Alfaro (La Rioja)

Situada en el valle del Ebro, la localidad riojana de Alfaro es también conocida como la ciudad de las cigüeñas, ya que allí se encuentra la mayor colonia de este tipo de pájaro aposentada sobre un único edificio. Y esa construcción es, precisamente, la colegiata de San Miguel, el mayor templo barroco de ladrillo de toda España.

Declarado monumento nacional, su realización comenzó en el siglo XVI, pero no terminó hasta cien años después. Especial mención merece destacar el coro, de escultor Rubalcaba, al que se accede a través de una verja barroca de hierro forjado, obra de Sebastián de Medina, y el retablo mayor de San Miguel Arcángel.

La historia de esta localidad riojana comienza con las andanzas del general romano Tiberio Sempronio Graco, quien llegó a la íbera Ilurcis y, tras varios conflictos con la ciudad, creó en el 179 antes de Cristo un nuevo núcleo de población que llevaría su mismo nombre. La nueva ciudad se llamaría Graccurris, la primera fundación romana del Valle del Ebro, y se convertiría en unaplaza fuerte que pasaría a ser municipio en tiempos del emperador Tiberio.

Los árabes toman el municipio, le cambian de nombre y modifican su ubicación, pasando a denominarse Alfaro sin que se sepa el significado concreto del nombre, que parece estar ligado a la acepción castillo o fortaleza. Fue Felipe IV quien le otorga el título de ciudad a Alfaro en 1629.

La Iglesia del Convento de la Concepción también merece la pena ser visitada. Del siglo XVII, está compuesta por una única nave y pórtico con puertas de madera. Su interior alberga el retablo rococó del altar mayor y la imagen barroca de la Concepción. Mientras, la Iglesia de San Francisco, de estilo clasicista, consta de tres naves, crucero y cabecera rectangular con la fachada flanqueada por dos torres.

A destacar para la contemplación de la ruta del viajero, asimismo, la Ermita de San Roque, del siglo XVII y estilo barroco, la Iglesia de Nuestra Señora del Burgo, de estilo clasicista en su exterior y barroco en su interior, o la Ermita del Pilar, a unos tres kilómetros del casco urbano de Alfaro, de estilo clasicista.

Alfaro también presume de hermosos parajes naturales, como la Reserva Natural de los Sotos del Ebro, una gran planicie vegetal y húmeda protegida de 476 hectáreas compuestas por bosques de ribera. En esta zona de gran valor ecológico el río Ebro serpentea por una anchísima llanura aluvial, lo que le permite formar un gran número de bellos meandros.

Para echar una rápida ojeada a los encantos de Alfaro y sus cigüeñas, no dejes pendiente la visualización de este entretenido vídeo:

Anuncios

Un pensamiento en “Alfaro (La Rioja)

  1. Pingback: Nájera (La Rioja) | Lugares con historia

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s