Vera de Bidasoa (Navarra)

Aunque no existe frontera, un algo misterioso le advierte al viajero de la presencia de valles franceses y guipuzcoanos que le conducen, si sigue las aguas del río Bidasoa, hacia Navarra. Los densos bosques que surgen a cada paso se hacen verdes, amarillos, rojos y ocres, según la estación del año. Ya al fondo, brota el rumor sonoro del agua con los chapoteos de las truchas. El Bidasoa le lleva hasta Vera, pequeño refugio de uno de los literatos más insignes que ha manado nuestras letras: Pío Baroja.

En un extremo de Vera de Bidasoa (Bera en euskera) se encuentra la casona Itzea, la espléndida mansión familiar de los Baroja habitada a principios del siglo XX, en la que vivió el escritor vasco y en la que también residió su sobrino, el antropólogo y académico Julio Caro Baroja, uno de los historiadores más reconocidos que ha tenido España. Además de su valor arquitectónico, este célebre caserón señorial, convertido en un dominio familiar, acoge una espléndida biblioteca con más de 30.000 volúmenes. El escritorio de la casa parece preparado para que vuelva el novelista. Allí están sus sellos, sus tarjetas, sus plumas.

panoramica_vera_bidasoa

Vista aérea de Vera de Bidasoa.

El pasado de Vera de Bidasoa del que se tiene mayor constancia se remonta al siglo XV, cuando Carlos III, rey de Navarra, concedió a la villa una serie de privilegios por haberse defendido con tesón de sus vecinos guipuzcoanos y labortanos. El proceso inquisitorial de Logroño de 1610 condenó a la hoguera a muchos vecinos de Vera acusados de brujería. Y es que Navarra es tierra de hechiceros y herejes perseguidos, como ocurrió en Zugarramurdi.

Su estratégica posición fronteriza le hizo ser un enclave de enconada disputa entre España y otras potencias militares en épocas posteriores. En el siglo XVIII, durante la Guerra de la Convención, Vera fue ocupada tanto por las tropas españolas como las francesas hasta el fin de la contienda. Un siglo después sirvió de asentamiento de los ejércitos del Duque de Wellington en la Guerra de la Independencia que iban a la búsqueda del rival francés. Y también, como uno de los escenarios en los que se desarrollaron las Guerras Carlistas, Vera fue utilizada como zona de entrada de Don Carlos de Borbón para proclamar la guerra contra Amadeo de Saboya.

casa_pio_baroja_vera_bidasoa

La casa donde residió Pío Baroja y su familia./Simoncio

Vera de Bidasoa pertenece a la comarca de las Cinco Villas, formada por las localidades de Lesaca, Echalar, Aranaz y Vera. Aparte de la magnífica mansión de la familia de los Baroja, el viajero puede descubrir una hermosa colección de casas solariegas distribuidas en su recorrido por los rincones de este municipio navarro. La calle Legia, que une los dos núcleos de población de Vera, regala a quien tiene la oportunidad de visitarla la estampa de la única casa gótica que aquí existe. Merece la pena prestarle atención.

El viajero de Itzea también puede contemplar y, si tiene suerte, escuchar el estupendo órgano de la parroquia de San Esteban Protomártir. No sin antes aproximarse hasta la iglesia de San Esteban, que en sus orígenes fue una casa-torre gótica. Y proseguir su ruta por el pintoresco barrio de Alzate, con armoniosas casas muy cuidadas. Vera tiene el encanto de los pueblos norteños de la península. No es uno de los lugares turísticos que aparecen en las primeras páginas de las guías convencionales, pero por su historia y otras poderosas razones, sí merece una visita. O varias.

casas_solariegas_vera_bidasoa

Casas solariegas de Vera de Bidasoa./fotolibre.org

También debe incluir el zurrón del viajero una pequeña aproximación hasta la Casa Consistorial (siglo XVIII), que le sorprenderá por alzarse como un edificio barroco con pintadas murales policromadas y motivos alegóricos que confieren a la fachada un aire peculiar. Un ilustre vecino que ha copado parte de las primeras líneas, Julio Caro Baroja, fue el autor de los bocetos de los dibujos.

Uno de los lugares con más historia de Vera de Bidasoa es la Carpintería (Larumbe), que tiene en la fachada las armas de Legia. En esta casa durmió José Bonaparte, Pepe Botella, hermano de Napoleón y rey de España entre 1808 y 1813, de camino a Francia, tras fugarse de la Batalla de Vitoria. Más tarde, el Duque de Wellington hará lo propio.  


Dónde dormir: Alkeberea; Garaitarreta Auzoa; 31780 Bera (Navarra); teléfono: 948630540; alkeberea@alkeberea.com.

Dónde comer: Ansonea; Foruen Plaza 1; 31780 Bera (Navarra); teléfono: 948631155.

Mapa Vera de Bidasoa

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s