El Canto del Pico (Madrid)

torrelodones_canto_pico_palacio

Alejado del mundanal del ruido, rodeado de una grata naturaleza y emplazada a más de un millar de metros de altura sobresale un escenario de película, abandonado, propio de una historia de terror, pero no exento de un pasado rico en historia reciente. El Palacio del Canto del Pico, que pertenece al término municipal de Torrelodones, fue refugio personal de Francisco Franco, antes cuartel militar de Indalecio Prieto durante la Guerra Civil y residencia de Antonio Maura, presidente del Gobierno a comienzos del siglo XIX (llegó a serlo hasta en cinco ocasiones), quien falleció en su interior cuando bajaba las escaleras. Hoy el sitio está declarado Bien de Interés Cultural. Sigue leyendo

Cuartel del Conde Duque (Madrid)

cuartel_conde:duque_madrid_lugares_historia

Es lo más similar a un templo dedicado a la historia y la cultura. Antaño edificio militar bajo el reinado de Felipe V, en la actualidad es uno de los mayores centros culturales de todo Madrid, quizás el espacio con más fondos históricos. El Cuartel del Conde Duque conserva entre sus muros buena parte del pasado de la capital de España. Y es que sus colosales dimensiones, que alcanzan los 58.777 metros cuadrados (es más grande que el Palacio Real), abarcan un vasto conjunto de más de 100 kilómetros de estanterías que almacenan fueros antiquísimos, publicaciones de todo el mundo desde el siglo XVIII, incunables, manuscritos, antiguas partituras y hasta los Autos Sacramentales de Calderón de la Barca. Sin duda, uno de los lugares con historia de Madrid. Sigue leyendo

Cafés con tertulia (Madrid)

cafe_gijon_madrid_lugares_historia

Pío Baroja, Valle Inclán o Antonio Machado fueron algunos de sus notables y habituales clientes. Los ilustres cafés literarios de la capital de España del siglo XIX como el Mahón, el Gijón o el Comercial (estos dos últimos siguen abiertos en la actualidad pese a la crisis), se convirtieron en centros culturales de primer nivel, donde se reunían los mejores artistas e intelectuales para, entre cafés, vinos y la nebulosa del humo de los cigarros, inspirar sus obras o bien debatir durante interminables horas de literatura, cultura, política y otros asuntos mundanos. También se iba allí a pelearse, a enemistarse, a vanagloriarse y hasta solucionar el mundo. El olor a vetusto, pluma y tintero todavía perduran en estos emblemáticos lugares, que se han convertido en lugares con larga historia de Madrid. Sigue leyendo

Ruta por el Madrid romano y visigodo

fuenfria_calzada_romana_lugares_historia

Que Madrid no tiene un pasado romano y visigodo es bien sabido, pero quizás no sea tan conocido que en la región existen unos cuantos yacimientos arqueológicos relacionados con ambos pueblos que demuestran la presencia humana de milenios y siglos atrás. Que sin duda merecen la atención del viajero. Lugares con historia en forma de bellos conjuntos de piedra como Complutum, Navalvillar, Dehesa de la Oliva o Fuenfría. Cuatro itinerarios que conforman Historias en la Tierra, un conjunto de visitas guiadas y teatralizadas de la mano de los madrileños de la Antigüedad. Son gratuitas y se llevan a cabo los sábados a las 11.30 horas. La máquina del tiempo comienza a calentar motores… Sigue leyendo

Ruta por Egipto en España (Madrid, Barcelona, León)

egipcio_templo_debod

Erigieron las pirámides, una de las siete maravillas del mundo antiguo, la única que queda en pie. Alcanzaba desde el Delta del Nilo hasta la actual Assuan y más allá del Éufrates. Durante más de 3.000 años dominaron todo un imperio alrededor del segundo río más largo del mundo. El Antiguo Egipto es una civilización fascinante, en la que el poder del faraón dominaba a una sociedad subyugada por el poder que ejercía un amplio panteón de dioses. Y aunque a España no llegó la cultura egipcia como tal en aquel periodo, su legado en forma de vestigios arqueológicos sí que se puede encontrar en varios puntos de la península, por fortuna para el viajero amante del pasado. Quizás lo más representativo para ser visitado de aquella época se concentra en Madrid, Barcelona y León.  Sigue leyendo

Museo Naval (Madrid)

maqueta_maine_museo_naval_madrid

Seis siglos de historia militar y política alrededor de los mares patrios y allende los océanos le contemplan, desde la época de los Reyes Católicos hasta la actualidad. En el paseo del Prado, nº5, de Madrid, separado del palacio de Comunicaciones por la calle Montalbán, se encuentra el Museo Naval, en el edificio antaño sede del Ministerio de Marina, ahora Cuartel General de la Armada, con dos salas dedicadas a la batalla de Lepanto y el descubrimiento de América, dos de los grandes logros del Imperio Español. Sigue leyendo

Palacio de Buenavista (Madrid)

madrid_palacio_buenavista_ejercito

Frente al Banco de España, en un enorme cuadrilátero de la plaza de Cibeles, se encuentra el antiguo Ministerio de la Guerra, hoy sede del Cuartel General del Ejército de Tierra. El antiguo Palacio de Buenavista, construido por la duquesa de Alba a finales del siglo XVIII como residencia privada, es uno de los lugares con mucha historia de la capital y de la España militar y política. Sus estancias vieron trabajar a políticos de la Segunda República como Azaña o Largo Caballero y en ellos se fraguaron importantes acontecimientos del pasado de nuestro país como la defensa de Madrid durante la Guerra Civil. Sigue leyendo

Manzanares el Real (Madrid)

Si el viajero toma la carretera M-608 en dirección oeste, llegará en poco más de medio centenar de kilómetros de la capital a Manzanares el Real, una de las poblaciones de la Comunidad de Madrid con mayor afluencia turística durante todo el año, pero no exenta de historia. Un pasado que se puede escribir con letras versales. Aunque estuvo habitada en la Prehistoria, su poblamiento data del siglo XIII, cuando se asentaron en ella pastores segovianos, navarros y palentinos.

Parte de la historia antigua de Manzanares se asocia a la más que probable presencia de druidas en la zona allá por el año 1.000 a.C. Las reminiscencias de los ritos que practicaba esta clase sacerdotal oriunda de Gran Bretaña y la Galia permanecen la fiesta religiosa local de la Virgen de Peña Sacra. La ocupación romana y la participación activa local de los lugareños en la toma de Sevilla durante la Reconquista dan paso a siglos y siglos de historia hasta que la localidad llegue a convertirse en cuna de la autonomía madrileña; en su castillo se celebró en 1982 el acto de constitución de la Asamblea y la redacción del Estatuto de Autonomía.

fortaleza_manzanares_el_real

El imponente castillo de Manzanares el Real./Zaqarbal

Antes de entrar en la villa se encuentra el embalse de Santillana, cuyos orígenes se remontan al año 1900, cuando se construyó una presa para regar los campos. En las aguas del embalse abundan las aves acuáticas. Sobre un cerro, a la salida de Manzanares, se conservan los restos del castillo Viejo, construido por Pedro González de Mendoza y residencia del marqués de Santillana hasta 1475.

En el centro de la villa, cuyo casco histórico está declarado Bien de Interés Cultural, se alza la iglesia de Nuestra Señora de las Nieves (siglo XV), con un pórtico renacentista y una torre de tres cuerpos que guarda dos campanas llamadas Ave María y María y José. En los jardines hay varias lápidas romano-góticas y, en el interior del templo, una pila bautismal con decoración gótico-renacentista. El Ayuntamiento, levantado sobre los restos de un palacio del siglo XVI, presenta un pórtico sostenido por columnas.

Uno de los castillos más lozanos y notables no solo de Madrid, sino de toda España es el de Manzanares el Real, que participa de una doble condición: una gran fortaleza defensiva y al mismo tiempo una residencia palaciega. En él se combinan los elementos góticos, mudéjares y renacentistas, que forman un conjunto de gran belleza y personalidad. Está declarado Monumento Histórico Artístico.

torre_templo_religioso_manzanares_el_real

Iglesia de Manzanares el Real./Pavlemadrid commons

La fortaleza perteneció a una de las familias con más linaje de Castilla: los Mendoza; es una buena muestra de la arquitectura militar castellana del siglo XV. La construcción está compuesta por un recinto de planta cuadrangular, con torres en los ángulos, tres cubos (torreón adosado a la muralla de una fortificación) cilíndricos, y una gran torre del homenaje, coronada por una torreta de planta octogonal. Destaca la galería cubierta de la fachada meridional, compuesta por arco de estilo gótico flamígero.

El viajero amante de la naturaleza encuentra, en la zona donde se ubica Manzanares el Real, la Cuenca Alta del Manzanares, lugar menos turístico declarado Reserva de la Biosfera por la UNESCO. Su parque regional es el espacio natural protegido de mayor superficie de la comunidad madrileña. Los viajes a Madrid no se limitan solo al Retiro o al parque de El Capricho. Existen más zonas verdes de indudable historia y belleza.

iglesia_ermita_peña_sacra_manzanares el real

Ermita de la Peña Sacra./Cruccone

En dirección a Soto del Real está la fuente de las Ermitas, renacentista, con un interesante blasón. Antes de abandonar Manzanares el Real el viajero puede visitar el Museo Etnológico con objetos de uso cotidiano de finales del siglo XIX hasta mediados del siglo XX. Cerca, en dirección a la Pedriza, se ven las ruinas de un molino (siglo XVIII) y la ermita de la Peña Sacra, con una imagen de la Virgen titular (siglo XIX) reproducción de la original. Este es un lugar idóneo para practicar la escalada, antaño escondite de bandoleros.

No solo Manzanares el Real presume de castillo por la zona. Buitrago de Lozoya, también en Madrid, conserva unas excelsas murallas, ideales para ser visitadas por los aficionados a la historia. Si la pasión se despierta por los restos fósiles, recomendamos dos yacimientos de excepcional interés: Cerro de los Batallones y el peculiar que se esconde debajo de la estación de metro de Carpetana. Elija un lugar con historia u otro el viajero para descubrir, le resultará de interés saber que tiene a su disposición vuelos y hoteles baratos si desea visitar la capital de España y otros puntos de la geografía europea e incluso, mundial.

 

Dónde dormir: Hotel Parque Real; Padre Damián, 4; 28410  Manzanares el Real (Madrid); teléfono: 918539912.

Dónde comer: Restaurante Parra; Calle de los Panaderos, 15, 28410 Manzanares el Real (Madrid); teléfono: 918539577.

Plano Manzanares el Real

Estación de metro Carpetana (Madrid)

Viajar en el metro es también instructivo. Sobre todo a nivel histórico si se hace a través de la línea ferroviaria madrileña. En concreto sobre la línea 6 (distrito de Carabanchel), cuya una de sus estaciones, la de Carpetana, alberga un yacimiento paleontológico de excepcional interés, y además es visitable. Aquí se han hallado más de 15.000 restos de fósiles de animales que datan de la época prehistórica del Miceno, en un periodo que abarca entre 23 y cinco millones de años atrás. En concreto, los de aquí tienen una antigüedad de 14 millones de años. Un lugar no turístico, de esos que no aparecen en las guías de viaje convencionales.

El fenomenal conjunto arqueológico alberga, entre otros fósiles, mandíbulas de caballo primitivo, restos de mastodontes, rinocerontes, rumiantes, tortugas gigantes y restos de otro tipo de carnívoros. No son los únicos vestigios óseos encontrados. Asimismo, se han obtenido piezas de una especie de lobo e incluso fósiles de anficiónido, una especie de oso-perro, en el subsuelo de Madrid.

Fósiles del yacimiento del metro de Carpetana de Madrid

El gontoferio o mastodonte ocupa una de las vitrinas del museo del metro de Carpetana.

El yacimiento fue descubierto mientras se realizaban las obras del metro en dicha estación. Ahora, el lugar se ha convertido en un museo para el público con la recreación de los paleoambientes de aquella época en largas vitrinas. Otros dos espacios, sitos en un vestíbulo y a la entrada de dos ascensores de la estación, acogen sendos paneles que muestran lo que se representa en los dos yacimientos recuperados.

El primero de ellos tiene un panel en vinilo con las imágenes que representan el paleoambiente que existió en el primero de los yacimientos hallados, localizado a diez metros por debajo del segundo, en el que aparecieron numerosos restos, en su mayoría correspondientes a mastodontes de la especie Gonphotherium angustidens. Otros fósiles, pero estos de flora, de polen, han proporcionado varios granos de sauces, álamos, robles, hayas y abetos del Miceno.

En el segundo yacimiento paleontológico se ha recreado en una amplia zona que permite el tránsito de viajeros, el paleoambiente y los biótopos que existieron en lo que hoy ocupa la Carpetana hace alrededor de 14 millones de años, donde se encuentran representadas algunas faunas de por aquel entonces y cuyos restos se han obtenido durante las excavaciones. Muestras de antiguos osos-perro, osos-lobo, felinos, tortugas gigantes, rinocerontes o jabalíes completan esta nutrida y variada muestra.

yacimiento_carpetana_tigre_dientes_sable

El tigre de dientes de sable habitó en Madrid hace millones de años.

Aquí, el viajero hallará dos amplias vitrinas que exhiben réplicas de restos fósiles recuperados por el Consejo Superior de Investigaciones Científicas del Museo Nacional de Ciencias Naturales de Madrid. Como la mandíbula de suido (un jabalí primitivo), fauces de rinoceronte, mandíbulas de osos-lobo, otras de anquiterios (pequeños caballos primitivos con tres dedos) y mandíbulas de osos-perro.

Junto a uno de los accesos a la estación de metro madrileña, se ubica tras un gran ventanal una reconstrucción a tamaño real de un gonfoterio o mastodonte, similar a un elefante. En el yacimiento se ha encontrado un maxilar de dicha especie. Para completar la visita museográfica, a lo largo de 45 metros de pasillo, el viajero podrá contemplar un gran panel de cómic serigrafiado que relaciona la historia del metro de la capital, la construcción de la propia estación, con la fauna aparecida en la Carpetana.

Panel_informativo_yacimiento_fósiles_estación_metro_carpetana

Paneles expositivos en la estación de metro madrileña.

Quien se muestre interesado en visitar este área expositiva, debe tener en cuenta su horario de apertura al público: de 6 a 1.30 horas, mientras permanece abierta la estación de metro. Merece la pena. Una vez conocido el itinerario, el viajero tiene más opciones de emprender otras rutas históricas por la capital y alrededores. También resulta de interés acercarse hasta otro extraordinario yacimiento paleontológico de mamíferos prehistóricos, como es el Cerro de Batallones.

Si se prefiere otro tipo de lugares para visitar en Madrid, buenas alternativas son dos ciudades Patrimonio de la Humanidad como Alcalá de Henares y Aranjuez, monumentos como el Cerro de los Ángeles o excelsos palacios como El Escorial y su biblioteca. Y ahora toca descansar tras este extenuante periplo. La oferta de alojamientos en Madrid es amplia y variada, adaptada a todo tipo de bolsillos. El viajero puede encontrar hoteles a muy buen precio si indaga un poco por la Red.

Dónde dormir: Hotel Praga; alle de Antonio López, 65, 28019 Madrid; teléfono: 914690600.

Dónde comer: Amar Eurokebab Pizzería; Avenida Nuestra Señora de Valvanera, 115 (Madrid); teléfono: 914611718.

Mapa Carpetana Madrid

Aeródromo de Cuatro Vientos (Madrid)

Testigo privilegiado de la historia más reciente de España, en 2011 celebró sus primeros cien años de vida. Porque fue el 11 de enero de 1911 cuando una comisión militar propuso al Ministerio de la Guerra la compra de unos terrenos para instalar una escuela de pilotos y un centro de prueba de aeroplanos, el futuro aeródromo madrileño de Cuatro Vientos, el aeropuerto más antiguo de nuestro país. Y en el castizo barrio de Carabanchel.

La primera promoción de la escuela de pilotos de Cuatro Vientos no fue muy nutrida. El aeródromo forjaría a cinco intrépidos ases de la aviación: los capitanes Kindelán (que habría de pasar a la historia como el fundador del Ejército del Aire español), Herrera y Arrillaga y los tenientes Barrón y Ortiz de Echagüe.

Avión Antonov sobrevolando el aeródromo de Cuatro Vientos.

Avión de tipo Antonov./Magic Aviation

En 1913, la inicial precariedad de las instalaciones comenzó a enmendarse, y la mayoría de los distintos edificios del campo de vuelo ya estaban listos. Habría que esperar unos años más para que se alzara la torre de señales, construida entre 1919 y 1920 por Enrique Serra en su taller del Paseo de las Delicias.

De 1918 data el Laboratorio Aerodinámico, cuyo túnel del viento en circuito cerrado sería un modelo para el resto de Europa. En febrero de 1936, Cuatro Vientos empezó a operar como aeropuerto nacional y se convirtió en una alternativa al de Barajas.

De aquí partió la Escuadrilla Elcano que en 1926 se dirigió a Manila. De aquí también partió el vuelo de Fernando Rein Loring a la misma ciudad. Y aquí tuvo lugar el vuelo inicial del autogiro de Juan de la Cierva. Durante la Guerra Civil, el aeródromo de Cuatro Vientos sirvió como base al ejército republicano, y, a su finalización, mantuvo su estatus como academia para pilotos. Asimismo, ha acogido al De Havilland dh-89 Dragon Rapide, el avión que trasladó al general Franco a Marruecos de su destierro en Canarias para idear el golpe de Estado contra la República.

Acto de puesta en marcha de la compañía aérea Iberia

Inauguración oficial de la compañía Iberia./Iberia Airlines

El aeródromo conoció una segunda juventud cuando, en 1971, fue abierto al tráfico internacional de pasajeros. No obstante, su hermano ‘menor’ Barajas (que se abrió al tráfico aéreo en abril de 1931) creció tan desaforadamente que Cuatro Vientos nada pudo hacer para resistir su empuje. Su destino no era el transporte de pasajeros.

Los hangares del Museo del Aire, emplazado en el aeródromo de Cuatro Vientos, son una perfecta lección de la historia reciente de España a vista de pájaro. Esta galería aérea ocupa una superficie de 66.938 metros cuadrados y cuenta como ejemplares al Saeta HA-200, que realizó su primer vuelo el 12 de agosto de 1955 y fue retirado en 1981.

En la actualidad, aparte de albergar el Museo del Aire, el aeródromo de Cuatro Vuentos también acoge helicópteros de vigilancia de la Dirección General de Tráfico y la Policía Nacional. Los primeros domingos de cada mes, la Fundación Infante de Orleans, un museo de aviones históricos en vuelo, organiza en estas instalaciones unas exhibiciones aéreas de época que trasladan al público a la prehistoria de la aviación.

Una de las torres de control del aeródromo de Cautro Vientos

Torre de control del aeródromo madrileño./Felipealvarez

Hace escasas fechas, el aeródromo de Cuatro Vientos ha estado de actualidad porque el pasado 5 de mayo fallecía el comandante del Ejército del Aire Ladislao Tejedor Romero en un vuelo de exhibición tras un aparatoso accidente. La nave siniestrada era el único Hispano Aviación HA-200 Saeta que poseía la Fundación con capacidad de vuelo. España llegó a sumar hasta 122 Saetas, y vendió la serie preliminar (10 aviones) a la fuerza aérea egipcia, los primeros que exportó nuestro país.

Viajar por España descubre al viajero atractivos lugares con historia alejados de lo convencional que pueden llegar a convertirse en un destino turístico de por sí. Descubrir sitios concretos como el aeródromo de Cuatro Vientos supone una nueva parada con historia en el itinerario del viajero que busca una ventana al pasado. Merece la pena la escapada.

Dónde dormir: Hotel Egido Vía Lusitania; Antonia Rodriguez Sacristán, 14, 28044 (Madrid); teléfono: 915110380.

Dónde comer: El Mirador de Cuatrovientos; Carretera Barrio de la Fortuna, 14 (Madrid); teléfono: 915085445.

aerodromo cuatro vientos