Valldemossa (Mallorca)

El principal reclamo histórico de la población de Valldemossa, situada a unos veinte kilómetros de Palma de Mallorca, es su cartuja, que debe su renombre internacional a dos de sus ilustres huéspedes: Frédéric Chopin y George Sand. La villa es un lugar de mucho encanto, con casas de piedra viva, rincones coquetos, montañas al fondo y una serenidad contagiosa.

No fueron los únicos que pasaron una temporada en ella, pues también lo hicieron otros célebres personajes como Rubén Darío, Jorge Luis Borges o Santiago Rusiñol, pero sí fueron los que dejaron en ella una huella imborrable y, de algún modo, la descubrieron al mundo.

Bella panorámica de la localidad de Valldemossa./Kork

El pianista, que llegó a la isla por recomendación médica buscando un clima beneficioso para su salud, y la escritora quedaron cautivados por la belleza de los paisajes de la zona. Ambos produjeron parte de su obra en la ínsula.

La visita a la Real Cartuja de Valldemossa incluye la mayor parte del conjunto monumental, cuyos orígenes se remontan al siglo XIV. Pueden verse la iglesia, la botica, la celda prioral y las celdas 2 y 4, justamente las que ocuparon Chopin y Sand, donde se exponen algunos de sus objetos, como el piano del músico, su máscara mortuoria y varios retratos.

Cartuja de Valldemossa./Maziacs

Lo mejor del monasterio son los paisajes de la sierra de Tramuntana y los frescos de la iglesia, que son de Bayeu, el cuñado de Goya. En el pueblo, antiguo, de calles empinadas, se han establecido algunos pintores.

Forman parte de la visita, además, el claustro y el museo municipal con obras de autores contemporáneos como Miró, Picasso o Tàpies. La visita se puede completar con con un paseo por el palacio del rey Sanç, en cuya torre residió Jovellanos durante su estancia en la isla.

Los hermosos paisajes se combinan con las edificaciones históricas./Berthold Werner

Además del campanario de La Cartuja, otra torre domina los tejados de esta localidad mallorquina: la de la iglesia parroquial de San Bartolomé (siglo XIII). Aquí también se puede conocer la casa natal de Santa Catalina Thomas, aunque su cuerpo incorrupto permanece en el convento de las Canonesas Agustinas de Santa Magdalena de Palma.

Si las fuerzas lo permiten, resulta recomendable acercarse también a Miramar, pueblecito pesquero a cinco kilómetros, que fue la residencia intermitente del archiduque Luis Salvador de Austria, hijo de los grandes duques de Toscana, y, mucho antes, de Ramón Llull.

El municipio mallorquín es residencia de muchos artistas./Gryffindor

Y si el viajero opta por seguir la carretera hacia Deià, cerca de Can Costa, una antigua possessió convertida en restaurante, se encuentra la ermita de la Trinitat, uno de esos rincones por los que no parece haber pasado el tiempo. El oratorio es del siglo XVIII.

Esta semana no iba a ser menos y no olvido incluir un vídeo que muestra en alta definición los encantos de este hermoso rincón balear. Todo un paraje idílico que enamoró a dos artistas de la talla de Chopin y Sand.

fuente: hd4tv

Dónde dormir: El Encinar de Valldemossa; mA-10, km 68,3; 07170, Valldemossa (Mallorca) Teléfono: 971612000; reservas@hotelencinar.com.

Dónde comer: C’an Mario; C/ Uetán, 8; 07170, Valldemossa (Mallorca) Teléfono: 971612122 y 971612122.

Anuncios

3 pensamientos en “Valldemossa (Mallorca)

    • La verdad es que sí Raquel. Por eso, artistas de la talla de Chopin, Sand, Borges o Rubén Darío se establecieron aquí para alejarse del mundanal ruido…

  1. Pingback: Deià (Mallorca) | Lugares con historia

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s