Moguer (Huelva)

El pueblecito de Moguer parece haber subido a una colina, con gesto femenino, con la intención de recoger sus ropas para que el río Tinto no contamine su inmaculada blancura, su meticulosa pulcritud, su luz con el tiempo dentro de Juan Ramón Jiménez. Debe ser pueblo rico a juzgar por sus acomodadas casas de principios de siglo y por lo mármoles que todavía enlosan algunas aceras recientes. También parece ser pueblo culto que rinde homenaje al Premio Nobel, su hijo más ilustre.

A siete kilómetros de Palos de la Frontera, Tinto arriba, aparece, rodeado de campos de fresas, el impecable caserío blanco de Moguer, en cuyo convento de Santa Clara (siglo XIV) veló una noche Cristóbal Colón, cumpliendo uno de los votos que había hecho durante el viaje al Nuevo Mundo. Por fuera parece una fortaleza, pero por dentro es el cielo hecho patio, con su claustro mudéjar y su claustro grande o de las Madres. Aquí el almirante pronunció su juramento a los Reyes Católicos.

Monasterio de Santa Clara./Miguel Ángel fotógrafo

Monasterio de Santa Clara./Miguel Ángel fotógrafo

De este convento tomó su nombre una de las carabelas, la Santa Clara, que después fue rebautizada como la Niña. Se construyó en los astilleros del puerto. La abadesa en aquellos tiempos, Inés Enríquez, ayudó al navegante genovés en lo que pudo, que no era poco, pues era familiar del rey Fernando. Moguer fue la Mugar árabe, que quiere decir ‘caverna’.

La ciudad andaluza sufrió de forma especial el terremoto de Lisboa, acaecido en 1755, que destruyó varios edificios, como el convento de San Francisco, originario del siglo XV y reconstruido tras la catástrofe. Siglos atrás, los romanos se asentaron en la zona y establecieron junto al Tinto sus industrias de salazones. Fue conquistada por la Orden de Santiago en el siglo XIII y anexionada a Castilla.

Casa natal de Juan Ramón Jiménez./Mogauar

Casa natal de Juan Ramón Jiménez./Mogauar

Lugareños destacados participaron en el descubrimiento y evangelización de las nuevas tierras conquistadas en América en el siglo XVI. Algunos de ellos son Pedro Alonso Niño, descubridor de las costas de Paria (Venezuela), fray Antonio de Olivares, fundador de la ciudad de San Antonio de Texas, fray Andrés de Moguer, primer cronista de México o Juan Ladrillero, considerado el otro descubridor del Estrecho de Magallanes.

El viajero aparca a la sombra de la torre de Santa María de la Granada, que, de cerca, parece una Giralda vista a lo lejos. Moguer está lleno de azulejos que recuerdan la constante presencia del pueblo, de sus calles, de sus gentes, de sus flores, de sus atardeceres y amaneceres, de su cielo azul, en la obra del poeta.

Monumento dedicado al hijo más ilustre de Moguer./Miguel Ángel fotógrafo

Monumento dedicado al hijo más ilustre de Moguer./Miguel Ángel fotógrafo

Además de esto, Moguer tiene un par de museos dedicados a su hijo más ilustre, Juan Ramón Jiménez. Si hay tiempo y ganas, se recomienda al viajero a que visite la Casa Museo Zenobia y Juan Ramón, donde el poeta local vivió su infancia y juventud, y donde se conserva su biblioteca particular, formada por más de 4.000 libros y 7.500 revistas.

La localidad onubense tiene, además, un interesante castillo almohade, con un espacioso aljibe de dos naves, dos conventos de mérito y la fuente mudéjar del Pinete, del siglo XIII, donde bebieron los marinos de Colón. La fortaleza fue en origen una villa romana transformada en alquería por los musulmanes. En torno a él se organizó el núcleo urbano de la población. De la construcción inicial solo permanecen en pie dos torreones y algunos lienzos de muralla.

Ayuntamiento de la localidad onubense./Mogauar

Ayuntamiento de la localidad onubense./Mogauar

Los compañeros de Canal Sur tienen un canal propio en Youtube donde recopilan recorridos turísticos audiovisuales por algunas de las localidades más hermosas y con mayor historia de Andalucía. En su amplio listado esgrimen diez razones suficientes para conocer mejor estos sitios. Aquí os dejo con el primer argumento de peso para visitar Moguer: la fama que le ha proporcionado el ilustre Juan Ramón Jiménez.

Dónde dormir: Hotel Nazaret; Obispo Infante, 8; 21800 Moguer (Huelva); teléfono: 959373032; info@nazaretdemoguer.com; http://www.nazaretdemoguer.com.

Dónde comer: Restaurante La Parrala; Plaza de las Monjas 22; 21800 Moguer (Huelva); teléfono: 959370452 y 959370452.

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s