El Torcal de Antequera y sus dólmenes (Málaga)

torcal_antequera_lugares_historia

El Torcal de Antequera no se olvida jamás y no se confunde con ningún otro paisaje, uno de los espacios naturales más extraordinarios de España. Y prehistórico. Un atardecer en el mirador de las Ventanillas, con los rayos del sol tornasoleando las nubes, puede ser una experiencia inolvidable para el viajero. En esta ciudad onírica, los pacientes cinceles del agua y del viento han labrado en la blanca roca calcárea y a lo largo de millones de años, las más caprichosas formas de figuras, desfiladeros, edificios, cuevas, hongos, pináculos,… Son especialmente conocidas las llamadas la Dos Iguales, el Pilar del Agracejo, el Callejón Ancho, el Callejón del Tabaco. Sigue leyendo

Porcuna (Jaén)

estatuta_guerrero_ibero_porcuna

Su relevancia histórica es de por sí más que notable. Alcanza el sobresaliente. Sobre todo desde el punto de vista político y militar. Porcuna sirvió de cuartel general del ejército de Julio César en la batalla de Munda contra Pompeyo (46 a.C.) Siglos después el municipio fue cercado e incendiado en la toma de Jaén por parte de la Orden de Calatrava. En la decisiva batalla de Bailén del siglo XIX contra los franceses, Porcuna fue base del ejército patrio del general Castaños. Y durante la Guerra Civil resultó bombardeada por ambos bandos. Sin contar otro notable vecino histórico, Boabdil, el último rey de Granada, que permaneció preso aquí. Uno de los lugares con más historia de Andalucía. Sigue leyendo

Gádor (Almería)

panoramica_gador

A través de la carretera comarcal C-332, el viajero se adentra hasta Gádor, al pie de la sierra a la que da nombre. Uno de los lugares con historia de Almería y, por extensión, de Andalucía ideales para realizar una estupenda escapada de fin de semana. Un enclave apacible y de gentes hospitalarias, salvo que despierte la leyenda del hombre del saco si ha observado un comportamiento un tanto travieso a su alrededor. Sigue leyendo

Minas de Riotinto (Huelva)

riotinto_minas_huelva

Explotadas desde hace unos 5.000 años, desde la Edad del Bronce, en ellas trabajaron a lo largo de los siglos tartesios, fenicios, cartagineses y romanos, buscando el cobre, la plata y el hierro. Las minas de Riotinto son de las más antiguas del mundo y contienen el mayor volumen de piritas de cobre conocido. Con oquedales de hasta 200 metros de profundidad, estos yacimientos conservan muchos vestigios de su explotación por los ingleses. De la Antigüedad puede visitarse la necrópolis romana de la que fue Corta Lago. Ahora es uno de los lugares turísticos más visitados de Andalucía. Sigue leyendo

Mojácar (Almería)

Bordeando la costa de Almería, hacia el sur, el viajero llega a Mojácar, descubierta por los hippies en los años sesenta, cuando las mujeres se cubrían a la manera mora, y lanzada como destino vacacional. Hoy es uno de los principales centros turísticos de Almería, no exento de una reconocida historia que ha dejado su poso a lo largo de los siglos. Hasta incluso una tradición popular considera que Walt Disney nació en Mojácar.

Habitada la zona por el hombre de neanderthal, colonizadores mediterráneos fenicios y griegos llegaron a la costa de Mojácar con la intención de explotar la riqueza minera de Sierra Almagrera. La antigua Mojácar se encontraba en el cerro cercano a la costa llamado Mojácar La Vieja y que los romanos denominaron Monte Sacrum.

Panorámica de la villa de Mojácar.

La ciudad de Mojácar.

A partir del siglo XII la ciudad se trasladó a su emplazamiento actual, encaramada en lo alto de un cerro. De su pasado destaca la matanza que el adelantado de Murcia, Alonso Fajarzo, hizo en Mojácar en 1453 como venganza por la victoria un año antes sobre los de Lorca. La ciudad pasó a manos cristianas en 1488. Antes, dependía del Califato de Córdoba y se constituyó como plaza inexpugnable.

El pueblo de Mojácar, de impronta árabe, se asienta sobre un balcón natural con vistas al magnífico paisaje de las estribaciones de la sierra de Cabrera. Llama la atención lo bien conservado que se encuentra y la amabilidad de sus gentes. Sus calles y casas de aire morisco, con terrazas y cupulillas que evocan siempre la ocupación árabe. Mojácar sigue colgado en una infinita cuesta laberíntica.

calle encalada de Mojácar.

Calle típica de la ciudad andaluza.

Al viajero atribulado por el estrés le confortará deambular despacio por sus calles estrechas y escalonadas mientras nota, con sorpresa y alivio, que el tiempo aquí tiene otro ritmo. Durante su paseo, el viajero podrá admirar el interesante patrimonio de Mojácar, como la iglesia renacentista de Santa María (siglos XVI y XIX) o la fuente de los Doce Caños. Es tradición que en este histórico lugar se firmó la entrega de los pueblos de la comarca a los Reyes Católicos.

Además de su arquitectura, sus paisajes, playas, humedales y rincones únicos, sobresalen en Mojácar los restos arqueológicos. Yacimientos que guardan restos desde el Neolítico, como en la cueva del Algarrobo; La Edad del Cobre, en el paraje de Las Huertas; necrópolis como en la loma de Belmonte o el Cabecico de Aguilar, tanto del cobre como de la cultura del Argar. De ésta destaca, cerca de Mojácar, el Castellón de Gátar. Celtas, fenicios, griegos, romanos, visigodos y árabes han ocupado estas tierras.

El mirador del castillo (siglo XV) ofrece impresionantes vistas del valle de las Pirámides y un mapa a vista de pájaro de la costa subyacente, con sus calas recónditas y playas abiertas. La Puerta de la Ciudad y el torreón, únicos restos de la antigua muralla, retrotraen a la mente del viajero el pasado de dominación árabe y cristiana de Mojácar.

fuente de mojácar de los doce caños

La Fuente de los Doce Caños.

Después de contemplar la puesta de sol y de colmar los pulmones con el yodado aire marino, abierto el apetito terrenal, el viajero tiene la oportunidad de degustar las ricas tapas locales. No sin antes visitar la ermita de Nuestra Señora de los Desamparados como colofón de esta estupenda ruta.

Mojácar cuenta con una variada oferta entre deportiva y folclórica, como la popular corrida de cintas a caballo, que se celebra el 28 de agosto. Tras una exhausta jornada, toca descansar. Por la Red se suceden los portales que ofrecen ofertas de alojamiento a lo largo y ancho de la península ibérica. El viajero puede encontrar alojamientos y viajes baratos para visitar Mojácar o el resto de la geografía patria si bucea con empeño.

Dónde dormir: Hotel Mamabel’s; C/ Embajadores, 5; 04638 Mojácar (Almería); teléfono: 950472448; hotelmamabels@hotmail.com.

Dónde comer: El Viento del Desierto; Plaza Fronton 4; 04638 Mojácar (Almería); teléfono: 950478626.

San Fernando (Cádiz)

El 19 de marzo de 1812 se proclamó la Constitución de Cádiz, conocida como La Pepa por haber visto la luz el día de San José. En su confección jugó un papel esencial la localidad de San Fernando, por entonces Villa de la Real Isla de León. En ésta, a salvo de los franceses durante la Guerra de la Independencia, se gestaron las primeras Cortes constituyentes de nuestra historia contemporánea.

Hoy, la Ruta de las Cortes da a conocer en San Fernando los lugares más emblemáticos de aquellos acontecimientos. Arranca en el Ayuntamiento, donde el 24 de mayo de 1810 se reunieron los diputados. En su Sala Capitular tuvo lugar la conferencia preparatoria en la que se entregó a los presentes una minuta del juramento.

Tras aquel acto protocolario, los presentes se dirigieron a la Iglesia Mayor, donde se celebró una misa tras la cual los asistentes pronunciaron el juramento. Seguidamente, se trasladaron al Teatro Cómico, que acogería las sesiones. El edificio fue reformado para la ocasión, empleándose los palcos como gradas.

fachada del teatro de las cortes de 1812 en san fernando

Teatro de las Cortes donde se promulgó la Constitución de 1812./Jcn502

Las Cortes permanecieron en esta sede hasta el 20 de febrero de 1811, cuando un bote de fiebre amarilla obligó a trasladarlas a la ciudad de Cádiz, donde se promulgaría la primera Constitución Española de corte liberal y la tercera del mundo. Cuando la fiebre llegó a Cádiz, retornaron a la Isla de León, a la iglesia del Carmen. Y, antes de instalarse definitivamente en Madrid, cambió el nombre de la villa por el de San Fernando.

San Fernando ha sido testigo de otros acontecimientos históricos de enjundia, como cuando el almirante Juan Bautista Topete se pronunció contra el gobierno de Isabel II durante la Revolución de la Gloriosa de 1868. O durante la I República, cuando se produjeron graves enfrentamientos aquí entre marinos y republicanos después de proclamarse el Cantón de Cádiz.

Ya mucho antes, por estas tierras anduvieron fenicios, cartagineses, romanos o árabes, como así dan fe los hallazgos encontrados en la zona. Con el ascenso de los Borbones al trono de España, en San Fernando se creó el primer Departamento Marítimo de España debido a su estratégica localización.

fortaleza de san romualdo en san fernando.

Castillo de San Romualdo./Xemenendura

En esta localidad gaditana, cuna del gran cantaor Camarón de la Isla, el viajero puede visitar sus salinas. Luego se puede dirigir a la plaza del Ayuntamiento para contemplar la bella fachada neoclásica del histórico ayuntamiento y la no menos histórica barroca iglesia del Carmen, con valiosos retablos del mismo estilo.

Otro elemento patrimonial de San Fernando a destacar por su pasado es el castillo de San Romualdo, mudéjar del siglo XIV, que tuvo momentos heroicos frente al corsario inglés Francis Drake. O el espectacular puente de Zuazo, que en su origen era un acueducto romano, pero que desde la conquista cristiana pasó a ser un enlace decisivo para las comunicaciones con el continente.

San Fernando cuenta con el observatorio astronómico más antiguo de España que también puede entrar en la ruta del viajero. De interés resulta conocer, asimismo, que en el centro militar del Arsenal de la Carraca, destinado a la reparación y construcción de buques, se localiza el bergantín Juan Sebastián Elcano, perteneciente a la Armada Española.

estatua dedicada al cantaor camarón de la isla

Monumento a Camarón de la Isla en San Fernando./Xemenendura

Al viajero que se precie de conocer la fascinante historia de la Constitución de 1812 y las Cortes liberales se le recomienda disfrutar de una escapada de fin de semana. Como base de operaciones, resulta aconsejable que parta de la capital de la provincia, Cádiz, donde, aparte de reinar casi siempre el buen tiempo, la oferta de alojamientos es amplia, diversificada y adaptada a todo tipo de bolsillos. Haz clic en este enlace para encontrar aquellos hoteles de Cádiz donde poder pernoctar junto a la espléndida bahía y alrededores.

La sugerente voz en off del recordado actor Juan Luis Galiardo nos adentra, a vista de pájaro, en un breve pero intenso recorrido por San Fernando en este vídeo, uno de los mayores lugares con historia de la geografía española:

Dónde dormir: Hotel Spa Cádiz Plaza; Glorieta Ingeniero la Cierva, 3; 11010 Cádiz; teléfono: 956079190.

Dónde comer: Restaurante El faro de Cádiz; Calle San Félix, 15; Cádiz; teléfono: 956225858.

Loja (Granada)

Loja es una localidad típicamente andalusí, de calles estrechas y casas blancas, emplazada a la vera del río Genil y dominada por la alcazaba, fortaleza árabe del siglo X, desde la que hay unas espléndidas vistas. Famosa por sus dulces y por las truchas de su piscifactoría, Loja se descubre ante el viajero con unos orígenes que entroncan con la leyenda, pues algunos sitúan el origen de la ciudad granadina tras el diluvio bíblico cuando Túbal, descendiente directo de Noé, la denominara del mismo modo que a su hija predilecta Alfeia en el año 2163 antes de Cristo.

Si el viajero que estudia la historia deja de lado tradición y leyenda, hallará que los vestigios más antiguos de Loja datan de tiempos prehistóricos, en concreto del Paleolítico Inferior, hace 150.000 años. Íberos, romanos, bárbaros y musulmanes sintieron predilección por estas tierras. Sobre todo durante la dominación árabe de la península, cuando se llamó Medina Lauxa, es cuando Loja alcanza su esplendor urbano y se erigió como un importante enclave estratégico, puerto natural de la provincia granadina.

Vista de Loja

Panorámica aérea de la ciudad de Loja./Menesteo

De hecho, aquí nació en 1313 Ibn al-Jatib, ilustre polígrafo y visir de la corte andalusí de la Alhambra. Como urbe fronteriza, Loja se vio enfrascada en unas cuantas escaramuzas militares, incluso su toma y destrucción por parte de Fernando III el Santo en 1225. Antesala de la capital del Reino nazarí de Granada, Boabdil llegó a entregar la ciudad a Fernando de Aragón en 1486. Precisamente, el general en jefe de los ejércitos de los Reyes Católicos, Fernando González de Córdoba, fue alcalde de Loja en el siglo XVI.

Destacar, asimismo, para la curiosidad del viajero, que el célebre escritor Washington Irving describió la belleza de Loja en sus viajes por Al-Ándalus y que los Hermanos Marx decidIeron que en su película Sopa de ganso la ciudad de Loja se transformara en Sylvania.

Loja_palacio_narvaez

Palacio de Narváez./Menesteo

Loja reúne rincones de singular belleza, como la curiosa estación del ferrocarril, la iglesia de San Gabriel (siglo XVI), cuyo pórtico y cúpula se atribuyen a Diego de Siolé, la iglesia de la Encarnación, con su rico contraste de estilos (nave central gótica, capilla mayor renacentista y campamento barroco), o la casa y jardines del general Narváez, en las afueras, donde nació y vivió el popular militar del siglo XIX, quien se convirtió en primer ministro durante el reinado de Isabel II. Fue conocido como el Espadón de Loja.

De entre las edificaciones civiles merece la pena destacar el recinto de la Alcazaba, el Caserón de los Alcaides Cristianos y el Pósito o antiguo granero. Tanto su aljibe como las murallas están declaradas Monumento Histórico-Artístico. Resulta muy recomendable visitar para el viajero los denominados ‘infiernos de Loja’, grandes cascadas que forma el Genil, como la Cola de Caballo y Los Infiernos, en los que el agua salta con fuerza y brillante, en parajes de singular belleza.

Loja_Campanario_iglesia_encarnación

Campanario de la iglesia de la Encarnación./Arturo Reina

Como otros atractivos de cierto interés, el viajero tiene la opción de descubrir la Fuente de los 25 caños, el convento de Santa Clara (siglo XVI), donde destacan la portada de estilo isabelino y los artesonados mudéjares, o también la Puerta de Jaufín, que era el antiguo acceso a la ciudad granadina.

En las cercanías de Loja se halla uno de los mejores y más lujosos hoteles de Andalucía. La Bobadilla está ubicado en una enorme finca, en un edificio en forma de cortijo y con todos los servicios imaginables, además de dos restaurantes de gran nivel, como La Finca y El Cortijo.

Sin más demora, y para concluir este breve recorrido por una de las ciudades con más historia y riqueza patrimonial de Andalucía, os dejo con un estupendo vídeo que permite descubrir la belleza que atesora Loja y desprende a todo quien tiene el privilegio de visitarla:

Dónde dormir: Hotel Abades; Autovía A-92, Km. 192; 18300, Loja (Granada) Teléfono: 902323800; reservas@abades.com.

Dónde comer: Casa Raimundo; Plaza de San Isidro; 18313 Riofrío (Granada) Teléfono: 958326810.

Alcalá de los Gazules (Cádiz)

En pleno Parque Natural de los Alcornocales, en un paraje de preciosa hermosura, se encuentra Alcalá de los Gazules, pueblo cuyo casco antiguo está declarado Conjunto Histórico-Artístico. Capital de los turdetanos, los romanos la llamaron Regina Turdetana. Los árabes, ‘Fortaleza’, que es lo que viene a significar Alcalá. Y ‘de los Gazules’ por los caballeros que la poseyeron gracias al rey de Granada.

Alcalá de los Gazules conserva importantes restos arqueológicos en su término, como los dibujos prehistóricos de la Laja de los Hierros. En su término se encontró el Bronce de Lascuta, romano, hoy en el Museo del Louvre. Se trata de una placa con un tratado de hospitalidad latino hallado en 1840. Datado en el año 189 antes de Cristo es, pues, el documento en latín más antiguo de España.

panoramica alcala gazules

Panorámica aérea de Alcalá de los Gazules.

La llegada de los visigodos permitió que la localidad gaditana adquiriese un nuevo carácter. De esta época datan la actual torre de la Mesa del Esparragal como la desaparecida Ermita de los Santos Nuevos, donde se encontraron reliquias de los Santos Mártires Servando, Germán, Saturnino, Justa y Rufina.

En 1248 conquistó el municipio Fernando III, pero pasó de nuevo a poder de los musulmanes, hasta que en 1264 Alfonso X el Sabio la reconquistó. En la Guerra de la Independencia, los habitantes de Alcalá de los Gazules organizaron su propia defensa contra los franceses. Consiguieron sonadas victorias, pero la represalia fue terrible: sus habitantes fueron degollados y su castillo árabe volado. Se conservan sus restos. Aquí nació Fernando Casas, autor del primer tratado conocido sobre el cólera.

bronce lascuta alcala gazules

El Bronce de Lascua original se conserva en el Museo del Louvre.

Ya de lleno mediante un paseo firme y decidido por Alcalá permite reconocer un monumento detallado como es la iglesia de San Jorge, realizada a finales del siglo XV. De esta época cabe destacar la magnífica portada del templo de estilo gótico. La iglesia sufrió muchas reformas a lo largo del siglo XVII y posteriores. Próximo a la parroquia se ubica el torreón del Castillo. Y apenas en unos pasos el viajero llega a la Casa del Cabildo, antiguo Ayuntamiento construido a mediados del siglo XVI y de reciente restauración.

Antes de dejar el pueblo, merece la pena darse una vuelta por sus talleres artesanos, donde se fabrican objetos de guarnicionería, botas de montar y objetos de madera como los dornillos, realizados con madera de fresno. De su maravilloso entorno natural destaca la zona recreativa de El Picacho, con el aula de la naturaleza, zona de acampada libre y el Albergue Montes de Propios.

Mientras, el Parque de los Alcornocales conserva una de las mejores masas forestales de Andalucía. Abundan las encinas, quejidos, algarrobos y aceches. Pero sobresalen los alcornocales, que reúnen aquí una de las mayores concentraciones del mundo.

Vista general del exterior del inmueble molino

Molino de la localidad andaluza.

A escasos cinco kilómetros, y también de obligada visita, se halla el Santuario de Nuestra Señora de los Santos, del siglo XVII, donde se conserva la mejor colección de ex-votos de Andalucía. No obstante, y como rea el tópico, una imagen vale más que incontadas palabras.

En concreto, este vídeo que os muestro a continuación ofrece una bella estampa de Alcalá de los Gazules, toda ella acompañada de un poema entonado de fondo que ensalza sus encantos:

Dónde dormir: Hotel La Palmosa; carretera Jerez-Los Barrios; A-381, km 45; teléfono: 956413364.

Dónde comer: Restaurante Pizarro; Paseo la Playa 9; teléfono: 956420103.

Cástulo (Jaén)

El subsuelo de localidad de Linares tiene historia, sin duda, pero su superficie no le va a la zaga. Así lo demuestra el Museo Arqueológico casi monográfico dedicado a la ciudad iberorromana de Cástulo, localizada a apenas cinco kilómetros, cuyas ruinas son visitables en su término. Si el viajero toma la carretera JA-4102 en dirección a Torreblascopedro deberá estar atento a un desvío a la izquierda que está señalizado. La máquina del tiempo le conducirá a un yacimiento que milenios atrás fue lustroso.

Cástulo se erigió como una importante ciudad íbera, capital de la región de Oretania. La ocupación de la zona ya tuvo lugar en el 3.000 antes de Cristo, en plena Edad del Bronce, donde algunos agricultores se establecieron en comunidad para crear la denominada Cultura de los Silos.

Ruinas de la ciudad de Cástulo

Ruinas de la ciudad de Cástulo.

A partir del siglo X a.C. a Cástulo se la considera un centro neurálgico de la periferia del reino de Tartessos debido a sus importantes y fecundos yacimientos minerales, lo que motivó la atracción comercial de griegos y fenicios. Ya en época ibérica, Cástulo se alzó como uno de las fortalezas urbanizadas de postín de lo que hoy es Andalucía y por extensión, de la península. De hecho, acuñó moneda propia.

Sus ambiciones territoriales le llevaron a expandirse hasta Ciudad Real por el norte, Málaga por el sur, Gibraltar por el oeste y Cartagena por el este. No obstante, el emergente poder militar de los cartagineses les llevó a la apropiación de la ciudad en el año 208 a.C. tras duras escaramuzas.

restos romanos castulo

La ciudad andaluza alcanzó notoriedad en época íbera y romana./paleorama

Pero apenas dos años después, la nueva potencia del Mediterráneo que ya era Roma, a manos del ejército de Publio Cornelio Escipión, se hizo con Cástulo. La Oretania desapareció y la urbe fue incorporada a la provincia de la Tarraconensis. A pesar de estar bajo el yugo romano, Cástulo mantuvo su estatus de ciudad avanzada para la época. Sobre todo, después de aliarse con Roma, que resultó vencedora, en la Segunda Guerra Púnica frente a Cartago. Permitieron que Cástulo pudiera explotar los yacimientos de metal de parte de Sierra Morena.

Los restos que todavía hoy perduran en tierras andaluzas corresponden al pasado de Cástulo como ciudad romanizada. Contó con un gran teatro que posiblemente dispusiera de anfiteatro. Bajo dominación visigoda, la ciudad jienense dispuso de una sede episcopal, interrumpida en el siglo VII tras trasladarse el obispado a la pujante ciudad de Beatia (Baeza). Comenzó ahí su declive, que se agudizó con la llegada de los árabes.

Cástulo Mosaico cuatro estaciones

Mosaico dedicado a las cuatro estaciones hallado en Cástulo./Kordas

Su suerte expiró en el siglo XIV. Las ruinas de Cástulo, entre ellas unas imponentes murallas, sirvieron de cantera para las florecientes ciudades de Baeza y Linares. Una de las ciudades iberorromanas de mayor trascendencia para el devenir del territorio de la península agonizó de una forma lamentable. Menos mal que la historia todavía la recuerda.

El viajero interesado en visitar los restos de la urbe deben dirigirse al centro de recepción de visitantes los martes por la tarde, de miércoles a sábado de 9 a 14 horas y de 15.30 a 18.30 horas (en invierno; hasta las 20 horas en verano), y los domingos y festivos solo por la mañana. Un teléfono al que puede llamar es el 953609389.

Ruinas y restos de Cástulo

Un centro de recepción acoge a los viajeros que visitan el yacimiento.

Mosaicos de una gran belleza y en un estado casi perfecto de conservación hallados en Cástulo dan pie para que la imaginación del viajero, al ver este vídeo, se retrotraiga a la época de esplendor y auge que alcanzó esta zona de Andalucía en tiempos de la dominación romana de la península. Tan solo tiene que dejarse llevar:

Dónde dormir: Hotel RL Aníbal; Calle del Cid Campeador, 11; Linares (Jaén); teléfono: 953650400.

Dónde comer: Restauante La Casona; Calle Santiago, 7; Linares (Jaén); teléfono: 953601157.

Frigiliana (Málaga)

En el horizonte por donde asoma la primera luz de la mañana, los tenues rayos del sol iluminan el amanecer de Frigiliana, la puerta de entrada de la zona de Axarquía, territorio malagueño al que los antiguos pobladores musulmanes de Al-Ándalus consideraban Oriente. Ofrece, sin duda, una de las panorámicas más espectaculares de la Costa del Sol. Frigiliana es la puerta de entrada a este paraíso andaluz.

Un menhir al noroeste del casco urbano de Frigiliana atestigua la pertenencia de la localidad a la cultura de El Argar en el año 3000 a.C. Fenicios, romanos y vándalos dieron paso a otras civilizaciones y culturas que poblaron el lugar, como los árabes que, tras el desembarco de Tarik en Gibraltar en el año 711, levantaron un castillo árabe de 4.000 metros cuadrados que fue destruido por los ejércitos cristianos en 1569.

panoramica_Frigiliana

Panorámica de Frigiliana./Samu73

Solo cinco kilómetros separan Frigiliana de Nerja. La localidad malagueña está dividida en barrios. Conserva una de las más auténticas manifestaciones de la arquitectura tradicional árabe en España: su barrio morisco o Barrio Alto. En sus puertas, las casas son recientes, de tres a cuatro décadas a esta parte. Conviene estacionar el coche a la entrada y caminar por la calle que sube hasta el estadio de fútbol, un proyecto arquitectónico integrado en el paisaje de los barrancos de la sierra, a los pies del Barrio Viejo.

La Casa del Apero, un museo de introducción a la historia del pueblo y un animado centro cultural, es el punto de partida de toda caminata del viajero que visita el pueblo. Fue construido a principios del siglo XVII y estuvo desde un principio ligado al Ingenio. Se destinó en principio como granero, caballerizas y almacén de útiles de labranza. Alrededor de su empedrado patio interior se dispone el resto de dependencias, entre ellas la oficina de turismo.

calle_Frigiliana

Calle típica de la localidad malagueña./gildemax

El Ingenio o palacio de los Condes de Frigiliana, uno de los monumentos industriales de la provincia de Málaga, fue levantado a finales del XVI como casa solariega ligada al apellido Manrique de Lara, señores de la villa desde 1508. Los sillares ordenados en su fachada de entrada proceden del castillo, cuyos restos se alzan en el cerro más alto, además de los balcones, las rejas y el reloj de sol. Alberga la única fábrica de miel de caña de Europa, además de una almazara que moltura siguiendo métodos artesanales.

Para muchos estudiosos, el barrio antiguo de Frigiliana, el mudéjar, es la estructura arquitectónica popular de origen árabe más pura de Málaga. Sus calles, sus casas, sus plazas pequeñas, sus miradores han sido galardonados en concursos de embellecimiento decenas de veces. Parecen rescatadas de un cuento. Todo está cuidado, todo esconde un mimo, desde los arriates donde crecen jazmines hasta los zócalos pintados cada primavera. En sus calles se exhiben hasta doce paneles cerámicos que detallan la batalla del Peñón de Frigiliana, un episodio de la rebelión de las Alpujarras desatado en junio de 1569 que puso fin a la presencia morisca en la península.

iglesia_san_antonio_frigiliana

Iglesia de San Antonio./Samu73

De la contienda resultaron ganadoras las tropas de Luis de Requesens, y los moriscos fueron expulsados de sus tierras y diseminados por la península, al tiempo que se poblaba Frigiliana con cristianos viejos procedentes de otros puntos del territorio nacional. Bajo el reinado de Felipe IV la población adquirió el título de villa.

En la plaza principal de Cómpeta se alza la iglesia de San Antonio, flanqueada por un campanario neomudéjar. Cómpeta es famosa por sus uvas pasas y por sus vinos con denominación de la tierra. No está lejos Canillas de Albaida, una localidad blanca situada sobre una colina. En la plaza mayor de Canillas se ubica la iglesia de Nuestra Señora de la Expectación. Pero quizás lo más hermoso está a sus lados, en las calles y plazas que crean una sugerente estampa llena de romanticismo.

Placa_en_Frigiliana_moriscos

Azulejo que recuerda la presencia de los moriscos en Frigiliana./Son of Groucho

La calidad de imagen no es muy óptima, pero el vídeo que os dejo a continuación es interesante, ya que resume en poco más de cinco minutos los atractivos turísticos que en la actualidad ofrece Frigiliana a todo viajero que pretende visitarla y conocer su pasado e historia.

Dónde dormir: Hostal Las Chinas; Plaza Doña Amparo Guerrero, 14; 29788 Frigiliana (Málaga); teléfono: 952533073; hotel-laschinas@terra.es.

Dónde comer: Restaurante Necane; Calle San Sebastian 30; 29788 Frigiliana (Málaga); teléfono: 952533382.