Caesaraugusta (Zaragoza)

Una nueva firma invitada enriquece el contenido de este blog. Ya van unas cuantas. Y no por ser la más reciente deja de ser menos brillante. En esta ocasión, el autor que escribe en Lugares con historia insta al viajero a descubrir un destino excepcional, repleto de historia, con mayúsculas, y que conoce como nadie porque es originario de sus propias entrañas. Periodista, fotógrafo y escritor, Javier García Blanco ha trabajado y colabora en publicaciones como Historia de Iberia Vieja o programas radiofónicos como La Rosa de los Vientos.

Este polifacético compañero es también autor de varios ensayos, entre los que destacan Héroes y villanosHistoria negra de los Papas o Ars Secreta. Javier dirige, asimismo, la web Planeta Sapiens, un punto de encuentro para los amantes de la historia y la ciencia, y desde diciembre de 2011 edita el blog Arte secreto en Yahoo! Noticias. Viajes en el objetivo es su última aventura en el mundo digital. La máquina del tiempo embarca al viajero rumbo a tiempos de dominación romana de la península para detenerse en Caesaraugusta, una de las urbes que mayor esplendor alcanzó bajo uno de los imperios más colosales de la Antigüedad.

zaragoza_caesaraugusta_murallas

Las impresionantes murallas de la antigua ciudad romana de Caesaraugusta./Javier García Blanco

Desde sus orígenes, Zaragoza destacó como una ciudad de gran importancia estratégica. Primero fue Salduie, la ciudad-estado ibera de la región sedetana y, ya con el cambio de milenio, se convirtió en Caesaraugusta, una nueva colonia con el nombre del emperador que sobresalió por méritos propios entre el resto de ciudades romanas de Hispania. Aunque se desconoce con exactitud por falta evidencias documentales, todo parece indicar que la Colonia Caesar Augusta fue fundada en torno a los años 14 o 13 a.C. El caso de esta nueva ciudad fue único en todo el Imperio, pues ninguna otra recibió el nombre completo del emperador. Esta singularidad tuvo que estar motivada por algún suceso extraordinario que desconocemos.

Sí sabemos que Caesaraugusta fue levantada con la ayuda de legionarios veteranos, licenciados con honores de la guerra cántabro-astur, y pertenecientes a las legiones IV Macedónica, VI Victrix y X Gémina. Recibieron como pago por sus servicios terrenos rurales y urbanos. De este modo, la población de la urbe en la época de su fundación estuvo compuesta por dichos legionarios, además de indígenas y otros romanizados.

En aquellos tiempos, Caesaraugusta estaba rodeada y defendida de los posibles agresores por una recia muralla cuyo perímetro alcanzaba los tres kilómetros de longitud y que contaba con más de 100 torres. La mayor parte de aquella magnífica muralla fue destruida o permanece sepultada por las modernas calles y edificios, aunque hoy aún podemos admirar alguno de sus fragmentos. Sin duda alguna, el más importante lo encontramos en el que será el punto de partida de nuestro paseo: la avenida de César Augusto, entre la Torre de la Zuda y el Mercado Central. Este resto de la muralla, que se prolonga a lo largo de varios metros, está presidido por una estatua del emperador, copia en bronce del célebre Augusto de Prima Porta, y regalo del Gobierno italiano a la ciudad en la década de los años 40 del siglo pasado.

Octavio_augusto_monumento_caesaraugusta

Monumento dedicado a Octavio Augusto en Caesaraugusta./Javier García Blanco

Siguiendo el recorrido de viajero por los restos de la Zaragoza romana, la ruta llega hasta la plaza de La Seo. Allí se encuentra el Museo del Foro, oculto a los ojos del turista por un singular ‘cubo’ levantado junto a la catedral. El foro era el lugar público más importante en las antiguas urbes romanas. En él se desarrollaba toda la vida política, administrativa, religiosa y comercial de la ciudad. En el caso de Caesaraugusta ocupaba un área de unos 33.000 metros cuadrados, y estaba ligeramente desplazado hacia el puerto fluvial, que gozó de gran importancia y que cuenta igualmente con un museo de visita obligada.

Este foro se articulaba en torno a un gran espacio abierto, y estaba rodeado por varios pórticos, donde se distribuían los edificios de mayor importancia: la basílica, donde se llevaban a cabo asuntos jurídicos, la curia, dedicada al uso político, el templo principal (cuyos restos se encuentran bajo la actual catedral de La Seo) y las tabernas, que albergaban locales comerciales de distinto tipo. Curiosamente, al pasear hoy por el terreno ocupado por el foro, el viajero se sorprenderá al descubrir que tal distribución se mantiene en la actualidad: allí se encuentran el Ayuntamiento y la Delegación del Gobierno, los juzgados, los templos más importantes de la ciudad y varias calles de uso comercial.

Un breve paseo conduce a la calle de San Juan y San Pedro. Allí se descubrieron en 1982 los restos de las antiguas termas romanas, del siglo I a.C. Las letrinas originales dieron paso a las termas y una piscina al aire libre, parte de la cual puede visitarse hoy en el Museo de las Termas. Por desgracia, sólo se conserva parte de la piscina, restos de basas de columnas y apoyos del pórtico. La próxima parada romana lleva hasta el magnífico Teatro, que se localiza muy cerca, en la calle de San Jorge. El recinto data aproximadamente el siglo I d.C., aunque al parecer su mayor esplendor se produjo durante el mandato de las dinastías Julio-Claudia y Flavia. Las distintas excavaciones han sacado a la luz hermosos fragmentos de columnas, esculturas y cornisas.

zaragoza_teatro_caesaraugusta

Restos del antiguo teatro romano./Javier García Blanco

La última etapa de esta apasionante viaje por la Zaragoza romana es la iglesia de Santa Engracia, junto al Paseo de la Independencia. Este templo fue construido en los siglos XV y XVI sobre los terrenos de la antigua necrópolis cristiano-romana, que en la época se encontraba extramuros. En la cripta del templo actual el viajero puede disfrutar de dos magníficos sarcófagos paleocristianos del siglo IV, decorados con bellos relieves con temas alusivos a pasajes del Antiguo y el Nuevo Testamento.

Como lugares turísticos de Zaragoza, al viajero le vienen a la mente emblemas maños como la Basílica de El Pilar o el Palacio de la Aljafería. Pero el visitante atraído por la historia tiene en las ruinas de Caesaraugusta todo un tesoro de radiante arqueología. Así que resulta más que obligada su visita. Con detenimiento. Y como el pasado no está reñido con las nuevas tecnologías, el viajero dispone de la estupenda guía El encanto de Zaragoza para descargar en soportes electrónicos si desea descubrir los lugares de interés en Zaragoza.

Dónde dormir: Maza; Plaza España, 7; 50001 Zaragoza (Aragón); reservas@hotelmaza.com; teléfono: 976229355.

Dónde comer: La Abuela Basilia; C/ Santiago, 14; teléfono: 976390594.

Mapa Zaragoza

Anuncios

2 pensamientos en “Caesaraugusta (Zaragoza)

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s