Cuartel del Conde Duque (Madrid)

Es lo más similar a un templo dedicado a la historia y la cultura. Antaño edificio militar bajo el reinado de Felipe V, en la actualidad es uno de los mayores centros culturales de todo Madrid, quizás el espacio con más fondos históricos. El Cuartel del Conde Duque conserva entre sus muros buena parte del pasado de la capital de España. Y es que sus colosales dimensiones, que alcanzan los 58.777 metros cuadrados (es más grande que el Palacio Real), abarcan un vasto conjunto de más de 100 kilómetros de estanterías que almacenan fueros antiquísimos, publicaciones de todo el mundo desde el siglo XVIII, incunables, manuscritos, antiguas partituras y hasta los Autos Sacramentales de Calderón de la Barca. Sin duda, uno de los lugares con historia de Madrid.

El edificio fue levantado por el arquitecto Pedro de Ribera bajo orden del monarca Borbón, el primero de esta larga estirpe que gobierna en nuestro país, en 1717, con la idea de que se convirtiera en cuartel de su contubernio pretoriano, la Real Guardia de Corps, conformada por 600 soldados y 400 caballos. Se le denomina así al inmueble por el III duque de Berwick y Liria y Conde de Lemos, yerno del duque de Alba, cuya familia conservó las tierras sobre las que se asentaba el cuartel hasta mediados del siglo XX. Según otros, el nombre deriva del conde-duque de Olivares, valido de Felipe IV.

cuartel_conde:duque_madrid_lugares_historia

Patio del Cuartel del Conde Duque de Madrid./Airin

De estilo barroco (churriguerismo) el Cuartel del Conde Duque se levantó, precisamente, junto a las paredes del Palacio de Liria, residencia de la Casa de Alba. Tiene forma de enorme rectángulo y una exquisita portada flanqueada por dos pilastras, que se elevan hasta un frontón curvo decorado con el escudo real. Cuenta con una gran plaza central, dos patios laterales y amplios espacios que se destinaron antaño a caballerizas.

El cuartel transmutó a academia militar en el siglo XIX. Luego fue también observatorio astronómico, prisión y parte del sistema de comunicaciones de telégrafo óptico. Un incendio casi acaba con el Cuartel del Conde Duque en 1869, y seis años más tarde estuvo a punto de ser derribado. Pero hoy luce con orgullo toda su historia y vasto conocimiento. No figura como uno de los lugares turísticos de la capital de España, pero los amantes de la historia están obligados a conocerlo. Sin duda.

Excluido ya de su uso militar, hoy día el Cuartel del Conde Duque es un referente cultural madrileño de primer orden. No en vano acoge, por citar solo algunos ejemplos, el Archivo de la Villa (con su Fuero de 1202), la Biblioteca Histórica, la Hemeroteca Municipal, la Biblioteca Musical y el Museo Municipal de Arte Contemporáneo. Casi nada. Y es que el saber no ocupa lugar. Sin duda, es el foro por excelencia de la memoria de Madrid.

fachada_cuartel_conde_duque_lugares_historia

Fachada churrigueresca del Cuartel del Conde Duque./Luis García

Su Biblioteca Histórica almacena más de 209.000 volúmenes de obras manuscritas e impresas entre los siglos XV y XXI. Con mimo y recelo, más bien con cámaras de seguridad y tres armarios ignífugos, se vigilan los valiosísimos incunables. Alguna de las joyas que alberga en su interior son la partitura de Fausta de Danizetti, una ópera del siglo XIX y diez tomos de sainetes de Ramón de la Cruz.

La Biblioteca Musical no le anda a la zaga en cuanto a tesoros expositivos. Un antiguo piano Collin-Collard da la bienvenida a una amplia sala de 320 instrumentos de cuerda y viento como, por ejemplo, una gramola, un kito (instrumento japonés usado por las gheisas) y un hermoso órgano que se tocaba en el pabellón de caza de la Casa de Campo. Y su fin altruista permite a las personas sin recursos poder pedir prestado alguno de esos instrumentos para lo que dura un curso académico.

Como sede de un nutrido tupo de soldados de élite que fue tiempo atrás, el inmueble alberga, a modo de curiosidad, una amplia bóveda subterránea revestida de ladrillo visto que hacía las veces de almacén frigorífico para conservar los alimentos de los militares a principios del siglo XVIII. Lo hacía con nieve prensada. La sombra de su presencia es alargada y un poco tétrica, ya que se dice que por este lugar transita el fantasma de una mujer ajusticiada.

 

conde_duque_lugares_historia

El Cuartel del Conde Duque se construyó por orden de Felipe V.

El Cuartel del Conde Duque solo es una minúscula partícula del amplio y variado mosaico histórico y turístico que el viajero puede disfrutar en la zona Centro de Madrid. En pleno corazón de la capital madrileña se tiene un sinfín de posibilidades de ocio, tanto de la visita a lugares emblemáticos (Puerta del Sol, Plaza Mayor, Gran Vía, Paseo del Prado o el Madrid de los Austrias) como monumentos y otros edificios de interés: el Palacio Real, el Teatro Real, el Hotel Palace o la Catedral de la Almudena.

Para una visita que requiere tiempo y dedicación de al menos un par de días, o más, el viajero deberá reservar con anticipación alojamiento mientras dure su estancia en Madrid. Para ello, cuenta con una oferta, en esta zona, amplia, diversificada y, además a unos precios muy interesantes. Por ejemplo, una de las mejores opciones que tiene el viajero es decantarse por pernoctar en apartamentos que GowithOh dispone en la zona Centro de Madrid. Seguro que descansa de manera placentera.

Dónde dormir: NH Alberto Aguilera; Calle de Alberto Aguilera 18; 28015 Madrid; teléfono: 902570367.

Dónde comer: La Tragantua; C/ Verónica, 4; 28014 Madrid; teléfono: 914203108.

Captura de pantalla 2014-01-19 a la(s) 23.57.50

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s