador; Barrio de San Miguel, 6; 33315 Tazones (Asturias); teléfono: 985897077.

Dónde comer: El Rompeolas; San Roque, s/n; 33315 Tazones (Asturias); teléfono: 985897013.

Tito Bustillo (Asturias)

En 1968, un grupo de espeleólogos descubrió dos de los conjuntos artísticos rupestres más importantes de los doce que alberga la cueva de Tito Bustillo, en localidad asturiana de Ribadesella. Se trataba del Camarín de las Vulvas y del Panel Principal. Poco después, uno de los descubridores falleció en un accidente de montaña y se decidió bautizar la cueva con su nombre. Cuatro décadas mas tarde, el enclave pasó a ser patrimonio mundial, comparable en muchos aspectos a la cueva de Altamira. Es uno de los seis grandes santuarios mundiales del arte paleolítico.

El sector occidental de la cavidad corresponde a una cueva de boca cegada por un hundimiento. Además de otros restos, se encontraron otros instrumentos de piedra y objetos óseos cuidadosamente decorados, así como una pequeña escultura que representa, de perfil, la cabeza de una cabra. En la llamada galería de los Caballos abundan las composiciones grabadas sobre la roca. Además équidos el viajero puede encontrar figuras de uros, bisontes y renos.

Tito_Bustillo_entrada

Entrada a la cueva de Tito Bustillo./Falconaumanni

En marzo del pasado año se inauguró el Centro de Arte Rupestre Tito Bustillo, así que ya no hay excusa para conocer esta joya del arte paleolítico. Durante la visita guiada, de una duración aproximada de una hora, se recorren unos 900 metros de ida y otros tantos de vuelta.

Al paso salen estalacmitas y estalagmitas, que penden del techo y emergen del suelo, respectivamente; y puede oírse el sonido del río subterráneo. En las estalagmitas de la cueva de la Lloseta una especie de altillo abierto en el techo de la de Tito Bustillo, se repiten esbozos de penes paleolíticos.

Pero, al margen de riquezas naturales, se encuentran las pinturas rupestres. Al respecto, se realizan varias paradas explicativas en distintos puntos, hasta alcanzar el Panel Principal, pared que acoge más de un centenar de pinturas de distintas épocas: la antigua o pregmagdaleniense, con símbolos en rojo, y la magdaleniense, con figuras zoomorfas (férvidos, bólidos, caballos,…) pintadas en negro, rojo, violeta y tierra, con un inicial claroscuro a base de esfumados y tintas planas. Algunas cuentan con 20.000 años de antigüedad, mientras que la cueva sirvió como refugio a seres humanos durante 10.000 años.

Tito_Bustillo_pintura_rupestre

Pintura rupestre que representa a un caballo./zamoraprotohistorica

En el Centro de Arte Rupestre, a lo largo de seis salas y 6.500 metros cuadrados, se reproduce el ambiente de la cueva gracias al empleo de una avanzada tecnología, y se explica cómo tuvo lugar su descubrimiento, la geología del área y el modo de vida de sus antiguos habitantes.

Aparte del Panel Principal, se explican enclaves no visitables, como el Camarín de las Vulvas, una cámara cuyas paredes exhiben sexos femeninos pintados aprovechando el relieve natural de la roca; o la Galería de los Antropomorfos, con figuras humanas.

La cueva de Tito Bustillo está abierta del 1 de abril al 30 de octubre, y el centro de interpretación todo el año. Es recomendable reservar plaza para la visita.Para más información visitar la página web www.centrodearterupestredetitobustillo.com. Teléfono: 902 306 600. El precio de la entrada es de 7,10 euros. Los miércoles es gratis.

Tito_Bustillo_Centro_de_interpretación

Centro de Interpretación de Tito Bustillo./Falconaumanni

La visita de las cuevas se puede acompañar con la de la localidad más cercana. Ribadesella cuenta con un casco histórico declarado Bien de Interés Cultural, así como otros destacados edificios: de tipo religioso en las iglesias de Santa María de Junco y San Esteban de Leces (románicas), la capilla gótica de Santa Ana (siglo XV) y la ermita renacentista de Nuestra Señora de Guía (siglo XVI). Por lo que respecta a la arquitectura civil, destaca en Ribadesella la sede del Ayuntamiento (renacentista y plateresca), así como un gran número de casonas solariegas de los siglos XVII-XVIII.

Elaborado por la Universidad de Oviedo, este interesante vídeo remarca la importancia que adquiere el Centro de Interpretación de Tito Bustillo para acercar al viajero la cultura de la época prehistórica en la península ibérica. Todo un lujo para los amantes de la historia más antigua. No os lo perdáis:

Dónde dormir: Hotel El Corberu; Ardines 33560; Ribadesella (Asturias); teléfono: 985860113 y 689975643; correo@elcorberu.com; www.elcorberu.com.

Dónde comer: Restaurante Quince Nudos; C/ Avelina Cerra, 6; 33560 Ribadesella (Asturias); http://www.quincenos.tk; teléfono: 984112073.

El Sidrón (Asturias)

El Concejo de Piloña, en concreto el término municipal de Borines, enclavado en un privilegiado entorno natural, esconde una joya del pasado humano: la cueva de El Sidrón. Se trata de la mayor cavidad asturiana de calizas no carboníferas, aunque su principal interés reside en su valor biológico (sirve de refugio a especies de quirópteros y coleópteros) y, por encima de todo, en su valor prehistórico, ya que alberga el yacimiento neandertal más importante de toda la Península Ibérica.

Se presenta al viajero que lo visita como un vasto complejo kárstico con diez entradas conocidas que se agrupan en varios sectores: el Sector de la Tumba, que incluye la cueva y el sumidero de la Tumba; el Sector de la Cabañina, que comprende la cueva y sumidero de la Cabañina y las cuevas del Sidrón; los pozos de Aura y el Sector de la Salelagua, con la cueva y resurgencia de Salelagua. El desarrollo total topografiado es de 3.226 metros, y se distribuye en tres niveles: superior, sin circulación de agua, y compuesto por entradas y galerías fósiles elevadas.

sidron_cueva

Los arqueólogos trabajan a conciencia en la cueva de El Sidron./elcomercio.es

La amplísima colección de restos óseos desenterrados la han convertido en una referencia obligada a nivel mundial. Tanto es así que gracias a las pruebas obtenidas en El Sidrón se ha podido estudiar un grupo de homínidos que vivieron en este enclave hace 43.000 años. La muestra se compone de un total de 850 fragmentos esqueléticos entre huesos y dientes.

Los hallazgos han tenido lugar a lo largo de varias campañas arqueológicas que arrancaron en el año 2000.En 2004 sucedió un hecho clave: la recuperación de la primera secuencia de ADN mitocondrial, compuesto por cuarenta y siete nucleótidos. Fueron los restos de cuatro individuos distintos los que permitieron recuperar una región entera muy definitoria del ADN mitocondrial. La destacable cavidad de El Sidrón posee, asimismo, pinturas rupestres.

craneos_neandertal_sidron

Cráneos de neandertal hallados en la cavidad asturiana./elcomercio.es

Hace algunos años se encontraron en la cueva los restos de nueve miembros, cinco adultos (dos mujeres y tres hombres), dos adolescentes y dos niños. Todos ellos presentaban buena salud, a pesar de que terminaron siendo víctimas de actos de canibalismo. El Sidrón está declarado como Lugar de interés geológico español de relevancia internacional por el Instituto Geológico y Minero de España.

En 2007, gracias a sus excelentes condiciones, El Sidrón se integró en el proyecto Genoma Neandertal, cuyo objetivo era obtener un borrador del genoma de esta especie. Así, pudo recuperarse el gen MC1R, que regula la pigmentación de la piel y el cabello. Eso permitió determinar que algunos neandertales del yacimiento asturiano eran de piel clara y cabello pelirrojo o bien rubio.

cadera_artrosis_huesos_niño

Caderas con artrosis y huesos de niños correspondientes a restos de neandertales de El Sidrón./elcomercio.es

Según los expertos, la Península Ibérica fue la región europea donde los neandertales coexistieron durante más tiempo con el hombre moderno, aunque el análisis de ADN de los fósiles de El Sidrón invita a descartar una posible hibridación entre ambas especies.

Según explicita el vídeo que os dejo a continuación, los neandertales de la zona de El Sidrón vivían en grupos de baja diversidad genética en los que la heterogeneidad del ADN era aportada por las mujeres, según ha descubierto una investigación del Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC). Disfrutad de un apasionante recorrido por los orígenes de la humanidad más primitiva en la propia España:

Dónde dormir: Hotel Coses de la Vita; La Vita, 25; 33549 Arriondas, Parres (Asturias); teléfono: 636130037 y 985840150; www.cosesdelavita.com.

Dónde comer: Casa Marcial; C/ La Salgar, s/n; 33549 Arriondas, Parres (Asturias); teléfono: 985840991; www.casamarcial.com.

Luarca (Asturias)

En Luarca, la villa blanca de la Costa Verde, el embriagador ambiente marinero y el paisaje típico de Asturias invita al viajero a recorrer con pausa su acogedor puerto repleto de bucólicas barcas, disfrutar de unas magníficas vistas desde la ladera vertida al mar y al callejeo repleto de sorpresas.

Sorpresas que proporciona el recorrido que se debe realizar por el antiguo barrio medieval (las Pescaderías, La Carril y El Cambral) y las numerosas construcciones palaciegas, como las de los marqueses de Gamoneda y de Ferrera (siglos XVIII) y en su entorno la torre y casona de Villademoros, además de múltiples villas de indianos.

Panorámica de la ciudad costera de Luarca./Prankster

En esta localidad nació Severo Ochoa, uno de los ocho Premios Nobel que ha dado nuestro país (si se cuenta a Mario Vargas Llosa, de origen peruano) La lápida funeraria de Ovienes o la dedicada a Júpiter de Rellón de Merás muestran los restos de la industria romana de extracción del oro que se dio en este lugar, que en 1270 le fue concedida la Carta fundacional de la Puebla de Valdés por fuero de Alfonso X el Sabio.

Hacia el interior del municipio, a ambos márgenes del río Negro, se halla la Luarca más burguesa, del siglo XIX, donde está el comercio y algunas de las más bellas edificaciones, como la propia torre de Villademoros, de probable origen romano, o el elegante edificio del Ayuntamiento.

Iglesia de Luarca./Markus Braun

El cementerio de Luarca, recoleto, tapizado de hierba, con mármoles modernistas lustrados por la lluvia, en lo alto de un balcón asomado al mar, está considerado como uno de los más bellos del mundo. Reposan aquí los restos de su vecino más ilustre.

La espectacular panorámica de la villa se obtiene desde la atalaya donde se ubica el camposanto. Aquí sobresale la Capilla de la Atalaya o de la Virgen de la Blanca, donde años atrás había una torre vigía de los balleneros.

Las embarcaciones inundan de belleza el puerto de Luarca./Enrique Garzo Cano

Otra vista nada desdeñable se obtiene desde el promontorio del barrio la Peña, donde se encuentra la Capilla de San Martín, de estilo barroco (siglo XVII) Divisar lineadas casas blancas y los meandros que conforma el curso del río bien merece la pena.

Recomendable resulta la visita al entrañable Puerto de Vega, a 13 kilómetros, localidad donde murió el ilustrado Gaspar Melchor de Jovellanos. Tampoco hay que olvidar la pintoresca y tradicional cita en la Braña de Aristébano, donde cada mes de julio se celebra la Boda Vaqueira.

Fachada de casa típica de la costa asturiana./Markus Braun

Luarca, concurrido lugar de veraneo, tiene excelentes playas y una de las mejores ofertas gastronómicas de todo el Principado. Los amantes de los museos pueden acercarse hasta el Aula del Mar, que cuenta con una amplia exposición de animales marinos: más de 400 ejemplares de especies distintas entre los que se incluyen ocho de los calamares gigantes más grandes del planeta.

Si decides visitarlo, llévate la cámara o el teléfono móvil para captar la esencia en imagen de uno de los rincones más bellos del litoral norte español. En este vídeo tienes una pequeña muestra:

fuente: xeima1

Dónde dormir: Hotel Villa de Luarca (Tres estrellas); Dirección: Álvaro de Albornoz, 6, 33700, Luarca, Valdés (Asturias) Teléfono: 985470703. Web: www.hotelvilladeluarca.com.

Dónde comer: Restaurante La Estrella; Dirección: C/ Ramón Asenjo, 26, 33700, Luarca, Valdés (Asturias) Teléfono: 985640029.

Cangas de Onís (Asturias)

La primera capital del reino asturiano, elegida por Pelayo en el año 722 como sede para la corte de la naciente monarquía astur, es alegre y vital casi cualquier día del año. Cangas de Onís es la antesala perfecta para descubrir los Picos de Europa. La naturaleza se funde aquí con un legado artístico de impresión, con su parador como máximo referente. Un monasterio declarado Monumento Nacional desde el que poder sumergirse en aguas del río Sella.

La visita puede partir en la Cueva Santa, sita sobre la laguna que genera la cascada del río Deva, bajo la cual se encuentra la Fuente de los Siete Caños. Una escalera con 101 peldaños conduce directamente a la cueva, que acoge en su interior a la Santina y también la tumba del rey Pelayo, quien se refugió en ella antes de obtener la victoria en la batalla de Covadonga durante los inicios de la Reconquista.

Monumento a Don Pelayo en Cangas de Onís

Tras la degustación de sus populares quesos y sidras, el viajero no puede recobrar la vitalidad de mejor forma para comenzar a descubrir los entresijos de la localidad asturiana, en la que se erige uno de los grandes símbolos del Principado: su puente romano. En realidad es medieval. De él cuelga, en el centro, la Cruz de la Victoria.

Puente romano de Cangas de Onís

Los visitantes rinden devoción a este símbolo, como también lo hacen ante el dolmen que aún puede verse en la cripta de la ermita de la Santa Cruz, uno de los lugares sagrados más antiguos de España, que fue, en sus orígenes, lugar de culto megalítico.

Catedral de Cangas/ Paquítez

En honor a la Virgen se construyó, en 1877, la Basílica de Santa María la Real, justo encima del cerro de Cueto. Desde este sitio parte la carretera que conduce a los Lagos del Parque Nacional de los Picos de Europa. El mirador de la Reina permite disfrutar de una magnífica panorámica del valle de Onís.

Ayuntamiento/ adrian1205

De especial interés resulta también el Monasterio de San Pedro de Villanueva, a escasos tres kilómetros de Cangas, donde se alza el parador, que conserva los ábsides de una iglesia románica del siglo XIII que forman tres capillas, con columnas de hermosos capiteles.

Aquí tenéis un nuevo vídeo que os introduce en la belleza de Cangas de Onís: