La Línea P (País Vasco, Navarra, Aragón, Cataluña)

Los Pirineos han servido, a lo largo de la historia y el presente, para establecer y delimitar la frontera natural entre España y Francia. Pero el delirio de Francisco Franco le llevó, una vez finalizada la Segunda Guerra Mundial, a erigir en nuestro país la mayor obra de fortificación militar construida en Europa.

Bajo la denominación oficial de Organización Defensiva de los Pirineos, la dictadura del caudillo levantó entre 1937 y mediados de los años cincuenta un conjunto de búnkers a lo largo de la cordillera montañosa con el fin de impermeabilizar el limes con el país vecino ante una hipotética invasión, bien de los republicanos exiliados o los maquis y sus aliados, tras la conclusión de la Guerra Civil.

linea_p_biescas_lugares_historia

Uno de los búnkers de la Línea P en Santa Elena, Biescas (Huesca)/lacampanadeuesca.es

Son pocos los restos que quedan de la denominada Línea P o Línea Pirineos, una militarización de los Pirineos en toda regla. Un hermoso enclave natural convertido en uno de los lugares con historia de España relacionados con la guerra. Pero por ejemplo en Vizcaya todavía se pueden visitar algunos búnkers (Punta Lucero en Zierbena, Durañona en Trápaga, Ganguren en Galdakao, Munarrikolanda en Berango, Punta Galea en Getxo y Sopelana o Cabo Villano en Gorliz)

El proyecto inicial de Franco era de dimensiones faraónicas, pues contemplaba levantar entre 8.000 y 10.000 asentamientos militares a lo largo de los 500 kilómetros aproximados que los Pirineos abarcan desde el Cantábrico hasta el Mediterráneo. ‘Solo’ se construyeron unos 4.000 búnkers. Para su construcción se movilizaron grandes cantidades de medios y hombres (esencialmente soldados de reemplazo). La obra fue confiada a las antiguas regiones militares que hacían frontera con el país vecino: La IV (Cataluña), V (Aragón) y VI (Navarra/País Vasco)

Cada conjunto artillero se ideó para que estuviera rodeado de trincheras comunicadas entre sí dotado de pozos, observatorios y alambradas. Alojarían asimismo un arsenal compuesto por ametralladoras, cañones, piezas de infantería y morteros. Los búnkers podían ser de observación o mando, combate, artillería, a cielo abierto o simplemente abrigos. Para la realización de estos trabajos se escogía un centro de operaciones dentro de cada zona que fortificar. En el caso del Valle del río Aragón se eligió la estación de ferrocarril de Canfranc, por encontrarse en un punto central.

ametralladora_lerida_linea_p_lugares_historia

Nido ametralladora en La Guingueta, Lérida./Arnaucc

El proyecto no solo contemplaba la edificación de búnkers; incluía además un informe de destrucciones, que debía dar cuenta de todas las destrucciones que se tendrían que realizar en caso de una penetración enemiga hacia los valles, para no entorpecer los fuegos y que el enemigo no tuviese parapeto alguno. Además de estos informes, también estaba el de minas. Muchos de estos asentamientos, aparte de contar con alambradas, tendrían que estar protegidos a su alrededor por un campo de minas.

El temor remitía, junto al enemigo comunista, también a una posible operación relámpago de las tropas nazis de Adolf Hitler, que, en su afán de controlar toda Europa, vigilaban los pasos fronterizos galos mediante la Gestapo a pesar de que oficialmente era el régimen colaboracionista de Vichy quien debía hacerlo. La amenaza aumentó tras el desencuentro del Führer con el Generalísimo en la famosa entrevista de Hendaya.

Una gran parte de estas fortificaciones habían sido levantadas por las tropas republicanas en tiempos de contienda civil, que fueron modificadas por los nacionales a medida que iban conquistando territorios. Utilizaron ingentes cantidades de cemento y hierro para su reconstrucción en el más absoluto de los secretos, pero la obra nunca llegó a culminar ni entró en servicio, aunque el ejército mantuvo activo el plan hasta 1985, momento en el que fue abandonado tras el ingreso de España en la Unión Europea y la OTAN.

bunker_aragon_lugares_historia

Búnker perteneciente al sistema defensivo de la Línea P en Aragón./lacuevaboreal.es

La obra adoleció de una serie de deficiencias, a ojo de los expertos que han analizado los búnkers. Sus dimensiones no eran adecuadas pasa la instalación de arma pesada, la gran mayoría estaba al descubierto o en pésimas zonas estratégicas y las fortificaciones de hormigón apenas podrían resistir los obuses mas potentes del enemigo.

En la actualidad, estos búnkers son un atractivo histórico más que añadir a la oferta turística de las regiones en liza que cuentan con algunos de ellos, aunque su grado de abandono es tal que se han convertido en nido de murciélagos, cazadores o pastores.

Punta Lucero, sobre el puerto de Bilbao, es una de las fortificaciones más conocidas y mejor conservadas. Aún sobreviven los restos de los cañones y varios edificios castrenses construidos sobre el antiguo cinturón de hierro diseñado por Goicoechea. La posición de Ganguren era una de las más amplias. Disponía de cuatro cañones ya desaparecidos y una excavación subterránea bastante prolongada.

Dónde dormir: Hotel Las Nieves; Av de Francia, 13; 22700 Jaca (Huesca); teléfono: 974360100.

Dónde comer: Restaurante Ciria; Av los Tilos, 0; 22440 Benasque (Huesca); teléfono: 974551612.

Mapa_línea_P_lugares_historia

Plan de fortificaciones que el régimen franquista deseaba establecer por todo el Pirineo.

Anuncios

10 pensamientos en “La Línea P (País Vasco, Navarra, Aragón, Cataluña)

  1. En Martinet de Cerdanya, Catalunya, se ha creado un centro de interpretación, el Parc dels búnquers de Martinet i Montellà. Nace con la voluntad de dar a conocer un elemento de la historia reciente hasta ahora totalmente desconocido, la línea P. Se adecuaron algunos de los búnkeres existentes en esta zona del Pirineo para hacerlos visitables.

    Para más información: http://www.bunquersmartinet.net / info@bunquersmartinet.net
    Redes sociales: @bunkersmartinet / facebook.com/parcdels.bunquers

    • Gracias por tu interesantísima aportación. Sin duda entre todos debemos preservar los posos que nos ha legado la historia para recuerdo y memoria de la mayoría, aunque entren en confrontación ideologías o sentimientos enfrentados.

  2. Cuando hice la mili en San Sebastián, como oficial de complemento, aun tuve que ir una vez a visitar, para informar de su estado alguna de estas fortificaciones y la verdad es que estaban totalmente abandonadas y cubiertas de maleza ni con los planos militares era fácil encontrarlas,

    • Hola Francisco,

      pese al pasado al que van ligadas (me refiero al régimen que las instaló) forman parte de la historia de nuestro país y, al igual que los refugios antiaéreos, las autoridades deberían invertir partidas presupuestarias en su rehabilitación, conservación y musealización para que las disfrute el público. Es mi opinión.

      Gracias por tu comentario!

      • ¿Y cual es el régimen que las instaló? Porque al inicio del texto queda claro que es un “delirio” de Franco, (aunque en el contexto internacional de la época no parece tan delirante) pero al final te encuentras con : “Una gran parte de estas fortificaciones habían sido levantadas por las tropas republicanas en tiempos de contienda civil, que fueron modificadas por los nacionales a medida que iban conquistando territorios”.

        ¿Con que nos quedamos? ¿Con la gran parte de las fortificaciones de la época o con el delirio de Franco?.

        No tenía ni idea de una psudo “linea maginot” en España, es un tema es muy interesante.

        Muchas gracias por sacarlo a la luz.

      • Hola Miguel. La idea como tal de un sistema de fortificaciones defensivas en caso de ataque fue del régimen, que aprovechó algunos de los puestos que había construido la República.

        En cuanto al delirio hago referencia a la obsesión compulsiva que tenía Franco de que España sufriera una invasión de los Aliados tras la II Guerra Mundial o de los maquis o exiliados. Por eso lo del establecimiento de un cordón de baluartes y bastiones con armamento.

        Gracias por tu comentario

  3. Es muy interesante. No conocía esa línea de fortificaciones en el Pirineo. Lo que no entiendo para qué querría hacer estas fortificaciones la II República, porque, se supone que Francia era aliada de España.
    De todas formas, también hay muchas fortificaciones en otros sitios. En la Bahía de Algeciras hay muchas. Te pongo un enlace.
    http://www.europasur.es/article/algeciras/411857/bahia/algeciras/recuperara/bunker/para/hacerlo/sala/muestras.html
    Saludos.

    • Hola Juan,

      quizás la República también quiso defenderse de posibles ataques de potencias europeas regidas bajo regímenes fascistas con ínfulas expansionistas. Y aunque Francia era ‘aliada’, no mostró su ayuda por la República cuando estalló la Guerra Civil.

      Cierto que permanecen fortificaciones en otros puntos de España, aunque no con la finalidad y propaganda como la que tuvo la Línea P.

      Gracias por comentar

    • Hola Juan,

      Creo que te confundes. Ésta línea faraónica, fue construida en su máximo esplendor en el año 1944, en un contexto de posguerra y ordenada por el caudillo Francisco Franco, en un momento que se está finalizando la II Guerra Mundial y con el objetivo de frenar una hipotética invasión aliada.

      Para más información: CLUA MENDEZ, José Manuel. Cuando Franco fortificó los Pirineos 1: La línea P en Aragón. Zaragoza. Ed. Katia. 2007.

  4. Pingback: Los túneles secretos de Franco y Hitler (Gran Canaria) | Lugares con historia

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s